Ayudan a mujeres a lidiar con los prejuicios en el sector construcción: EE. UU.

Apenas el 4% de la fuerza laboral en la construcción en EE. UU. está conformada por mujeres.
La aprendiz de chapista Carey Mercer ensambla ductos en la empresa Contractors Sheet Metal, en Nueva York. Foto: Kevin Hagen/AP

Bethany Mayer no quería volver al trabajo luego de enterarse de que un compañero herrero insinuó que las mujeres “nada tienen que estar haciendo ahí”. Jordyn Bieker, una aprendiz de chapista en Denver, dijo que se sintió incómoda cuando su capataz le hizo preguntas mordaces sobre ser homosexual.

Yunmy Carroll, una experimentada instaladora de calefacciones, señaló que un trabajador en una sesión de capacitación declaró que las mujeres que trabajan en la construcción son “prostitutas”.

Las tres compartieron sus historias en Zoom durante una reunión de Lean In Circle for Tradeswomen, lanzada por la North America’s Building Trades Unions (NABTU) y por Lean In, grupo en defensa de la mujer iniciado por la directora operativa de Facebook, Sheryl Sandberg.

Apenas el 4% de la fuerza laboral en la construcción en EE. UU. está conformada por mujeres. Foto: Kevin Hagen/AP

Cerca de 700 trabajadoras cualificadas participan en el programa, diseñado para ayudarles a lidiar con los prejuicios y el acoso que persisten en los sitios de construcción, desde insinuaciones no deseadas hasta ser asignadas a tareas menores como el control del tráfico o la vigilancia de incendios.

Se trata de una cultura que los líderes de la industria están combatiendo con la esperanza de reclutar a más mujeres en un sector con una fuerza laboral envejecida que enfrenta una escasez crónica de trabajadores.

“Batallamos con la escasez de trabajodores”

Con el aumento del gasto en infraestructura, las compañías constructoras necesitarán contratar al menos a 430.000 nuevos trabajadores cualificados en 2021, de acuerdo con la Associated Builders and Contractors, una asociación de contratistas y empresas relacionadas con la construcción.

En este momento, apenas el 4% de la fuerza laboral en la construcción en EE. UU. está conformada por mujeres, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

“En realidad solamente estamos empleando a la mitad de nuestra fuerza laboral”, indicó Brian Turmail, vicepresidente de relaciones públicas de la asociación comercial Associated General Contractors of America, que también encabeza el desarrollo de la fuerza laboral. “Estamos batallando con escasez de trabajadores con una mano atada a nuestras espaldas”.

Esto sucede en un momento en que la pandemia causó estragos de manera desmesurada en empleos predominantemente ocupados por mujeres, como camareras y cajeras en restaurantes. Cerca de 2,5 millones de mujeres perdieron sus empleos o dejaron de buscar uno durante la pandemia.

Mientras tanto, gran parte de la industria de la construcción se consideró esencial, lo que evitó despidos masivos. Para los defensores, es evidente que más mujeres deberían aspirar a trabajos en el sector, como aprendices con paga y puede llevar a empleos sindicalizados con salarios mayores.

“Vete a lavar vajillas”

El salario medio para plomeros y electricistas, por ejemplo, ronda los US$56.000 anuales, y el 10% que mejor salario tiene gana US$98.000 al año. Pero apenas cerca del 2% de los plomeros y 3% de los electricistas del país son mujeres.

“Vemos esto todo el tiempo. Cuando los trabajos se pagan mejor, cuando los trabajos ofrecen más seguridad, cuando los trabajos ofrecen mejores prestaciones, por lo general son para hombres”, dijo Sandberg.

Judaline Cassidy, una plomera de Nueva York, recuerda cuando se le dijo que se fuera a su casa a lavar las vajillas mientras trató por primera vez de crear un sindicato hace más de dos décadas. Ahora, su hija, Carey Mercer, siguió sus pasos.

Una siempre aprende algo diariamente. Siempre hay algún desafío con el que una podría enfrentarse en el que quizá requiera hacer uso analizarlo un poco y tomarse un segundo para evaluarlo”, dijo Mercer, una aprendiz de chapista.

Con frecuencia, las mujeres en la industria tienen que lidiar con la discriminación en el área. Foto: Kevin Hagen/AP

Desafío: actitudes culturales

La buena noticia es que los avances logrados de antemano por las mujeres parecen haberse mantenido firmes durante la pandemia, a diferencia de 2008.

El número de mujeres empleadas en la construcción llegó a su máximo nivel de unas 950.000 en 2007 antes de desplomarse a 711.000 en 2011, durante la recesión. Tomó casi una década que sus números se recuperaran, llegando con el tiempo a nuevos máximos históricos: 970.000 previo a la pandemia.

Sin embargo, el desafío más duro es cambiar las actitudes culturales en el lugar del trabajo.

Kelly Kupcak, directora ejecutiva de la organización Mujeres Cualificadas de Oregon, relató que hace poco recibió una llamada de una aprendiz de plomero cuyo capataz, usando expresiones racistas, le dijo que no le importaba si era negra o hispana, solo no le gustaba que fuera mujer.

Desdenes más sutiles también han pasado factura.

Mayer, la aprendiz de soldado, estaba emocionada por su nuevo trabajo donde se levantarían las columnas para un recinto. Pero luego se enteró de que el compañero de trabajo dijo que las mujeres no debían ser herreras. Y después, se le asignó la vigilancia de incendios por semanas.

“Ni siquiera quiero ir a trabajar mañana”, afirmó Mayer en su Círculo Lean, un grupo de mujeres que se reúnen por Zoom una vez al mes.

Leído en: Chicago Tribune

No está de más leer:

San Juan Comalapa se mueve en “tuk tuk” y ahora busca que sean eléctricos y ecológicos

El toque del Rey Midas: 10 reglas para el dorado

Los 5 beneficios de la construcción sostenible, según GGBC

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter