Los precios del alquiler en EE. UU. se disparan por la inflación

Las rentas han subido de media un 4 % con Phoenix (10,1 %), Tampa (9,6 %), Atlanta (7,6 %) a la cabeza.
Foto: Laura Tancredi / Pexels

Tanto los nuevos contratos de arrendamiento como aquellos que se actualizan con la inflación han visto aumentar sus precios una media del 4 % interanual en 2021, según datos del Departamento de Trabajo de EE. UU., más que el promedio de los años anteriores.

En grandes urbes como en Atlanta o Detroit, las rentas han crecido más de un 7 %, y hasta un 10 % en Phoenix. Según los índices oficiales, el hogar medio estadounidense dedica el 32 % de sus ingresos al pago del alquiler.

El mercado de la vivienda en EE. UU. sigue viviendo el impacto de la pandemia del coronavirus. Se sigue apreciando un cambio de tendencia hacia el cambio de casa a lugares de la periferia de las grandes ciudades o la mudanza a ciudades más pequeñas favorecidos por el teletrabajo y la flexibilidad laboral.

Tanto para la compraventa, como para el alquiler, el inventario de viviendas en estos mercados está sufriendo la presión de la demanda para lograr un nuevo hogar.

Pese al descenso de la actividad, los precios siguen creciendo en los grandes mercados como Nueva York (1,2 %), Los Ángeles (2,5 %), San Francisco (0,6 %) o Washington (1,8 %), aunque a un menor ritmo que la media nacional y que en otras urbes de menor tamaño.

Las ciudades con los principales datos de aumentos, como Phoenix (10,1 %), Tampa (9,6 %), Atlanta (7,6 %) o Detroit (7,2 %), son las que han vivido una mayor demanda de casas por el cambio de tendencia en la preferencia de los ciudadanos.

¿Qué pasará en 2022?

Tanto esta presión de la demanda, como la falta de oferta, y ahora el importante incremento de la inflación está suponiendo la tormenta perfecta para que los precios de los alquileres hayan crecido una media del 4% en 2021. La cifra está por encima del promedio del 3,3 % que se llevaba produciendo en los cinco años anteriores, según los datos publicados por el Departamento de Trabajo del gobierno estadounidense.

Según los índices oficiales, el hogar medio estadounidense tiene que dedicar aproximadamente el 32 % de sus ingresos a pago de la renta del alquiler de su vivienda.

Para 2022, los analistas esperan que los precios del alquiler, tanto para nuevos contratos como para los ya existentes, seguirán creciendo en torno al 5 %. Ese poder de negociación que los propietarios perdieron al comienzo de la pandemia, vuelve a recuperarse dos años después del estallido de la crisis.

Los expertos también avisan de que las medidas de la Reserva Federal para subir los tipos de intereses y reducir así la inflación puede tener un efecto contraproducente en el mercado del alquiler. Muchos inquilinos dejarán de pasar a ser propietarios, lo que ejercerá una presión adicional al mercado de arrendamiento, con un aumento de la demanda unido a una falta de oferta, aseguran.

Para las rentas medias altas, el aumento de los salarios vinculados al IPC podrá ayudar a hacer frente al incremento de los precios del alquiler. Pero existe un problema para aquellas rentas bajas, ya que todo hace indicar que las moratorias a los desalojos establecidas en las primeras fases de la pandemia han comenzado a expirar, y las ayudas directas a los inquilinos que han sufrido la pérdida de ingresos se están agotando.

Otro factor que puede ayudar a rebajar la presión es la construcción de casas nuevas destinadas al alquiler. Según los datos oficiales, se inició la construcción de 1,6 millones de viviendas en 2021, su mayor número desde 2006.

Según el Centro de Estudios de Vivienda de la Universidad de Harvard, los proyectos terminados se están alquilando a un ritmo históricamente rápido.

“Durante el segundo trimestre de 2021, se alquiló el 72 % de las unidades que se concluyeron en los tres meses anteriores, frente al 43 % del primer trimestre de 2020 y superando el 57 % de promedio entre 2014 y 2021. Este rápido ritmo de absorción podría animar a los constructores a seguir construyendo pisos para alquilar, para aliviar parte de la presión sobre la oferta”, concreta el estudio.

Con información de: Bloomberg

No está de más leer:

El fenómeno «vivienda 3 en 1»: residencia habitual, ocio y oficina

Olmos de Cayalá: complejo habitacional de 68 apartamentos y tres penthouses

Ranking de las ciudades europeas preferidas por los inversores inmobiliarios en 2022

Suscríbete a nuestro Newsletter