Covid-19 y crisis cambian cara a sector inmobiliario en CDMX
21 octubre, 2020
El plan para construir miles de casas con plástico reciclado
21 octubre, 2020

Crear paisajes de trabajo diferenciados en la era poscovid

Redacción República Inmobiliaria

El covid-19 alteró el equilibrio entre forma de trabajo, tecnología y espacio físico. ¿Qué tendrá que ofrecer la oficina para volver a atraer a los usuarios?, ¿Cuál será el impacto de la crisis en los modelos de trabajo, y en consecuencia en el diseño de los espacios de trabajo y el real estate corporativo?

Recientemente más de cien líderes de gestión de personas y espacios corporativos de numerosas empresas en más de 15 países respondieron a estas preguntas en la campaña The Smart Podcast, realizada por 3g Smart Group.

Los entrevistados coinciden en que la pandemia aceleró ciertos principios o tendencias, que ya existían aunque de manera invisible.

Diseño centrado en las personas

A medida que el trabajo sea más flexible, la oficina será un lugar más cómodo y humano, orientado a las personas y su bienestar. El diseño del espacio se basará menos en lo individual, necesitará un enfoque orientado a la experiencia de los usuarios, sus perfiles y necesidades reales.

Al mismo tiempo el diseño del espacio estará cada vez más influenciado por los principios de lugares multiuso y adaptables, re-configurables y auto-componibles, capaces de expandirse o contraerse. Sin olvidar incluir áreas para reuniones dinámicas e informales.

Modelo de trabajo distribuido

La crisis demostró que el trabajo ya no es la oficina a la que se va sino la actividad que se realiza, más allá del lugar. No obstante el trabajo remoto puede ser inviable para muchas personas y organizaciones, por lo que se explorarán modelos de trabajo distribuido.

Es decir, personas trabajando juntas independientemente de su ubicación física. Unos trabajarán en la sede corporativa, otros en espacios de coworking, y otros desde casa. Sin embargo, todos interconectados a través de tecnologías y con aplicaciones online  que permitan optimizar la ocupación del espacio.

La sede corporativa formará parte de este ecosistema distribuido de lugares, aunque será menos relevante. Será a donde los que quieran podrán ir para reunirse y colaborar en persona, fortaleciendo así las relaciones y reforzando la cultura de la organización.

Comunidad y sentido de pertenencia

Nada puede reemplazar el tiempo cara a cara con los compañeros de trabajo porque esa proximidad acelera la química que fortalece vínculos. El espacio físico deberá facilitar lo que se conoce como “momentos intermedios”: la pausa alrededor del café o charlas de pasillo.

La oficina será cada vez más una plataforma para fomentar la colaboración y la interacción social física, porque es lo que genera el compromiso mutuo, el sentido de pertenencia compartido, y el capital social, sin lo cual la colaboración virtual es ineficaz.

“Smart Space”

La oficina convencional, con escritorios fijos y salas de reunión, resulta ser una de las principales barreras para las nuevas formas de trabajar. El diseño de entornos más flexibles, adaptables, y en beta permanente, permitirá a los propios usuarios ser protagonistas del cambio.

Con naturalidad y a través de simples cambios, ellos podrán configurar espacios para cada actividad y necesidad, desde el trabajo individual y concentrado hasta trabajar en equipo.

Será clave diseñar un espacio de trabajo multiuso y escalable, y adaptarse fácil y rápidamente a necesidades cambiantes y actividades diversas, y que a través de mobiliario flexible admita múltiples configuraciones, optimizando el uso del espacio.

Paisajes de trabajo diferenciados

Las personas ya no querrán ir a la oficina para hacer un trabajo individual que pueden hacer en casa. Para atraer y retener el talento, en vez de espacios uniformes, las organizaciones necesitan ofrecer una variedad de “paisajes de trabajo” diferenciados, dispersos y personalizados.

De esta manera satisfacer diversos tipos de trabajo y formas de hacer las cosas: trabajo individual y concentrado, en equipo y por proyectos, intercambiando ideas en workshops dinámicos, presentaciones, o en un café informal.

Se trata de crear paisajes de trabajo diferenciados que reconozcan la individualidad de cada persona y que incorporen lo informal, promoviendo un uso más eficaz del espacio al activar zonas de circulación y áreas intermedias.

La vida laboral fue reinventada en el espacio digital, abriendo los ojos de muchos a una forma de trabajo más flexible y a una nueva “realidad híbrida” donde lo físico y lo digital empiezan a integrarse con más naturalidad.

Como resultado del covid-19, el rol de la oficina deberá re-imaginarse como un espacio flexible y adaptable, integrado por paisajes de trabajo diferenciados, centrado en las personas, parte de un ecosistema distribuido de lugares, motor de la comunidad y el sentido de pertenencia, y reflejo de la cultura y valores de la organización.

Con información de: prensarealestate.com

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Tanishka McQueen: “El covid-19 representó un antes y después para el mundo del Facility Management”