Venecia se hace pago: habrá tarifas y reservas de estancia

La entrada podría costar entre 3 y 10 euros, en función del día y de la cantidad de personas prevista.
Venecia recibió unos 80.000 turistas extranjeros el pasado 18 de agosto. Foto: Andrea Merola/EFE/Archivo

Los turistas que deseen visitar Venecia deberán reservar su estancia y pagar por entrar a la ciudad italiana, a través de unos tornos situados en los principales puntos de acceso del centro histórico, ya posiblemente a partir del verano de 2022, revelaron medios italianos.

La medida, que se retrasó por el covid, debía aplicarse el 1 de enero, pero no será hasta el 1 de junio cuando entren en vigor los torniquetes.

En septiembre, comenzará a ensayarse en una zona determinada de la ciudad con los cuatro modelos de tornos que tiene a prueba el Ayuntamiento.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by @aquaapartments (@aquaapartments)


La entrada en Venecia, llamada a ser la primera ciudad del mundo con entrada calculada y de pago, podría costar entre 3 y 10 euros, en función del día y de la cantidad de personas prevista.

No pagarán a los residentes en la región del Véneto, aunque no se descarta que se les obligue a reservar, mientras se descarta a niños menores de seis años, familiares hasta el tercer grado de los residentes y familiares de personas que viven de alquiler en el municipio, entre otros.

¿Una forma de hacer dinero?

La reserva se efectuará a través de una app o en la web, con un código QR que servirá para pasar los lectores de los torniquetes, parte de un sistema que incluye más de 500 cámaras y un centenar de sensores que se conectan a las redes de la telefonía móvil.

Las pruebas comenzarán en septiembre en la isla del Tronchetto, donde se ubica el comando de la policía local y el lugar desde donde se controla digitalmente todo el territorio.

En los primeros diez días de agosto llegaron personas de 136 países diferentes, la mayoría turistas extranjeros, aunque aún lejos de las cifras anteriores a la pandemia, con una media en verano de 110.000 visitantes diarios, según Il Corriere della Sera.

La polémica está servida, pues muchos la consideran “una medida inconstitucional y contraria a la legislación europea”, como dice el concejal Marco Gasparinetti, para quien algo así “se podría hacer para un área limitada, como la plaza de San Marcos, pero no para una ciudad entera”.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Oussama Gaouas (@ouss_naturophile)

“La medida que podría entrar en vigor a partir del verano de 2022 no sirve para programar los flujos, es solo una forma de hacer dinero. Quienes vivimos en Venecia desobedeceremos, porque no tenemos ninguna intención de dejarnos fichar en nuestro paso por los tornos”, asegura a La Satmpa.

No está de más leer:

Mars Dune Alpha: alojamientos para astronautas en misiones a Marte

México: 3,1 millones de viviendas con problemas de pago durante el covid

Best Architecture Masters: los mejores masters en arquitectura para 2021

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter