Pareja de esposos explica cómo utilizaron la inversión inmobiliaria para jubilarse a los 40 años

En los últimos 20 años han creado una cartera inmobiliaria que les reporta más de 87.000 euros al mes.
Michael y Olivia Zuber, junto a su hija.

Tras graduarse en la universidad, Michael y Olivia Zuber, ahora ya una pareja de esposos, pensaron que lo estaban haciendo todo bien. «Obtuvimos títulos superiores, conseguimos buenos trabajos y ahorramos US$400.000», contó Michael, de 49 años. «Y pensamos que debíamos ahorrar un poco más y ponerlo en el mercado de valores».

Empezó a operar en bolsa a los 20 años. Funcionó durante un par de años convirtió 6.100 euros en casi 175.000, pero perdió la mayor parte de su dinero, cerca del 80 %, cuando estalló la burbuja de las puntocom en el 2000.

«Fue un momento muy revelador y descorazonador», recuerda. «Pasas de sentir que eres capaz de cuidar de tu familia y que vas a tener un buen futuro a darte cuenta de que no eres tan inteligente como crees». 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Michael Zuber (@onerentalatatime)

Abatido, pero no eliminado, Michael decidió explorar formas alternativas de invertir su dinero. Fue a una librería a buscar libros de inversión y se sintió atraído por «Padre rico, padre pobre», de Robert Kiyosaki. «Destacó en la estantería porque es de color púrpura», dice Michael, que desde entonces ha leído el clásico de las finanzas personales más de 10 veces.

Kiyosaki le introdujo en el concepto de «tener dinero para hacer dinero», dice. «Nunca había tenido una conversación sobre cómo funciona el dinero, y cómo los ricos se hacen más ricos al poseer activos». Con esto en mente, él y Olivia decidieron probar la inversión inmobiliaria.

La ‘libertad financiera’ de la pareja

Comenzó como una manera de recuperar el rumbo financiero y reconstruir sus ahorros. Su objetivo era sencillo: vivir por debajo de sus posibilidades, ahorrar lo suficiente para comprar una propiedad de alquiler y empezar a obtener ingresos pasivos.

La ejecución de estos principios se convirtió en un camino hacia la libertad financiera. En la actualidad, esta pareja con sede en el Área de la Bahía es propietaria de más de 100 unidades en Fresno, California, y gana más de 87.000 euros al mes en ingresos por alquiler. 

Business Insider  revisó los resúmenes de su cartera inmobiliaria que mostraban estos detalles.

Su éxito no se produjo de la noche a la mañana: los Zubers han estado invirtiendo en bienes raíces durante los últimos 20 años. Durante la primera década. «Ni siquiera pensaba en la libertad financiera», señala Michael.

No fue hasta la marca de los 10 años que se dieron cuenta de que los ingresos por alquileres que estaban obteniendo podrían llegar a superar los ingresos de su trabajo diario e incluso conducir a una jubilación anticipada.

Y eso es exactamente lo que ocurrió. En 2015, Olivia dejó su trabajo de 9:00 a 17:00 horas. Michael siguió su ejemplo en 2018 y dejó su trabajo de software.

«Tengo la suerte de decir que todos los días son sábado», explica Michael, que ahora pasa sus días compartiendo el viaje de independencia financiera de la pareja a través de su plataforma, One Rental At A Time, que incluye un canal de YouTube, un libro y cursos.

Así es como los Zubers construyeron gradualmente una cartera inmobiliaria que ahora genera seis cifras de ingresos pasivos al mes.

Primera propiedad de alquiler en Fresno

Los Zubers comenzaron por recortar cosas como comer fuera, entretenimiento y vacaciones con el fin de ahorrar para su primera propiedad de alquiler.

«Nos dimos cuenta de que no íbamos a ser capaces de hacer crecer nuestra cartera inmobiliaria si gastábamos todo nuestro dinero«, apunta Michael. «Así que tomamos la decisión consciente de sacrificar. Pasamos de gastar el 100 % de lo que llevábamos a casa a gastar el 50 %».

A continuación, dedicaron tiempo a averiguar dónde querían comprar. Después de un año de buscar en «su patrio trasero», se dieron cuenta de que comprar un inmueble en el Área de la Bahía no era práctico.

Fresno, que estaba a unas dos horas y media en auto de su casa, se ajustaba a sus criterios. Tenía una gran población y una base de empleo diversa, entre otras cualidades prometedoras, asegura Michael.

Una vez que se decidieron por Fresno, los Zuber definieron lo que llaman una «caja de compra». Es decir, «una zona muy centrada en una ciudad». Los Zuber buscaban específicamente viviendas unifamiliares de tres y cuatro dormitorios en un código postal concreto.

Eligieron su código postal después de pasar horas conduciendo por Fresno, yendo a casas abiertas y mirando los listados de alquiler. «Cuanto más la conozcas, más posibilidades tendrás de encontrar una buena oferta. No se puede ser casual. Tiene que ser intencionado y con propósito».

