Los retrasos en los envíos convirtieron un producto de moda a los muebles usados

Los padres de la novia estaban encantados de anunciar que después de muchos comienzos en falso relacionados con el covid-19, su hija finalmente estaba lista para casarse. Tenían una fecha, una lista de invitados íntima y un vestido de novia. Solo había un problema: las sillas.

Sasha Adler, la diseñadora de interiores que decoró la casa de Los Ángeles antes de la fiesta de noviembre de 2021, había pedido 14 sillas de comedor con respaldo festoneado a la medida hace un año. El vendedor dijo que se entregarían en unos cuatro meses, en mayo. Que luego cambió a junio. Luego, julio dio la vuelta y todavía no había sillas. Retrasos en el envío, logística, covid, covid, bla, bla, dijo el vendedor.

A fines de agosto, a Adler se le ocurrió un plan B audaz: comprar un juego de exquisitas sillas antiguas Luis XVI en el mercado vintage en línea Chairish. No eran perfectos: los asientos de las sillas necesitaban tapicería nueva. Pero en el mundo caótico de hoy en día, desafiado por la cadena de suministro, comprar vintage y modificarlo es lo más cerca que vamos a estar de una gratificación casi instantánea.

«Realmente, ¿qué otra opción hay en estos días?», se preguntó Adler, quien envió las sillas a un tapicero, las volvió a cubrir con cuero milagrosamente disponible y las entregó a los clientes unas semanas antes de la celebración.

La diseñadora de interiores Shannon Eddings recuperó una silla giratoria de Craigslist y el sofá de su abuela. FOTO: MOLLY CULVER

En resumen, lo antiguo es la última tendencia en diseño de interiores. Después de un año de meses de espera sin precedentes por muebles nuevos, los propietarios de viviendas y los profesionales están recurriendo a muebles de segunda mano y antiguos.

“Los muebles de segunda mano se están convirtiendo en la corriente principal”, dijo el banquero de inversión de la industria del mueble, Timothy Stump.

Señaló que se prevé que el mercado estadounidense de artículos para el hogar y muebles usados ​​crezca un 38 % para 2025, desde los US$17.050 millones del año pasado a US$23.560 millones, según Statista.

“Si a las personas se les dice que tienen que esperar 30 semanas por un sofá nuevo, buscan las opciones disponibles”. Y luego siempre está tu propio ático.

El auge de la elegancia de segunda mano

“Buscando un pequeño gabinete para poner en mi pasillo y viendo los retrasos en el envío, recordé que tenía un viejo fregadero seco que había estado en la casa de mi infancia”, dijo la propietaria Sierra Hartley, que vive en Medfield, Massachusetts.

“Lo pinté exactamente del color que quería, tomó alrededor de cuatro horas, y ahora tengo esta pieza en mi casa que tiene una historia”.

Lo que alimenta la popularidad de las compras de segunda mano es la conciencia de cuántos muebles se desechan cada año: 12 millones de toneladas en 2018, según la Agencia de Protección Ambiental.

“La gente me está trayendo cosas que en años pasados ​​habrían ido al basurero”, dijo el restaurador de muebles Paul Casaccio de Paint and Rehab Designs en Nutley, N.J. Recientemente renovó una mesa de comedor destartalada para los vecinos. “Es madera maciza y, después de desmontarla, tenía una veta hermosa”.

La firma de diseño de interiores McGrath II siempre ha favorecido la compra de muebles antiguos y antiguos para proyectos como este comedor. Foto: Leer McKendree / JBSA

El auge de la elegancia de segunda mano, que coincide con el ascenso del llamado estilo grandmillenial que está convirtiendo rápidamente a «desaliñado» en sinónimo de «a la moda». También creó un enfoque nuevo y relajado para la decoración.

“Es casi extraño cómo la gente está rompiendo todas las reglas que solíamos tener. Mezclando antigüedades con cosas modernas, poniendo cosas del siglo XVIII en la misma habitación con cosas de 1950”, dijo Al Ruschmeyer, diseñador de interiores. “Para una amiga que era comerciante de arte, combiné su arte moderno con una silla victoriana y un osito de peluche”.

El sitio de muebles antiguos Chairish, que registró un crecimiento de ingresos interanual del 54 % en 2021, ha visto un aumento en las ventas de alfombras Art Deco chinas en tonos joya, sillones tapizados con flores nostálgicas y escritorios con tapa enrollable. “La gente está interesada en la calidez que brindan esas piezas”, dijo la cofundadora Anna Brockway.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Chairish (@chairishco)

El negocio está en auge para los tapiceros

Los compradores que intentan eludir los retrasos en los envíos también buscan piezas contemporáneas casi nuevas, a menudo todavía en producción, que se encuentran en sitios de reventa como AptDeco, Kaiyo e incluso Facebook Marketplace.

Por ejemplo, Kaiyo, en la ciudad de Nueva York, promete entregar un sofá RH Maxwell “poco usado” (US$2.100) en tan solo dos días a los estados del noreste. La entrega esperada de una nueva versión (desde US$3.695) es entre el 23 de junio y el 22 de julio.

