El mercado de oficinas entre el home office y el coronavirus

El home office seguirá hasta tanto no se logre derrotar al covid-19, según concluye un análisis elaborado por Infobae. El contexto pandémico sigue generando aumento de la vacancia y la merma en los valores de alquileres, porque las empresas redujeron espacios o liberaron metros cuadrados por no poder afrontar los costos fijos.

Marcos Villanueva, director de Waves, compañía especializada en operación de edificios y oficinas, señala que considerar que es el final de las oficinas es un concepto erróneo.

En su opinión, si bien el home office tiene muchos beneficios, a esta altura ninguna empresa duda sobre la necesidad que sus colaboradores ocupen espacios de calidad, que fomenten lo social, la cultura, la productividad y el bienestar.

“Creemos que por este lado van las nuevas funciones de las oficinas. Sin dudas que estas transformaciones seguirán luego de la aplicación de la vacuna, ya que van más allá de la pandemia en sí. Serán más beneficiados aquellos edificios que puedan ofrecer a sus ocupantes, propuestas de servicios de valor agregado“, indicó.

La menor presencia física de los empleados hizo que muchas empresas se focalicen en reducir costos fijos y mantenimiento. Ello generó un aumento de la vacancia de oficinas y presionó los valores de las locaciones en el último semestre de 2020.

En la mayoría de los espacios corporativos hay protocolos estrictos y poca circulación de empleados.

Pablo Papadópulos, gerente de la División Oficinas de LJ Ramos Brokers Inmobiliarios, precisó que, si bien la pandemia agudizó la situación, se puede decir que el panorama venía en decadencia. Ello debido a la falta de nuevas leyes laborales, el intervencionismo del Estado en las empresas y una ley de alquiler comercial totalmente debilitada a favor del locatario.

“Hay que sumar la inflación incontrolable (Argentina), entre otros aspectos. Podemos ver como en Europa las empresas, tímidamente, comenzaron a ocupar las plantas con los protocolos correspondientes. No todos los rubros son aptos para home office. Tendremos una reubicación paulatina”, añadió Papadópulos.

Qué hacen las firmas de inmuebles corporativos

El aumento de la vacancia también se da por el avance de la cancelación de acuerdos por alquileres en edificios en block, y por la combinación de nuevos edificios ingresados ante un escenario de escasa o nula demanda nueva.

Juan Manuel Farola, de Colliers International, comentó que se implementaron distintas estrategias, según la realidad de cada empresa.

“En general, se verificaron alternativas tales como sostener el total de los espacios arrendados articulado con home office y presencialidad parcial por grupos, 100% trabajo remoto y una menor superficie por la merma en el uso y la eficiencia de costos que ello generaba”, indicó.

El abanico de alternativas responde a la situación puntual de cada compañía. La demanda se encuentra con situaciones disímiles, acordes al impacto que ha tenido la pandemia sobre cada actividad.

Aunque la tendencia es que no se volverá a una presencialidad 100%, eso obviamente hará que las superficies que se requieran sean menores. “Inclusive se piense en relocalizarse hacia las periferias”, contó Eduardo Petrolati, director comercial de gestión inmobiliaria del Grupo Adrián Mercado.

La limpieza de los lugares de trabajo es fundamental para evitar la propagación del virus.

Las compañías se enfrentan al desafío de reformular su esquema de trabajo ante la imposibilidad de operar de la forma presencial tradicional. Esto se ve influenciado, tanto por el uso electrónico por parte de los actores del mercado, como por el espacio físico que necesita el aislamiento preventivo y los hábitos adquiridos en las reuniones de los equipos laborales, entre otras.

Construcción de inmuebles corporativos

Ante una menor demanda, y considerando la posibilidad de tener el inmueble vacío, muchos propietarios optaron por llegar a un acuerdo con los inquilinos de bajar los precios de alquileres. Eso, junto con los eventuales costos de mudanza y relocación, generó una tendencia firme hacia la baja de precios de oferta y las renovaciones de contratos, en el caso argentino.

Asimismo, durante 2020 se evidenció una caída sustancial en el costo de construcción del metro cuadrado. Eso ha dinamizado el avance de obras y el acopio de materiales. “Queda por verse cuál será la situación al momento de que los metros terminados se vuelquen a un escenario con vacancia históricamente baja y cuál será su impacto en los valores a solicitarse”, opinó Petrolati.

Levantar un edificio de oficinas en Argentina demora unos 36 meses. Si bien la construcción atraviesa una etapa de valores atractivos, varios de los materiales que se utilizan son importados, como ascensores, vidrios, aires acondicionados, pisos técnicos y luces, por ejemplo.

Por lo tanto, en ese lapso de tiempo, con una inflación incontrolable, es casi imposible proyectar la obra de un inmueble corporativo”, dijo Papadópulos.

Sin embargo, Farola puntualizó que los edificios previstos para entregarse entre 2020/21 finalizaron su construcción, o están en etapa de conclusión,

Según un informe de Newmark Argentina, con un inventario de 2 mil 513 millones de m² en Clase A, y 1 mil 592 millones de m² rentables, el mercado de oficinas de Buenos Aires es el más grande de la Argentina.

El cuarto trimestre de 2020 registró un aumento en la vacancia, cerrando en 13,50% sobre el inventario disponible y absorción neta negativa de 40 mil 444 m². El valor de renta promedio bajó y oscila los 25 dólares por metro cuadrado.

Con la llegada del covid-19, el mundo laboral nos dejó un nuevo ecosistema de los lugares de trabajo en donde lo físico y lo virtual conviven y se retroalimentan. Los espacios cambiaron y deben ser pensados de manera flexible.

“El sector de los inmuebles corporativos debe reconfigurar sus áreas, adecuar tecnologías, y contar con propuestas de gerenciamiento acorde a las nuevas necesidades de los usuarios”, concluyó Villanueva.

Fuente: Infobae

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Cementos Progreso entre “las empresas más éticas del mundo” de 2021