Así es la réplica de la mansión de ‘The Munsters’, la serie de TV de los 60

Hay gente que ha viajado por carretera ocho o nueve horas solo para visitar la casa réplica en Waxahachie, Texas.
La casa de los McKee es una recreación de la mansión de los Munster, una comedia en blanco y negro de los 60. Foto: Facebook/Munster Mansion Texas

En la casa de Sandra y Chuck McKee en Waxahachie (ciudad de Texas) todo el año es Halloween. Hace alrededor de 20 años construyó una réplica casi perfecta de la mansión victoriana de ‘The Munsters’, la serie de televisión de los años 1960.

Los McKee de hecho vivieron 11 años en la residencia de 541 m², entre telarañas cuidadosamente colocadas, el calabozo con su escotillón, la armadura giratoria y la gran escalinata, desde donde la mascota de Eddie Munster, el dinosaurio Spot, escupía fuego.

Hasta la recámara de los McKee se diseñó a imagen de la habitación de Lily y Herman Munster, con todo y la pequeña cama antigua, donde los McKee se metían a dormir cada noche.

Los detalles del comedor de la familia Munster están cuidadosamente recreados en la casa de Waxahachie. Foto: Steve Hamm

Al cabo de 11 años decidieron que después de todo no era muy cómodo vivir en una réplica de escenario de televisión.

Sandra hacía la comida en la lavandería, puesto que su estufa new age no tenía cabida en la cocina de los Munster.

Entonces se cambiaron enseguida, al garaje, que se convirtió en una pequeña casa en la propiedad de 2,5 acres.

“Tiene cosas normales, por ejemplo, luz”, dice Sandra refiriéndose a su nueva casa. “Y ahora tenemos una cama matrimonial”.

Las recámaras se diseñaron exactamente como las habitaciones de los personajes de los Munsters.

Casa encantada

La mansión sigue siendo una vitrina donde Sandra dirige recorridos con boleto y organiza comidas con el tema de “asesinatos misteriosos” cada mes. Su dueña también piensa que la casa está “encantada”.

Aunque sus nietos duermen con frecuencia en la casa, se niegan a dormir en otra parte que no fuera junto a la cama de Sandra y Chuck, en el suelo. “Esta casa da miedo de noche”, admite.

Cuando invita fans de los Munsters a su casa, solo les pide que no toquen los cientos de piezas que ha coleccionado con el pasar de los años.

Con orgullo exhibe platos originales del programa de televisión y un órgano fiel a la época que adquirió a través de Craigslist. “Nunca sacudo el polvo”, dice Sandra entre risas

La mansión, paso a paso

Pero ¿cómo construir una mansión de los Munsters?

La casa del programa de televisión no era una casa sino un escenario, que se movía y ajustaba según fuera necesario.

Por eso, para recrear un lugar que no existe, Sandra y Chuck McKee tuvieron que crear su propio plano.

Observando el programa meticulosamente, rebobinándolo cientos de veces, Sandra contó los pasos que Lily Munster daba de un cuarto a otro. Literalmente estaba siguiendo los pasos de su vampira favorita de la televisión.

Butch Patrick, quien interpretó a Eddie Munster en el programa cuando tenía 11 y 12 años, visitó la casa decenas de veces.

El Butch Patrick, que dio vida al personaje de Eddie Munster, ha visitado la casa réplica de los McKee. Foto: Facebook/Munster Mansion Texas

Incluso el actor durmió ahí antes de eventos de beneficencia de los Munsters. Es uno de los pocos miembros del elenco que aún viven. “De inmediato me enamoré de Chuck y Sandra”, dice. “La cuestión con Sandra era que hizo su propia investigación”.

Una cosa interesante es que Sandra no veía a los Munsters cuando era niña.

Era la menor de seis hermanos y, dice, “no recuerdo haberme puesto a ver algo que me gustara cuando era niña”.

No fue hasta unos 30 años después que se hizo fan del programa.

Le gusta la premisa: Son una familia de monstruos bonachones que, a pesar de sus circunstancias, parecen bastante normales.

Antes trabajaba en el negocio de seguros, luego tuvo una tienda de antigüedades y una tienda de lencería, hasta que se concentró en la casa de los Munsters.

Chuck, un plomero semi retirado, solo acompaña a su esposa en su aventura.

“Esto es, en mayor o menor medida, lo que a mi esposa le apasiona”, dice. “Lo que a mí me apasiona es tenerla feliz, saludable y bien alimentada”.

Un llamado a los fans de los Munsters

La base de fans de este singular y efímero programa de televisión sigue siendo fuerte aún 57 años después de su estreno, dice Patrick.

Hay gente que ha viajado por carretera ocho o nueve horas a Texas solo para visitar la casa de los Munsters en Waxahachie.

Por décadas, el productor de televisión Kevin Burns tuvo la colección de los Munsters más grande del mundo.

Burns murió en 2020, y su agente patrimonial subastó cientos de objetos de los Munsters a través de Heritage Auctions, de Dallas.

El vestido de Lily Munster, posiblemente la imagen más emblemática de todos los personajes, se valuó en más de US$8.000. “Aunque podría alcanzar hasta US$50.000”, dice Joe Maddalena, vicepresidente ejecutivo de Heritage Auctions.

El vestido de murciélago vampiro icónico “Lily Munster” se subasta por más de US$8.000. Imagen: captura de pantalla/Heritage Auctions

La silla eléctrica de Grandpa Munster empieza en US$10.000, pero Maddalena cree que el monto podría cuadruplicarse.

Maddalena estima que la colección de los Munsters podría venderse en hasta más de US$1 millón.

Los superfans de los Munsters ya pueden hacer pujas en el sitio web de Heritage Auction. La subasta en vivo tendrá lugar en la sede de Heritage Auction en el 2801 W. Airport Freeway, Dallas, el próxmo 4 de noviembre de 2021.

Sandra tiene la esperanza de poder comprar algunas piezas para incorporarlas a su colección. Siempre hay espacio para más recuerdos de los Munsters, dice.

Mansión de los Munsters

¿Dónde? 3636 FM813, Waxahachie, condado de Ellis, Texas, EE. UU.

¿Horarios? De martes a sábado de 10 a.m.a 5 p.m.

¿Costo? US$120 por 4 personas o menos, US$30 por cada persona adicional

También puede visitar su página web: www.munstermansion.com

Con información de: Dallas News

No está de más leer:

Horrores urbanos: casas en Melbourne entre la excentricidad y el mal gusto

FMI: precios de la vivienda continúan al alza en muchos países del mundo

Alojarse durante la COP26, un lujo al alcance de pocos bolsillos

Suscríbete a nuestro Newsletter