Moravia, el barrio de Medellín que transformó su basurero en jardín

En el pasado se le conoció como una montaña de basura que superó los 30 metros de altura y una extensión de siete hectáreas.
La montaña de basura pasó por un proceso de remediación y se cubrió de plantas y vegetación.

Subir hasta la cima de su colorida colina y recibir la brisa es uno de los tantos regalos que guarda Moravia, un barrio de Medellín que convirtió un basurero en uno de los jardines más grandes de Colombia y un rincón turístico inesperado con un potente relato de transformación.

Cuesta creer que este lugar, tapizado con más de 70 especies de plantas y donde danzan las abejas sobre las flores, haya sido una montaña de basura que superó los 30 metros de altura y tuvo una extensión de siete hectáreas.

Es el ícono de la transformación de Moravia porque cuenta la historia de resiliencia, nuestros procesos y luchas en nuestro territorio”, expresó la líder comunitaria Cielo Holguín sobre el denominado “Morro de Moravia”.

Para dar un vistazo al pasado y disfrutar del presente, entre fotografías y carteles que acompañan el recorrido por empinados senderos, comienza un viaje por las entrañas de una barriada construida por desplazados que se asentaron en lo que fue el basurero municipal.

Un proceso real y auténtico

La directora ejecutiva del Bureau de Medellín, Sandra Howard, señaló que este lugar ha atravesado un proceso “auténtico” que nace de la base de sus habitantes.

Moravia es la historia de cómo un basurero, el sitio más despreciable de una ciudad, se convierte en un eje de desarrollo de toda una comunidad”, afirmó.

Aún sigue siendo un lugar de acogida. Allí los viajeros son guiados por líderes locales con propuestas de turismo ambiental y de naturaleza; sociales y de transformación y culturales, gastronómicas y de artesanías.

Desde pequeñas casas de madera, plástico y lona salen los lugareños a interactuar con los turistas, en una experiencia de inmersión tan marcada que, según su relato, una holandesa se enamoró y se quedó tres meses para dictarles un taller de fotografía a los niños del barrio.

Muchas personas vienen acá y quieren conocer cómo es posible que la gente haya vivido en medio de la basura”, contó Cielo, también cofundadora de Moravia Tours.

El recorrido lo alimentan los relatos de la comunidad, que van desde los tesoros que encontraban en el vertederocomo un cáliz de oro o colchones con fajos de billetes— hasta la historia del joven que se volvió experto en reparar cientos de relojes que aparecían en los escombros.

Otro de los sitios mágicos del barrio, lleno de obras de urbanismo social, es un vivero con más de 15.000 plantas.

“Siempre fue mi sueño tener este lugar maravilloso”, comentó la lideresa. Y agregó: “(Allí) podemos hacer un disfrute, un picnic, quedarnos una tarde, colgar una hamaca, tomar aire puro y jugar con los niños”.

El poder de la cultura

Al bajar de esa montaña artificial, hecha por capas de basura, la experiencia con la naturaleza contrasta con las calles más convulsionadas del barrio, donde los vecinos comparten hasta las ollas y el olor a comida del Pacífico.

La música y el arte tienen su lugar: las escaleras Oasis Tropical, un espacio embellecido con pintura, una galería al aire libre gracias a un proceso de coproducción internacional.

Acá hay mucho arte. A pesar de que Moravia salió fue del basurero, acá hay mucho talento”, comentó el bailarín Deivy Moreno.

Junto a la cancha de fútbol, está la ‘Vía de la Transformación’, un lugar inspirador que exhibe creación con material reciclable y que más adelante conecta con el ‘Mapa de Moravia’, un mosaico que inmortaliza el sentir del vecindario.

Otro de los símbolos del barrio es el Centro Cultural Moravia y su arquitectura que refuerza el sentido comunitario.

Los vecinos de Moravia lo ponen el mismo escalón de importancia que el jardín, al sentir que este espacio también les ha permitido florecer, al ser considerado “la casa de todos”, donde la educación, el arte y la cultura son el motor.

La subsecretaria de Turismo, Ledys López, resaltó la propuesta de turismo comunitario y creativo de esta barriada porque permite que el visitante interactúe con la comunidad y su propuesta de sostenibilidad.

“Hay experiencias desde alimentación saludable, con huerteras que les enseñan a los visitantes a cocinar y a alimentarse sanamente”, concluyó.

No está de más leer:

El césped no es solo una porción de tierra: puede decir mucho sobre su dueño

Honduras lanza “poderosa” herramienta para captar nuevas inversiones

China: construyen centro escolar prefabricado en 13 meses

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter