Lucky, el «asesor perruno inmobiliario» que ayuda a cerrar ventas

Su dueño lo rescató de las calles y se volvió su amigo inseparable, incluso en el trabajo.
Lucky es un perro muy manso, explorador curioso y respetuoso, según su dueño. Foto: DR Ricardo Faria

En las calles de Lisboa hay un sorprendente dúo de asesores inmobiliarios: Ricardo Faria y Lucky, su compañero de cuatro patas. Van juntos a todas partes, desde visitas a inmuebles, reuniones con clientes, firmas de contratos, escrituras, valoraciones.

En los últimos meses todo cambió en la vida profesional de Faria, y Lucky hace que su trabajo sea «más feliz, más informal, más fácil, más sencillo y más productivo».

Hace solo cinco meses que Lucky llegó a su vida y hoy son inseparables. Todo empezó cuando Ricardo se fue unos días al Algarve (Portugal). Mientras visitaba un supermercado en una obra de construcción, se encontró con un «perro amable y hermoso, hambriento y sediento».

Lucy se ha vuelto el amigo inseparable del asesor inmobiliario Ricardo. Foto: RD Ricardo Faria

No perdió tiempo en comprar comida y agua para dársela al can, que se apresuró a comer. Y volvió a comprar más comida. Pero cuando volvió, ya no estaba. Descubrió después que «iba allí a pedir comida desde hacía un mes y no tenía dueño».

Durante los tres días siguientes, volvió al mismo lugar en diferentes ocasiones para ver si lo encontraba. Pero no hubo rastro del animal hasta que recibió la llamada de una señora que le ayudó a contactar al Lucky, a quien llevó a casa.

A partir de esa fecha, comenzó a «caminar con él a todas partes», incluso en su actividad profesional. Y las reacciones no han podido ser mejores. «A los clientes les encanta», revela, pero «siempre se sorprenden y sienten mucha curiosidad de que aparezca con Lucky».

Y todo se hace más fácil en el trabajo. «De repente, el ambiente se vuelve ligero e informal y la gente siempre tiene una sonrisa en la cara y empieza a acariciarlo. Lucky es un espontáneo y un puro facilitador de relaciones», revela el consultor inmobiliario.

Lucky vivió en las calles hasta que Ricardo le brindó un hogar y mucho cariño. Foto: RD Ricardo Faria

Lucky, el «asesor inmobiliario» de cuatro patas

Lucky se convirtió en un «asesor inmobiliario», bromea Ricardo. Añade que se encarga de crear una «empatía inmediata con todo el mundo». Incluso dice que «aumenta la credibilidad, la confianza y hasta la seguridad».

La felicidad de este dúo parece contagiar a los clientes y «quita peso al negocio o a la transacción«, confiesa. Para Ricardo, la presencia de Lucky hace que las personas muestren lo mejor de sí mismas.

Y en cuanto a los resultados, el consultor inmobiliario no tiene dudas. «Ayuda mucho a cerrar negocios». Prueba de ello fue la distinción otorgada por Remax, empresa donde trabaja Faria, en marzo de este año: Ricardo & Lucky obtuvo el primer lugar en volumen de ventas.

Los clientes de Ricardo dicen que es agradable tener la compañía de Lucky mientras visitan un inmueble. Foto: RD Ricardo Faria

* Con información: Idealista / News

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Guatemala será por dos días la capital del Real Estate de Latam

UE: la subida de costes de construcción afectará al plan de recuperación

Constructores en Panamá apuestan al mercado inmobiliario para recuperarse

Suscríbete a nuestro Newsletter