Trucos para realizar una limpieza a fondo tras una mudanza

Lo ideal es hacer una limpieza a fondo de la vivienda antes de llevar muebles y enseres.
Antes de empezar a colocar las cosas en su nuevo lugar, lo mejor es limpiar los muebles por dentro. Foto: Ketut Subiyanto/Pexels

Una mudanza siempre es estresante. Y el trabajo no acaba cuando por fin estamos en nuestra nueva casa. Es entonces cuando llega el momento de la limpieza final, la que nos permitirá, entonces sí, disfrutar de nuestro nuevo hogar. ¿Pero cómo enfrentarse a ella?

Adelantar trabajo

Habitissimo
Habitissimo

Lo ideal es hacer una limpieza a fondo de la vivienda antes de llevar muebles y enseres, así después todo será mucho más sencillo. Además, en muchas ocasiones se hacen pequeños trabajos, como pintar las paredes, que obligan a limpiar sí o sí.

Esa limpieza, como cualquier otra, se debe hacer de arriba abajo y de dentro a fuera. Y no hay que olvidarse de ningún elemento: techos, paredes, ventanas, interior de armarios, puertas, manivelas, interruptores, etc. Con la casa aún vacía todo es más rápido y sencillo porque puedes acceder a todos los rincones sin problemas.

Y otro consejo: limpia los enseres que te vayas a llevar antes de embalarlos, luego solo tendrás que darles un repaso ¡y listo! Podrás colocarlos en su nuevo lugar de inmediato y tendrás la vivienda en perfecto estado de revista antes de lo que piensas.

Tras la mudanza, un repaso

Habitissimo
Habitissimo

Si no has podido limpiar antes de la mudanza tendrás que hacer todo lo anterior. Presta especial atención a baños y cocinas. Lo mejor es empezar por ellos, puesto que es lo que más pereza puede dar y lo que más atención requiere. Luego continúa por habitaciones y salón.

Y, si has limpiado con anterioridad, aún tendrás que dar un repaso. El traslado de los enseres va a suponer polvo y suciedad. Las puertas y ventanas van a permanecer abiertas bastante tiempo y esto, unido al paso de las personas encargadas de la mudanza, hace inevitable que algo se ensucie.

Sin embargo, este trabajo no te llevará mucho porque siempre será suciedad superficial. Eso sí, haz esa limpieza antes de desembalar. Así será más sencillo y evitarás que aquello que va en cajas se manche y tengas también que darle un repaso.

Un consejo más: antes de empezar a colocar tus cosas en su nuevo lugar no te olvides de limpiar los muebles por dentro. Aunque hayan ido desmontados o protegidos en la mudanza, también tendrán polvo.

El toque final

Habitissimo
Habitissimo

Ya has limpiado la casa y has acabado de colocar cada cosa en su nuevo sitio. Para que todo quede perfecto, queda una última pasada. Seguro que has tenido que colgar algún cuadro o lámpara y también el proceso de vaciar las cajas de la mudanza genera polvo. Con pasar la aspiradora y la fregona seguramente será suficiente.

Ya solo quedaría colocar los textiles, cortinas y alfombras, así como esos detalles que acabas de comprar para darle ese toque de hogar que buscas para tu nueva casa.

Como ves, limpiar después de una mudanza no es complicado si adelantas trabajo y te organizas bien. Pero, si no tienes mucho tiempo o el traslado ha agotado tus fuerzas, confía en un servicio de limpieza, en solamente unas horas podrás empezar a disfrutar de tu nuevo hogar y olvidarte de todo.

Fuente: Habitissimo

No está de más leer:

La secuencia de Fibonacci y su conexión con la arquitectura

¿Deberías agregar bienes raíces a tu cartera de jubilación?

La megamansión ‘The One’ saldrá a subasta y podría venderse en US$295 millones

Suscríbete a nuestro Newsletter