Aunque los muebles de segunda mano ​​pueden ser una solución rápida, incluso con la escasez de conductores de camiones, la mayoría de las piezas se pueden entregar a nivel nacional en semanas, los diseñadores, tapiceros y restauradores advierten que no siempre es menos costoso.

Es una situación pieza por pieza. Tengo un cliente que necesita una mesa de comedor más grande y quiere reutilizar las patas ornamentadas de la mesa y obtener un nuevo tablero personalizado, que costará más que comprar una mesa nueva”, dijo Tina Ramchandani, diseñadora de interiores en Nueva York. “Pero para un cliente diferente, volvimos a tapizar la cabecera y los rieles laterales, y el costo resultó ser más económico que una cama nueva”.

Gracias a los diseñadores y propietarios de viviendas que están comprando sofás, sillones y divanes antiguos, el negocio está en auge para los tapiceros del país. “Tengo una lista de espera de seis meses”, dijo Rachel Fletcher de Knox Upholstery en Knoxville, Tennessee, y presidenta de la Asociación Nacional de Tapicería. “Cuando llegó el Covid-19, todos pensamos que cerraríamos. En cambio, me estoy expandiendo fuera de mi casa a un espacio comercial. Mis perros me extrañarán”.

Los costos de retapizado varían ampliamente. Los extras como cabezas de clavos, ribetes, botones, flecos y múltiples cojines se suman.

“Si compra un sofá vintage o antiguo, la tapicería nueva probablemente cueste la mitad del precio de compra”, dijo Lauren McGrath, diseñadora de interiores de Greenwich. “La regla es válida para una silla completamente tapizada, como un ala trasera”.

Verificar costos de envío

No espere la perfección al comprar muebles de segunda mano, dijo Chloe Kalk, diseñadora de interiores en Los Ángeles: «Es un poco más arriesgado porque puede necesitar un tornillo o un sellador o incluso la ayuda de un personal de mantenimiento».

Pero al final puedes decir: ‘Soy el único en el mundo que tiene esta mesa de centro francesa de los años 30’.

Los compradores también deben verificar los costos de envío antes de hacer clic para comprar. Los envíos internacionales son mucho más desafiantes que hace un año, tanto por los retrasos como por el aumento de los gastos, dijo Ray Allegrezza, director ejecutivo de la Asociación Internacional de Representantes de Muebles para el Hogar en High Point.

“Existe un número récord de barcos esperando amarres en los puertos y el costo de un contenedor de transporte que hace un año era de US$2.000 ahora supera los US$20.000”, indicó.

Muebles con historias humanas

¿Lo más demandado? Mobiliario que puede remodelar para un nuevo propósito: medias lunas como escritorios, tocadores convertidos en mesas de consola.

“Estas cosas pueden haber durado un siglo o más, [y] de repente están cobrando otra vida”, dijo Anthony Barzilay Freund, director editorial de 1stDibs, donde las ventas de tocadores aumentaron más del 35 % en 2021.

También disfrutan de un renacimiento las marcas de «muebles marrones» de madera maciza del siglo XX fabricadas en los EE. UU. y conocidas por siluetas en estilos tradicionales.

En Kaiyo, los precios de Drexel Heritage y Ethan Allen aumentaron un 13,8 % y un 9,9 % respectivamente el año pasado, dijo el fundador Alpay Koralturk. «Tiene sentido. Son marcas antiguas, con muchos productos de alta calidad, y ahora la gente está dispuesta a mezclar y combinar cualquier cosa».

Los compradores también están adquiriendo armarios antiguos independientes y tocadores pequeños para usar en lugar de gabinetes de cocina personalizados.

“Tengo un proyecto de cocina en el que un cliente tiene un espacio para guardar tartas que construyó su abuelo. Su reacción inicial fue ‘No encaja con lo que estamos haciendo y me voy a deshacer de él'», dijo Tabitha Mahaffey, diseñadora deTexas. «Pero tuvimos una discusión: ‘Está justo aquí ahora, ¿qué pasa si lo pintamos y le ponemos hardware nuevo?’ Y ahora funciona en el espacio».

El año ha hecho que muchos compradores aprecien las historias humanas detrás de sus muebles nuevos y viejos. Considere la experiencia de Shannon Eddings, una diseñadora en Austin, Texas, que quería una silla giratoria económica para su sala de estar.

“Encontré la silla perfecta de la década de 1980 en Craigslist y quería volver a cubrirla con una tela de tablero de ajedrez que me encantara”, dijo Eddings. Cuando fue a sellar el trato, encontró que, la silla era de mi vecino dos puertas más abajo.

Con licencia de nuestro socio WSJ.

Este artículo fue traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

Los «Crypto Kings» son lo más nuevo y codiciado de la industria de bienes raíces

Alquilan oficinas gracias a incentivos en efectivo y meses de alquiler gratis

Cómo llenar de arte una casa sin que parezca un museo

Suscríbete a nuestro Newsletter