¿Cómo influye la orientación en las horas de sol que recibe una casa?

La orientación es un factor determinante para determinar cuántas horas de sol tiene la casa al día.

A la hora de buscar una vivienda nos solemos fijar en su ubicación, su superficie, su estado y su precio. Pero hay un factor determinante que muchas veces pasa inadvertido y que es determinante para saber cuántas horas de sol tiene la casa y en qué época del año: la orientación.

Félix Bozal, asesor inmobiliario de Biarritz Inmobiliaria, explica que algunas orientaciones son más recomendables que otras, según el clima y el estilo de vida de cada uno.

“Si no entras a trabajar a primera hora, una orientación Este te permitirá tener tu casa soleada en el inicio de la jornada lo que te ayudará a empezar el día con mejor pie. Por el contrario, si sales de trabajar a las tres, en este caso una orientación Oeste te proporcionará un salón soleado y acogedor para el invierno”, aclara.

Repasamos cada orientación para saber qué conviene más en cada caso:

Orientación norte

Si la casa mira hacia el norte, solo disfrutaremos de los rayos de sol en verano, y en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde.

Esta orientación es recomendable en las zonas con un clima caluroso durante buena parte del año. Si por ejemplo, la vivienda recibe el reflejo de otro edificio o tiene un espacio muy abierto, puede ser razonablemente luminosa.

Orientación noroeste

Si el sol da hasta mediodía durante buena parte del año, pero no en invierno. Por tanto, no es recomendable para zonas frías.

Orientación este

Es la mejor opción cuando se quiere empezar el día con una casa soleada. En este caso, la vivienda recibe los rayos del sol durante casi todo el año desde el amanecer hasta mediodía.

Es una opción a tener en cuenta si el inmueble está situado en una zona calurosa.

Orientación sureste

En este caso, la época de más sol es el invierno. Concretamente, desde antes del mediodía hasta buena parte de la tarde.

En el resto del año, en cambio, la exposición se reduce. Es una de las mejores orientaciones, ya que calienta la casa en invierno y no muy calurosa en verano.

Orientación sur

El sol da durante otoño, invierno y primavera, mientras que en verano solo en las horas centrales del día. Esto es, cuando hace más calor. Por tanto, es recomendable para lugares donde hace bastante frío durante todo el año.

La orientación este es una opción a tener en cuenta si el inmueble está situado en una zona calurosa.

Orientación suroeste

En este caso, el sol da de mediodía hasta el atardecer en primavera, verano y en otoño, mientras que en invierno da buena parte del día.

Orientación oeste

Es una orientación recomendable para climas de frío moderado, ya que la vivienda recibirá sol durante casi todo el año desde mediodía hasta el anochecer, incluido en verano.

Orientación noroeste

Entre primavera y otoño el sol dará en la vivienda durante toda la tarde, hasta el anochecer, aunque en invierno será muy poco tiempo: solo recibirá los rayos al final de la tarde.

Leído en: Idealista / News

También deberías leer en República Inmobiliaria:

Los altibajos de vivir y de intentar vender un castillo en Escocia