Los pedidos antes impensados crean la nueva arquitectura del hogar

Arquitectos nos cuentan qué solicitan los clientes a partir de tendencias que surgieron con la pandemia.
Todas esas búsquedas y necesidades producto de la pandemia llegaron a manos de los arquitectos. Foto: Piqsels

El cambio brusco en los hábitos de las personas impactó en la forma de vida. Los ambientes de las casas o apartamentos tuvieron que readaptarse a nuevas necesidades: toda la familia las 24 horas circulando por el hogar; clases por Zoom o reuniones laborales en el mismo momento.

Hoy, todas esas búsquedas y necesidades llegaron a manos de los arquitectos, y tanto los proyectos en marcha como los que había de arrancar traen muchos cambios, pedidos que hasta ahora eran impensados, pero que pasaron a ser funcionales para el día a día.

Tendencias claves

Los cambios que se fueron dando con la pandemia son varios, y van desde el estilo de vida y la valoración de nuevos momentos hasta aspectos puntuales de la arquitectura de la vivienda.

“Hay dos fenómenos que surgieron desde marzo de 2020”, según el arquitecto Darío López, de Arquitectonika.

Uno de ellos es que la gente empezó a buscar espacios para vivir afuera de la ciudad, a diferencia de lo que pasaba hace años, cuando querían trasladarse a los centros urbanos por la inseguridad.

Lejos de buscar un hogar en la ciudad, las personas voltearon a ver hacia los pueblos o suburbios. Foto: Piqsels

“La otra es la importancia del verde y la revalorización de la casa sobre los apartamentos con amenidades. Hizo que gente cambie los usos y formas de vida y eso se refleja en el mercado”, explicó.

En cuanto al impacto en el diseño y las necesidades a la hora de pensar en un proyecto de residencial, el arquitecto Paco Fernández Zaragoza comentó que la cuarentena agarró “a todos desprevenidos”. “Nadie tenía su casa preparada para un home office ‘full time'”, dijo.

“Se generaron nuevos espacios de trabajo en apartamentos, viviendas, donde el mismo lugar que se usaba para comer se empezó a usar para trabajar“, comentó el especialista.

Ahora, se viene el verdadero cambio, ya que las empresas entendieron que la jornada completa de oficina no volverá a ser como antes. Todo, según las pronósticos de los expertos, terminará en una metodología de trabajo híbrida, que obliga a repensar los espacios.

Priorizar la oficina en el hogar

En el futuro se esperan cambios y los clientes ya los solicitan cuando diseñan sus casas. Por ejemplo, antes la orientación del escritorio quedaba del lado del área de servicio, pero ahora toma otra jerarquía.

“Las personas pueden estar ocho horas trabajando en la casa, entonces es un lugar que se prioriza, necesita más metros cuadrados y mejor vista e iluminación“, comentó Fernández Zaragoza.

El arquitecto reconoce que, en general, la jerarquía de cada uno de los espacios de un hogar cambia, y se repiensa la modalidad completa de cómo se proyecta una casa. Eso debido a que se espera que muchos cambios provocados por la pandemia se conviertan en la nueva normalidad.

Por su parte el ingeniero Matías Bosenberg, del grupo Bauhaus, profundiza con la tendencia de la búsqueda de más verde y espacio libre, uno de los cambios más notables que dejó la pandemia, al igual que la demanda de casas.

“De 25 que hacíamos por año llegamos a 60. De esa población también hay modificaciones del grupo etario, que antes tenían una mayor demanda entre los 35 y 50 años. Ahora se sumaron de 55 a 70 años“, comentó.

El espacio de la oficina ganó jerarquía entre los espacios del hogar con el covid-19. Foto: Piqsels

Como cambio de diseño, Bosenberg explicó que ahora se aprecian más los espacios públicos, los livings, quitando algunos metros a los cuartos. “El ambiente para compartir tiene más peso, las cocinas son más grandes pensando en cenas para más personas”, agregó.

Donde también hubo cambios fue en los proyectos de edificios.

Edificios y espacios sustentables

Ahora se están repensando los espacios compartidos, los amenities, porque aparecen nuevas necesidades de aislamiento, mientras que lo importante es generar más comodidad en cada unidad. “Una de las demandas es que los balcones sean más grandes”, comentó López.

También se aceleró el pedido de jardines autosustentables, no solo que cada vecino equipe el balcón, sino que ya estén equipados con plantas, riego automático, agua de lluvia, entre otras cosas.

Para los más jóvenes el espacio para estacionar una bicicleta es mejor valorado que uno para auto. Foto: Piqsels

La revalorización de lo sustentable se ve en varias demandas, especialmente entre los más jóvenes, que les importa más que los edificios tengan bicicleteros que estacionamientos, como condición fundamental.

El último edificio que hicimos tenía pocos parqueos y ahora diseñamos uno que no tiene. Para los jóvenes el automóvil no es tan importante”, sumó.

Con información de: Reporte Inmobiliario

No está de más leer:

La historia detrás del abandono de la mansión más grande de Canadá

Sector inmobiliario y retail se encaminan a la recuperación poscovid

Los pros y contras de tener una casa prefabricada