La piscina que lleva a una ciudad abandonada a 60 metros de profundidad

Le robó el honor de ser la piscina más profunda al "Pozo más profundo de Polonia", que tiene más de 45 metros.
La atracción submarina permite a los principiantes explorar en un entorno de buceo controlado. Foto: Deep Dive Dubai

Los países árabes vuelven a romper moldes en cuanto a urbanismo y construcción. Pero lejos de pensar en un nuevo rascacielos, lo que han hecho ha sido construir “Deep Dive Dubai”, la piscina de buceo más profunda del mundo.

Tiene 60 metros de profundidad y más de 14 millones de litros de agua dulce, el equivalente a seis piscinas olímpicas. Está perfectamente equipada para bucear.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Deep Dive Dubai (@deepdivedubai)

Esta piscina ofrece la oportunidad de explorar una ciudad abandonada a 60 metros de profundidad tanto a buceadores profesionales como a los más novatos. Le acaba de robar el honor de ser la piscina más profunda al “Pozo más profundo de Polonia“, que tiene más de 45 metros de profundidad.

Es una experiencia única, aunque algo excéntrica, para los amantes del buceo. Tiene cinco docenas de cámaras instaladas para garantizar la seguridad de sus usuarios, y ofrece la posibilidad de jugar al futbolín y otros deportes, con música ligera y ambiental, por supuesto.

“Esta atracción submarina permite a los principiantes explorar en un entorno de buceo controlado. Además, permite nuevas aventuras para buceadores experimentados y buscadores de emociones que quieran profundizar y explorar aún más”, afirman en su web oficial.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Deep Dive Dubai (@deepdivedubai)

Ubicado en Nad Al Sheba, a 15 minutos del centro de Dubai y a 25 minutos del aeropuerto internacional de Dubai, ofrece una amplia variedad de experiencias, desde inmersiones de descubrimiento para principiantes, esnórquel y cursos de buceo, buceo y talleres.

No está de más leer:

Las viviendas en Cuba se derrumban: ¿hay esperanza de reconstruirlas?

Sound Screw, el tornillo que promete reducir el ruido de las viviendas

No quieren subirse al andamio: el problema generacional que atraviesa la construcción