¿Qué es el pavimento solar y cómo ayudará a las ciudades?

La tecnología fotovoltaica pasa a estar plenamente integrada en la arquitectura general de una ciudad.
El pavimento solar es un ejemplo de la búsqueda de la aplicación de los descubrimientos técnicos en pro de las ciudades inteligentes y verdes. Foto: Futuro eléctrico

Antes de responder la primera pregunta. Partimos de la idea de que los paneles solares se diseñan cada vez teniendo más en cuenta la máxima integración dentro de la arquitectura general. El pavimento solar es un claro ejemplo de ello.

Se trata de un conjunto de vidrios de alta tecnología que les permiten generar energía eléctrica, al mismo tiempo que sirven como suelo para las calles y carreteras presentes en las nuevas construcciones o en la reforma de las antiguas.

Es decir, este tipo de pavimento es un ejemplo de la manera en la que la tecnología fotovoltaica pasa a estar plenamente integrada en la arquitectura general de una ciudad, ligando así la funcionalidad, la estética y la productividad.

Puede instalarse en plena sustitución del pavimento solar, en todo tipo de ciudades y construcciones. Cumple su función normal y tradicional pero sumando la posibilidad de integrar la generación de energía eléctrica mediante el aprovechamiento de los rayos solares.

Están pensados para alcanzar la máxima durabilidad posible, de manera que una vez instalados puedan permanecer intactos durante largos periodos de tiempo. Del mismo modo, suelen presentar muy diversos diseños y formas, con tal de poder adaptarse a todo tipo de entornos.

En mayo pasado se instaló el primer pavimento con energía solar de España. Foto: Xataka

¿Por qué el pavimento solar ayuda a lograr ciudades más eficientes?

Las ‘smart cities’ (ciudades eficientes) buscan integrar las últimas tecnologías a la vida en la urbe. Pues bien, precisamente en la búsqueda de esa eficiencia es donde se encuentra la estrecha relación con el pavimento solar.

Si se logra una integración arquitectónica total del pavimento fotovoltaico, se pueden crear superficies acristaladas que, además de servir como cualquier otro material clásico (como el asfalto), añade la posibilidad de generar energía eléctrica de forma continua y totalmente limpia.

De esta forma, toda la energía solar «desperdiciada» pasa a ser tomada por este tipo de pavimento, obteniendo así una cantidad de energía muy grande, sin necesidad de grandes parques fotovoltaicos y ocupar espacios.

Una total expansión de este tipo de pavimento acabaría dando lugar a una autonomía eléctrica total, con los consecuentes ahorros en materia de dinero, energía y, sobre todo, de daño al medio ambiente.

Ejemplos de carreteras solares

EE. UU.

El proyecto Iniegogo tenía la visión de reemplazar el asfalto con paneles solares hexagonales que resistieran el tráfico vehicular. Se formaban en módulos para construir uno o varios carriles de acera o carriles de bicicleta. En 2014, se presentó y en 2016 se inauguró la primera etapa.

No obstante, el proyecto se hundió en 2016 debido a un mal funcionamiento en la lluvia. Se presentaron numerosas roturas en los módulos y el 83% de los paneles están dañados. En 2019 se anunció un segundo proyecto piloto que se instalará en Baltimore, Maryland.

Holanda

En noviembre de 2014, inauguró su primera carretera solar. Es una pista de 70 metros diseñada para bicicletas. El proyecto se sitúa a 25 km de Ámsterdam y produce 70 kWh por metro cuadrado. En sus primeros seis meses, esta carretera solar produjo 3 000 kWh de energía limpia.

En marzo de 2019 se instalaron 150 metros más y se tienen planos de la integración de módulos bifaciales solares.

Francia

En 2016, instaló su carretera solar en Normandía. Fue el primer tramo abierto al público construido en pavimento con paneles solares. Estaba destinado a tráfico pesado, tenía 1 km de largo y 2 mil 280 paneles solares. El costo de la inversión fue de €5 millones.

China

China es un caso de éxito destacable. En 2017 construyó una carretera solar que podía alimentar a 800 viviendas. Tenía una longitud de 2 km y se fabricó con hormigón transparente, paneles solares y una capa de sellado para protegerlo de la humedad.

El tramo se abrió al público en 2018 con 5 mil 875 m² de placas fotovoltaicas. Sin embargo, se presentaron problemas por vandalismo y varios bloques desaparecieron. Aun así, el tramo fue capaz de generar 96 mil kWh de electricidad en tres meses y medio.

Leído en: Idealista / News, Futuro Eléctrico

No está de más leer:

Retail: explota la irrupción de las ‘dark stores’ y ‘dark kitchens’

Transforman una mansión francesa del 1850 en una casa moderna

5 principales alzas y bajas de los materiales de construcción en mayo

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter