La “línea Lila”, mujeres que conducen desde taxis hasta minibuses en Bolivia

Se eligió el color por el vínculo que tiene con campañas de “no violencia a la mujer”, un mensaje que se quieren fomentar.
Un grupo de mujeres bolivianas decidió crear la “línea Lila” de transporte público en la ciudad de El Alto. Foto: EFE/ Martin Alipaz

Un grupo de mujeres decidió crear la “línea Lila” de transporte público en la ciudad de El Alto, la segunda más poblada de Bolivia, con el propósito de brindar un servicio seguro y confiable, especialmente para otras mujeres, niños y personas de la tercera edad.

La Central de Mujeres Productivas y Emprendedoras de El Alto (Cemupe) es la organización que impulsa la línea Lila que reúne a más de 45 mujeres con experiencia en el volante y forma a otras que tienen el interés de ser parte de esta iniciativa, contó su ejecutiva, Julia Quispe.

Las mujeres conducen desde taxis hasta minibuses de manera “independiente” para que el volante se convierta en una oportunidad para madres solteras, emprendedoras, comerciantes, desempleadas, entre otras.

Uno de los objetivos es que puedan generar una fuente económica que ayude a sus familias que también han sido afectadas por la crisis derivada por la pandemia de la covid-19, indicó Quispe.

La conductora Mery Yujra, integrante de la Cemupe, conduce un minibús en El Alto, Bolivia. Foto: EFE/ Martin Alipaz

No violencia contra la mujer

La “línea Lila” dará inicio en octubre y por ahora trabajarán como taxistas, ya que a pesar de tener la predisposición de integrarse a algún sindicato de transporte, “no han tenido una buena respuesta” porque aún “existe un poco de machismo”, señaló la ejecutiva.

Todas las mujeres tenemos derecho a poder trabajar. Tenemos los mismos derechos y esperemos que no haya problemas o complicaciones. Nosotros no somos competencia para ellos, al contrario nosotras somos una ayuda que podemos dar a la sociedad”, comentó Quispe.

Aun así, nada detiene al grupo de mujeres que por ahora utilizan unos pañuelos lilas en el cuello para que puedan ser identificadas como parte de este proyecto.

Soledad Sánchez, una de las conductoras que maneja su taxi hace más de seis años, comentó que se eligió el color lila por el vínculo que tiene con las campañas de la “no violencia a la mujer”, que es el mensaje que quieren fomentar.

Además, de “brindar confianza y seguridad” a otras mujeres.

Seguridad

Sánchez indicó que el transporte público se ha convertido en los últimos años en un lugar inseguro para las personas, especialmente para las mujeres porque suceden atracos, robos, feminicidios y hasta violaciones.

La “línea Lila” quieren romper con estas situaciones y dar seguridad a sus pasajeros. Es por ello que su servicio priorizará a las usuarias, a los niños y a las personas de la tercera edad, aunque también transportará a familias enteras a su destino con tranquilidad.

La “línea Lila” reúne a más de 45 mujeres conductoras que ya cuentan con experiencia en el volante y forma a otras que tienen el interés de ser parte de la iniciativa. Foto: EFE/ Martin Alipaz

“Queremos que las personas que se suban a la ‘línea Lila’ con mujeres al volante puedan ver el transporte de manera diferente y brindar amabilidad, confianza, seguridad y que se sientan satisfechas (con el servicio)”, sostuvo Sánchez.

La seguridad es una de las prioridades que quiere brindar este servicio tanto a los pasajeros como también a las propias conductoras, es así que trabajan para contar con cámaras dentro de los vehículos y que cuenten con un GPS, explicó Sánchez.

Además, trabajan en el buen trato a los pasajeros para que el transporte sea una buena experiencia.

Desafío al machismo

Varias de las mujeres ya tienen experiencia en el servicio de transporte público. Ese es el caso de Mery Yujra, que conduce desde camiones hasta pequeños vehículos por al menos una década para llevar el sustento a su casa.

Yujra comentó que unos años atrás se notaba más el rechazo de los choferes a que una mujer esté en el volante y que en varias ocasiones los conductores le cerraban el paso o le insultaban, pero que ella solo ignoraba esos comentarios y seguía su camino.

“Hay algunos que insultan, son discriminadores algunos. No todos son así”, enfatizó Yujra.

De la misma forma indicó que hay otros conductores que le felicitan por su labor y que ahora el hecho de unirse entre mujeres le da más fuerza y confianza de hacer su trabajo.

Del mismo modo, Sánchez manifestó que en varias ocasiones le gritaron que su lugar era en la cocina y no en un auto, pero que fueron esos comentarios que le impulsaron a seguir y a mantenerse firme detrás del volante.

Sánchez subrayó que ahora hay más mujeres conductoras y que ese hecho ayuda a más chicas a “empoderarse” y manejar “sin miedo”.

Fotografía de una de las conductoras de la Central de Mujeres Productivas y Emprendedoras. Foto: EFE/ Martin Alipaz

En Bolivia, existen otros transportes de mujeres en ciudades como La Paz y Cochabamba como una respuesta para dar mayor confianza a las pasajeras.

No está de más leer:

Un barrio de Caracas quiere una segunda oportunidad para sus calles

Los ascensores más altos del mundo dentro de un mirador: 168 metros de altura

El Guggenheim Abu Dhabi de Frank Gehry verá la luz en 2026

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter