Las futuras opciones para comprar y alquilar barato en Miami

Con la llegada de inquilinos y compradores a raíz de la pandemia, la demanda de propiedades para alquilar o comprar ha hecho del sur de la Florida un mercado de bienes raíces muy efervescente.
Liberty Square incluye viviendas públicas, asequibles y para la venta a precio de mercado, en Liberty City. Foto: Pedro Portal /El Nuevo Herald

Con gabinetes nuevos, electrodomésticos relucientes y un juego de comedor de sillas amarillas, Jennifer García está feliz. Hace unos meses estrenó cocina en su nuevo hogar en Miami por el que paga US$1,180, mucho menos de lo que le costaba el anterior con tuberías rotas.

En Miami, donde el alquiler promedio de un apartamento pasa de los US$1,700, la joven debe sentir que se ganó la lotería. García es una de las inquilinas de Liberty Square, un proyecto de urbanización de más de 700 apartamentos.

“Me gustan los vecinos. Tenemos seguridad por todos lados, un parque atrás y estoy cerca de mi trabajo”, dijo García, de 21 años, que es salvavidas y comparte el apartamento con su mamá, que trabaja en house keeping.

Liberty Square, ubicado en la calle 65 y la avenida 14 del noreste, en un vecindario principalmente afroamericano, era un proyecto de viviendas públicas construido en la década de 1930, que había caído en un lamentable estado de abandono.

El condado de Miami-Dade licitó el nuevo proyecto, y lo asumió The Related Group, que construye allí viviendas públicas, asequibles y para vender al precio regular del mercado. Inaugurada la primera fase en octubre del 2019 y la segunda en octubre del 2020, la compañía seguirá con la construcción de viviendas.

Jennifer García alquila un apartamento de dos cuartos con su mamá en Liberty Square. Foto: Pedro Portal / El Nuevo Herald

“Queremos que haya una diversidad económica en las familias que se mudan ahí”, dijo Albert Miló Jr., presidente de Related Urban Development.

Una vivienda se considera asequible cuando el pago del alquiler o de la hipoteca no excede el 30% del ingreso promedio anual de la zona, que en Miami-Dade es US$49,930.

Los apartamentos del proyecto, que no son de vivienda pública, cuestan de US$1,040 a US$1,600 al mes, dependiendo del tamaño. Las familias pueden ganar entre US$35 mil a US$50 mi para vivir en la urbanización.

Miami, la ciudad menos asequible de EE. UU.

El precio de la vivienda en Miami es un tema tan serio que preocupa tanto como el aumento del nivel del mar, según un estudio realizado por el Centro Metropolitano Jorge M. Pérez, de la Universidad Internacional de la Florida.

La crisis de la vivienda es una “amenaza existencial” que convirtió a Miami en la ciudad grande menos asequible de EE. UU., indicó la investigación de 2020.

El 57% de los hogares pagaba más del 30% en costos de vivienda. Más del 33% de las familias gastaba el 50% de su salario en el alquiler.

Liberty Square se transformó en una urbanización de edificios modernos, cuyos apartamentos de varios tamaños se pueden alquilar a partir de US$1,100. Foto: Pedro Portal / El Nuevo Herald

La llegada de inquilinos y compradores, a raíz de la pandemia, hizo del sur de la Florida un mercado de bienes raíces muy hot. Al mismo tiempo, que muchas compañías abran nuevas oficinas en Miami, supone una mayor presión para un panorama de la vivienda ya saturado.

“Hace 10 o 15 años la escasez de vivienda asequible era un problema que afectaba a los trabajadores de bajos ingresos por recibir cerca del salario mínimo. Ahora también afecta a personas de ingresos medios, muchos con título universitario”, dijo Miló.

La situación, además de afectar a un porcentaje mayor de la población, impacta a los que están empezando en sus profesiones.

“Muchos jóvenes van a estudiar a otros lugares y no pueden regresar a vivir a Miami”, dijo el ejecutivo al indicar que varios estudios señalan que son necesarias 100 mil viviendas para cubrir la necesidad local.

“Hoy es casi imposible encontrar algo para comprar por debajo de los US$300 mil”, añadió Miló, cuya compañía también construye Gallery at River Parc, un edificio en la Pequeña Habana, que combina apartamentos de renta asequible y para trabajadores de ingresos moderados.

Obstáculos

Antonio “Tony” Prado, un urbanizador que construyó 300 viviendas en Kendall, considera importante que las personas sean propietarias de una vivienda. “Estoy en esta industria hace 40 años y la situación está empeorando”, dijo.

Prado es director ejecutivo de Collective Empowerment Group of South Florida (CEG), una organización no lucrativa que construye vivienda asequible.

CEG adquirió 26 lotes al Condado por un precio de US$1 mil cada uno, para construir viviendas asequibles en Liberty City y Brownsville.

Antiguas casas de Liberty Square, construido en la década de 1930, están siendo sustituidas por nuevas viviendas para trabajadores de ingresos moderados. Foto: Pedro Portal / El Nuevo Herald

La demora para obtener los permisos de construcción es un obstáculo que enfrentan todos los urbanizadores. Sin embargo, golpea más a los pequeños como Prado. “Hemos demorado tres años para obtener los permisos”, afirmó.

Miló concuerda en que hay que agilizar el proceso de los permisos. “Es muy largo y burocrático. En los negocios, el tiempo es dinero”, resaltó.

Otro obstáculo es el costo de la tierra en Miami-Dade, que sigue subiendo. Hay que sumarle que ya queda poca en manos privadas.

Sin embargo, una de las ventajas es la herramienta desarrollada hace dos años por la Universidad de Miami. Se trata de Land Access for Neighborhood Development (LAND), que permite identificar terrenos baldíos, en su mayoría de propiedad pública o de iglesias, que pueden resolver la escasez de vivienda.

Prado señala que como Miami experimenta un boom en la construcción en los últimos tres años los costos de construcción han subido un 20%.

Leído en: El Nuevo Herald

También puedes leer en República Inmobiliaria:

La cabaña de arcilla creada con una impresora 3D

Esperan un repunte de edificios verticales en San Pedro Sula

Latinos enfrentan grave inseguridad de vivienda en Los Ángeles

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter