Leasing, alquiler o compra, ¿qué opción conviene más?

La Ley de Leasing, aprobada hace poco más de un mes y encaminada a entrar en vigencia, se plantea como un aliciente para el sector inmobiliario de Guatemala. Las personas que buscan independizarse ahora tienen tres opciones: leasing, alquilar o comprar, ¿cuál es la conveniente?

Para responder la incógnita se consultó a dos expertos en leasing. Se trata de Mirella Juárez, CEO de Arrend Leasing, y Marcos Palma, socio senior de Ecija Integrum, quienes participaron el webinar “Ley de Leasing aplicada al sector inmobiliario“.

La respuesta resultó sencilla para Juárez, quien tiene más de 20 años de experiencia en el tema, y quien no duda en recomendar el contrato con opción de compra. “Este producto es lo mejor para las personas que por primera vez van a comprar una casa”, indicó. “¡Hagan leasing! Es la mejor figura que hay“, enfatizó.

Para Palma, la respuesta depende de las necesidades de la persona, su preferencia sobre riesgo, plazos, etc.

Si se es una persona de clase media recién casado y con el interés de comprar una vivienda, pero sin tener el enganche, y no hacer de la renta un gasto, “de pronto ahí, puede ser leasing la mejor opción”.

“La renta se la puedo pagar al arrendador que tiene la obligación de darme la opción de compra después del vencimiento del plazo contractual”, resaltó.

Contrario a lo anterior, si se tienen los recursos para pagar el 60% del enganche y conseguir una buena tasa de interés, la mejor opción sería una compra financiada. “El leasing abre una alternativa más amplia a la pura compra y financiamiento”, comentó Palma.

“Las personas, aun si tuvieran preferencia por comprar,  deben considerar el leasing. Pueden hacer una comparación de pros y contras“, recomendó Palma, haciendo coro al o dicho por la CEO de Arrend Leasing.

¿Las cuotas de arrendamiento son un abono?

Cualquier abono que se pague y que sirva para amortizar capital es como “comprar la casa por partes”, aseguraron los expertos.

Es importante recordar que pagar un alquiler por ejemplo de Q2 mil mensuales será un “gasto”. “Por más que se pague la renta durante 20 años, la casa no cambiará de dueño. No es una cuota alícuota de la casa”, resaltó Juárez.

Mientras que el cumplimiento de la renta estipulada en un contrato de Leasing, pago a pago, el arrendatario se gana al derecho de solicitar la opción de compra. Los Q2 mil mencionados con anterioridad servirán entonces para el pago a capital y los intereses (costo financiero), al que también se pueden sumar el IUSI y un seguro.

“No es lo mismo pagar por 20 años la mensualidad de una casa que nunca será mía, que pagar mensualmente y tener la esperanza de que ese inmueble será mío en el futuro“, comentó Juárez.

Según la experta, con el uso de la figura el pago del alquiler no es “un cheque mensual tirado a la basura”, sino que “cada cheque se va al bote de la inversión”.

Ley de Leasing, ¿debo esperar a que entre en vigencia?

En opinión de Palma, existe un principio de libre contratación que prevalece en Guatemala, aunque los funcionarios y empleados públicos no lo entiendan así. “Hoy por hoy se puede celebrar un contrato de leasing”, aseveró.

La diferencia entre un contrato de leasing actual y uno que se firme con la Ley vigente será que al primero no le serán aplicables las disposiciones que excedan el acuerdo entre las partes. “Las partes pueden acordar lo que sea, en tanto que no violen disposiciones legales prohibitivas o el orden público”, resaltó Palma.

Si una persona tiene un contrato firmado, una vez tome vigencia la Ley en unos meses, las partes pueden modificar el mismo para que se rija por las disposiciones de la Ley de Leasing. “Incluso, se puede señalar en un contrato que al momento de entrar en vigencia las partes de una vez acuerdan que le serán aplicables las disposiciones”, explicó.

Juárez recordó que desde los años 1980 ya existen empresas de leasing en Guatemala -Arrend tiene más de 25 años en el mercado-, por lo que no es necesaria la vigencia de la Ley de Leasing para celebrar este tipo de contratos. “El leasing se puede hacer desde ya, no hay ningún problema”, dijo.

¿Qué diferencia hay entre Leasing y compra con un préstamo?

Desde una perspectiva legal, en el contrato de compraventa el bien se adquiere en el momento, ya sea de contado o a plazos. Si es en plazos, puede ser financiado por el propio vendedor o una institución bancaria.

En el caso del leasing, no se adquiere la propiedad al momento de suscribir el contrato, sino que se adquiere el derecho o el poder comprar el bien bajo determinadas condiciones de plazo.

La parte legal no es tan importante como el tema financiero, según Palma, porque en una compraventa lo tradicional es que el desarrollador solicite entre un 30 y 40% de enganche, mientras el resto se negocia con un banco. “El tipo de garantía determinará si el banco me otorga el porcentaje que solicito y la tasa de interés”.

La CEO de Arrend Leasing explicó que las grandes diferencias entre ambas está en el hecho que el bien estará a nombre del arrendador. Esto último, abre la posibilidad de financiamiento con leasing, cuotas más bajas y el 0% de enganche. “Las personas que no tienen acceso a la bancarización pueden optar a dejar de alquilar para comprar su casa”, indicó.

“La persona que no tiene cuenta bancaria, que no ha tenido ahorros o nunca ha tenido para enganchar una casa, a través de pasar siete años haciendo leasing ya puede optar por bancarizarse y continuar con la compra del inmueble“, concluyó Juárez.

Aquí puedes ver el webinar completo:

También deberías leer en República Inmobiliaria:

¿Cuándo entra en vigencia la Ley de Leasing en Guatemala?