Un nuevo icono arquitectónico: la pasarela peatonal Onda Atlántica

La pasarela tiene un sistema estructural innovador y no común en el mundo de la ingeniería civil.
Los arquitectos desarrollaron un esquema estructural inspirado en la ingeniería naval adoptando un sistema de costillas o cuadernas. Foto: Javier Haddad

La ciudad de Las Palmas de Gran Canaria quiere reconectar la playa de las Canteras con el muelle de Sanapú mediante una pasarela peatonal, con el fin de desarrollar el entorno con fines de uso lúdico y de esparcimiento.

La nueva pasarela conecta peatonalmente dos espacios donde hace menos de un siglo las mareas cruzaban de lado a lado, pero que el desarrollo de la ciudad distanció de manera gradual. En el último tiempo, una vía de alta velocidad las separó por completo.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by onda arquitectura (@ondaarquitectura)

Es así como, la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, una urbe moderna y cosmopolita, ve completado un ambicioso plan de desarrollo por medio un nuevo icono arquitectónico, la pasarela Onda Atlántica. Con una longitud total de 283 metros, la pasarela cubre vanos de hasta 63 metros sin apoyos intermedios.

Su forma serpenteante, resultante de las limitaciones del espacio de apoyo, esquiva la masa vegetal existente y permite una estructura sin juntas de dilatación intermedias.

Su sección en V la hace percibir en ocasiones bidimensional, como una hoja de papel curvada, unos planos curvos que sobrevuelan sin mayor esfuerzo tectónico aparente los espacios públicos inferiores denotando una sorprendente levedad.

Esta sección, que recuerda al casco de un barco, surge en realidad como una necesidad de mitigar la afección acústica de la vía de alta velocidad inferior además de maximizar las vistas sobre ella y aprovechar al máximo la luz natural.

El resultado es un sistema estructural innovador, una sección triangular eficiente y no común en el mundo de la ingeniería civil, capaz de salvar las distancias en curva requeridas además de solventar las necesidades del programa todo dentro de una estética minimalista.

Una “cámara de cine”

Desde el principio, la pasarela se planteó como un gesto único que solucionara todas las necesidades de tránsito peatonal, ciclistas y accesibilidad por medio de una única infraestructura, evitando elementos como escaleras y ascensores auxiliares.

Su recorrido y su sección constante, en cierto modo actúa como una cámara de cine que se mueve y descubre nuevos puntos de vista de la ciudad a modo de plano secuencia. Es por ello por lo que el simple hecho de cruzarla se convierte en una nueva experiencia para el transeúnte.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by onda arquitectura (@ondaarquitectura)

Esta pasarela, que bien podría entenderse como una gran escultura urbana del movimiento land-art, da la sensación de penetrar en el ambiente. La pieza se percibe como un único objeto creando un efecto de continuidad plástica y homogénea. En los apoyos, las dos alas laterales se pliegan y sugieren ser unos brazos que invitan a entrar en ella.

Las dos plazas donde la pasarela desemboca han sido rediseñadas para acomodar esta infraestructura. Por un lado, una plaza fluida que absorbe el tráfico peatonal, diseñada para ser observado sobre la pasarela. La otra plaza, intransitable, reproduce un paisaje volcánico.

Nuevo mirador para la ciudad

Con 3 m de ancho transitable y una pendiente máxima del 6%, la pasarela alcanza una altura máxima de 7,60 m. Su arquitectura la convierte en un nuevo mirador para la ciudad. Además, permite un gálibo mínimo sobre la autovía de 5,50 m, pero que llega a superar los 6 m en algunas secciones.

Los arquitectos desarrollaron un esquema estructural inspirado en la ingeniería naval adoptando un sistema de costillas o cuadernas dispuestas cada 3,2 m que quedan atadas por chapas perimetrales de 10-12 mm.

Las 18 piezas que conforman las estructura final se preparan y se transportan por barco hasta su destino final para ser ensambladas. Alcanzan hasta las 40 toneladas de peso por pieza.

Todos los elementos en la pasarela tienen una función estructural, excepto las barandillas. Una pintura tri-capa de acabado metalizado ayuda a garantizar una protección contra la alta corrosión del entorno marítimo.

No está de más leer:

¿Los robots reemplazarán alguna vez a los arquitectos?

¿Cuánto cuesta un apartamento en el rascacielos residencial más alto de Europa?

Realidad virtual permite previsualizar remodelación antes de la compra