La primera propiedad de alquiler que compraron fue una casa unifamiliar de 93.000 euros. Ahorraron lo suficiente para dar un 20 % de enganche.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Michael Zuber (@onerentalatatime)

Dos semanas después del cierre, alquilaron la propiedad por 956 euros, lo que se ajustaba a la «regla del 1 %» de los bienes inmuebles que seguían en ese momento. Esta regla afirma que si, por ejemplo, compras una casa por US$100.000 o menos y se alquilaba por US$1.000, se tiene «oro».

Los Zuber ya no siguen esta regla, pero les sirvió en sus primeros años de inversión inmobiliaria.

La pareja de esposos trabajó a tiempo completo y viviendo con la mitad de sus ingresos para poder ahorrar más y comprar más inmuebles. «Nos sacrificamos durante más de una década. No hicimos viajes. No compramos coches nuevos. Tampoco mejoramos la casa».

Más allá de Fresno

En los dos años siguientes compraron cinco propiedades más. Todas dentro de su caja de compra, y las alquilaron. Después de tres años de permanecer hiperconcentrados en una zona, acordaron que era hora de ampliarse. También empezaron a buscar propiedades de varias unidades.

En 2008, cuando llevaban unos seis años de inversión inmobiliaria, el mercado de la vivienda se desplomó, lo que acabó favoreciéndoles. En los cuatro años siguientes, duplicaron con creces su cartera. La pareja añadió un puñado de edificios de varias unidades en proceso de ejecución hipotecaria.

Compraron todo lo que pudieron, explica Michael, que dedicó tiempo a investigar las caídas inmobiliarias del pasado para comprender la forma más inteligente de comprar durante una recesión.

A medida que los Zuber seguían invirtiendo en más y más propiedades, crearon funciones y responsabilidades claras para poder seguir con su negocio paralelo. «Mi trabajo consistía en encontrar ofertas. El trabajo de Olivia era llevar la gestión operativa y llevar la contabilidad. Estuvimos en sintonía desde el primer día».

También contaron con un gestor inmobiliario desde el principio. Fue una inversión que sintieron que tenían que hacer. «Nuestro mercado estaba a dos horas y media de distancia. No conocíamos a nadie allí. Habríamos fracasado estrepitosamente sin un gestor inmobiliario». 

La contratación de gestores inmobiliarios les permitió que sus ingresos por alquileres fueran esencialmente pasivos, incluso cuando adquirían más y más propiedades.

Libertad financiera y bienes raíces

En 2015, la pareja de esposos decidió que estaban haciendo suficiente dinero con sus propiedades de alquiler que Olivia podría dejar su trabajo.

«Analizamos nuestros gastos durante un año, nos aseguramos de que podíamos vivir sin sus ingresos, y entonces ella dejó el trabajo«, dice Michael, que dejó su trabajo en 2018.

Hoy, su cartera consiste en una variedad de propiedades, incluyendo dúplex, tríplex y edificios de 10, 13 y 18 viviendas. 

Siempre están buscando crecer. «Agregamos algunas unidades el año pasado y agregaremos más este año. En cuanto a los objetivos específicos de dinero o patrimonio neto, no hay más. «Tengo más de lo que nunca pensé que fuera posible». 

Más bien, se centra en compartir su historia y la de Olivia para inspirar a otras personas a fijarse el objetivo de alcanzar la libertad financiera a través de los bienes raíces.

El tiempo en el mercado

La inversión inmobiliaria inteligente requiere tiempo en el mercado, subraya Michael.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Michael Zuber (@onerentalatatime)

«Mucha gente quiere medir el tiempo en el mercado, pero es el tiempo en el mercado. Así es como te haces rico. Cuanto más tiempo mantengas un activo, más rico te harás. Es asombroso lo que ocurre con una cartera después de poseerla durante 10 años». 

Si quieres entrar en el sector inmobiliario, prepárate para sufrir durante al menos un par de años, añade.

Los primeros 3-5 años pueden ser lentos porque hay que ahorrar para el pago inicial, crear una reserva de efectivo para cubrir gastos inesperados. Potencialmente, se echa mano de esa reserva para pagar las renovaciones y el mantenimiento.

Además, dice, «hay» situaciones que probablemente nunca se hayan experimentado antes». Se aprende a manejar todo, desde inquilinos que no pagan el alquiler hasta incendios.

«Todo, la primera vez, da miedo La primera vez que tienes que desalojar, la primera vez que sustituyes un calentador de agua, la primera vez que un tejado tiene una fuga. Pero hay que aprender de ello y seguir adelante».

Sin embargo, si se tiene paciencia durante un par de años, se puede empezar a cosechar los beneficios de los bienes inmuebles, tal y como la pareja de esposos.

Michael asegura que cualquiera puede alcanzar la libertad financiera mediante la inversión inmobiliaria. Y no se necesitan 100 propiedades de alquiler para lograrlo. «Si consigues cuatro, tu vida cambia», asegura.

«Puedes hacer que el trabajo sea opcional en 10 años. Solo tienes que sacrificarte. Requiere trabajo y esfuerzo, y los primeros cuatro años son duros», concluye.

Fuente: Business Insider

No está de más leer:

El fondo Oaktree Capital se hace con las joyas de la corona de Evergrande

¿Cuál es la mejor opción: Comprar una casa o un apartamento?

Florida tendrá la primera subasta de un NFT de bienes raíces en EE. UU.

Suscríbete a nuestro Newsletter