Praga ofrece bicicletas gratuitas para potenciar la movilidad

Las bicicletas pueden ser un elemento ideal para complementar otros servicios de transporte público.
La capital checa cerró acuerdos con empresas como NextBike o Rekola, que desarrollan y operan sistemas públicos de bicicletas compartidas. Foto: Rudy and Peter Skitterians/Pixabay

Praga comenzó a ofrecer a sus residentes usar bicicletas que usualmente se alquilan de forma gratuita. La medida es provisional y busca incentivar la movilidad urbana y hacer el transporte público más dinámico.

El sistema de transportes de una ciudad resulta fundamental hoy en día. Por eso mismo, estas buscan alternativas de movilidad para sus habitantes, es el caso de la nueva iniciativa de la ciudad europea, que ofrecerá a la posibilidad de utilizar bicicletas gratis.

Para lograrlo la capital checa cerró acuerdos con empresas como NextBike o Rekola, que desarrollan y operan sistemas públicos de bicicletas compartidas. De esta forma, han podido integrar estos servicios con el sistema de transporte de Praga y conseguir que el proceso para tomar una bicicleta sea mucho más simple e intuitivo.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Rekola (@rekolaeu)

Adam Scheinherr, concejal de Transportes, lo explicaba así:

“Es muy fácil. Si usas Rekola o Nextbike, conectas la aplicación con tu cuenta Lítačka (la cuenta de transporte público prepago). Si tienes un billete prepago para el transporte público, se conecta inmediatamente y puedes utilizar la bicicleta durante 15 minutos de forma gratuita hasta cuatro veces al día”.

Scheinherr destacó cómo las bicicletas pueden ser un elemento ideal para complementar otros servicios de transporte público y así mejorar las conexiones de Praga.

“Es principalmente para los clientes que tienen billetes prepago anuales o mensuales. Si quieren ser más activos físicamente o si simplemente quieren cambiar. En lugar de ir  en metro, tranvía o autobús, quieren usar una bicicleta, es gratis para ellos”.

En las ciudades al oeste de la República Checa, este servicio gratis de bicicleta suele estar incluido en el transporte público. Así que Praga se inspiró en ellas y ahora tendrá que esperar para saber si a sus ciudadanos les gusta.

El clima de Praga y las bicicletas

Aunque se busca crear una ciudad bien conectada y donde los desplazamientos se realicen de forma eficaz, también existen trabas. En el caso de Praga, tiene un nombre: el clima. Scheinherr se refirió a esto y a si es compatible el uso de bicicletas con la progresiva bajada de temperaturas.

No es fácil elegir el clima ideal para las bicicletas. En verano hace demasiado calor y ahora no tanto. Creo que depende principalmente de cómo te vistas. Creo que si lo usas solo unos pocos kilómetros, el clima no es un problema”, opinó.

Además, se necesita lanzar el servicio cuando hay gente local, cuando no es tiempo de vacaciones y también cuando hay estudiantes en la ciudad. “Así que dejaremos que este servicio funcione durante varios meses y luego veremos”, agregó.

Tal y como afirma Scheinherr, la iniciativa aspira a hacerse permanente. Que termine por serlo o no dependerá del recibimiento que tenga por parte de los usuarios.

Si tiene éxito, comenzaremos a buscar empresas de bicicletas compartidas que puedan ejecutar el servicio de forma permanente. Y luego la ciudad de Praga tendrá un nuevo servicio permanente para las personas que utilizan el transporte público”.

Margen de mejora

El transporte público es la columna vertebral de cualquier sistema de transporte urbano exitoso, por eso Praga apunta en esta dirección.

Si bien la movilidad en la capital checa es, por lo general, bien valorada aún cuenta con margen de mejora.

Por ejemplo, está el caso de Copenhague, la capital de Dinamarca, la cual tiene sistema de movilidad al cual pueden aspirar ciudades en todo el mundo.

C

Múltiples estudios a lo largo de los años alaban la eficiencia de la movilidad en la ciudad: combina una red de transporte público envidiable con un sistema que además incentiva y facilita su uso a través de aplicaciones móviles o un amplio sistema público de alquiler de bicicletas, patinetes y hasta autos eléctricos.

La iniciativa en Praga, por tanto, se mantendrá hasta el final del otoño. Una vez ahí, la ciudad analizará los resultados de la prueba y determinará si amplía el servicio o no.

No está de más leer:

Urbanismo y cine: siete ciudades que aparecen en documentales

Las reglas básicas que debes conocer para decorar tu espacio

15 “pequeñas” cosas que los arquitectos odian de una casa

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter