Madrid regula el ‘cohousing senior’, las viviendas compartidas para mayores

El modelo cuenta con servicios comunes, como la comida, la limpieza, o los espacios de ocio y formación.
Las viviendas colaborativas provienen de Europa del norte, y van haciéndose un espacio en España. JAIRO VARGAS/ Público

Madrid va a regular, por primera vez, las condiciones para autorizar el ‘cohousing senior’, que en castellano se conoce como viviendas colaborativas para mayores, una fórmula muy extendida en Europa.

Las viviendas colaborativas provienen de Europa del norte, y van haciéndose un espacio en España. En Madrid, desde hace años funcionan, y hay según sus datos, otra levantándose, y alguna más que cuenta ya con el suelo necesario para desarrollarse. Esta fórmula es “una manera de convivir en un espacio en que los mayores se fijan las reglas”, según el medio ‘ABC’.

Lo primero es hacer una cooperativa de consumidores y usuarios, entre personas que quieran vivir juntas. Entre todas, construyen un espacio residencial, y a cada socio se le cede el uso de un apartamento para que viva allí.

El modelo cuenta con servicios comunes, como la comida, la limpieza, o los espacios de ocio y formación. Cuando la persona fallece, o se quiere ir, la cooperativa le devuelve la aportación que ha hecho a ese socio o sus herederos, y entra otro nuevo, explican.

Hasta ahora, lo que no estaba regulado era la adscripción de estos centros a los servicios sociales de la Comunidad de Madrid. Hispacoop (Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios) planteó la necesidad de regular este asunto a la Comunidad de Madrid.

La Confederación envió sus sugerencias y aportaciones a la Dirección General de Evaluación, Calidad e Innovación de la Consejería de Familia, Juventud y Política Social.

Así se recoge en la resolución ya publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, en la que por primera vez se regulan las condiciones para autorizar el funcionamiento de estas viviendas colaborativas para mayores.

De acuerdo con la misma, podrán inscribirse como centros residenciales de atención social, estarán sujetos a inspección, y deberán prestar servicios de apoyo y cuidados permanentes cuando el 25 % de sus residentes estén en situación de dependencia.

Edad de jubilación

Los criterios son lo suficientemente flexibles para permitir la autogestión de estos espacios con el derecho de los mayores a recibir una atención integral.

La resolución establece también que al menos la mitad de los residentes en estas viviendas colaborativas deberán haber superado la edad de jubilación, y el resto habrán de tener al menos 50 años.

Las instalaciones deberán ser accesibles para personas con movilidad reducida, y desarrollarán un programa anual de actividades para promocionar el envejecimiento activo y la prevención de la dependencia.

Leído en: idealista.com

No está de más leer:

El proyecto del rascacielos de 4 kilómetros de alto que nunca se hará realidad

Guatemala: 10 proyectos obtuvieron una certificación en construcción sostenible en 2021

La mansión más cara de EE. UU. se vende por menos de su precio inicial de US$500 millones

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter