La oficina remota amenaza futuro de Nueva York

Los grandes empleadores neoyorquinos esperan que algo más de la mitad de sus plantillas continúen trabajando de forma remota en el futuro. EFE/Carles Escolà

La explosión del trabajo remoto provocada por el covid-19 amenaza el futuro de los grandes centros de negocios del mundo, encabezados por Nueva York. En esta ciudad, se espera que una proporción importante de trabajadores nunca regrese a las oficinas y grandes empresas han decidido reducir o abandonar sus espacios.

Pasado un año del inicio de la pandemia, únicamente un 10% de los empleados de oficinas de Manhattan han regresado a sus puestos habituales, según una encuesta de The Partnership for New York City.

Las empresas sondeadas prevén que para septiembre -cuando la mayoría de los ciudadanos estará vacunado- haya vuelto a la oficina alrededor de un 45% del personal.

Mientras, los grandes empleadores neoyorquinos esperan que algo más de la mitad de sus plantillas continúen trabajando de forma remota en el futuro, al menos durante parte de su jornada.

Una tienda asegurada con tablas de madera en un edificio de oficinas cerrado debido a la pandemia, el 3 de junio de 2020 en el centro de Nueva York (EE. UU.). EFE/Carles Escolà

Se alquila

Numerosas grandes empresas apuestan por  la revolución del trabajo remoto, o al menos aceptándola, por lo que toman medidas para adaptarse.

Es el caso de JPMorgan Chase, que emplea en sus oficinas de Nueva York a más de 20 mil personas. Aunque no se ha confirmado oficialmente, según The New York Times, la entidad prevé implantar un modelo de rotaciones donde empleados trabajen a veces en la oficina y a veces a distancia.

JPMorgan Chase, de hecho, colocó en el mercado unos 65 mil metros cuadrados que alquila en Manhattan, el mayor espacio ofertado en subarrendamiento en toda la ciudad.

Y no es el único, pues según The Wall Street Journal otras empresas como Salesforce también intentan colocar oficinas que tienen alquiladas.

Abandonar esos espacios no siempre es fácil, dado que los contratos de alquiler son habitualmente de 10 o más años. Pero la tendencia ya se percibe en el stock de oficinas. Existe un aumento del 80% en los espacios disponibles en subarrendamiento en el distrito financiero. Además, los precios cayeron a doble dígito a escala nacional.

En total, ahora mismo hay en Manhattan más de 9 millones de m2 de espacio de oficinas en el mercado. La cifra significa 37% con respecto al año pasado y una superficie mayor que todas las oficinas de Los Ángeles, Atlanta y Dallas juntas, según The New York Times.

Consecuencia para todos

El declive de la oficina como centro de la actividad económica neoyorquina no afectará únicamente al paisaje urbano de Manhattan, sino que supone una seria amenaza para el futuro de la ciudad en su conjunto.

Las arcas municipales pueden perder en el próximo año fiscal hasta unos US$2.500 millones en recaudación por el impuesto de propiedades. Así lo apuntan las estimaciones de las autoridades municipales, que quieren evitar que eso se haga realidad impulsando el retorno a las oficinas.

Para dar ejemplo, el alcalde Bill de Blasio decretó que todos los empleados del Ayuntamiento vuelvan a sus puestos a partir del próximo 3 de mayo. La medida afectará a unas 80 mil personas que han venido trabajando desde sus hogares desde que estalló la pandemia.

También deberías leer en República Inmobiliaria:

¿En cuánto se vende la mansión del exvocalista de Nirvana Kurt Cobain?

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter