El puente Ruyi, la última joya arquitectónica de China

El Puente Ruyi, está ubicado en el área escénica de Shenxianju, ciudad de Taizhou, provincia de Zhejiang. Foto: Radio Internacional de China en Español

Durante los últimos años, China ha destacado, arquitectónicamente hablando, por la construcción de estructuras colosales que parecen sacadas de películas de ciencia ficción. Y su último puente, el Ruyi, no es para menos.

Se trata del puente Ruyi, en Taizhou, provincia de Zhejiang, al este de China. Es tan espectacular que, incluso, en un primer momento, se creyó que podía ser una imagen hecha por ordenador.

Esta proeza de la ingeniería se comenzó a construir en 2017. Sus obras finalizaron en septiembre de 2020 y, desde entonces, no ha parado de acoger visitantes.

A pesar del coronavirus, se estima que más de 200 mil personas ya han recorrido su estructura. Estas cifras destacan el potencial turístico de la construcción, que está lejos de cualquier cosa que se haya hecho antes, en cuanto a diseño.

El puente, cuya forma recuerda a la del ADN, tiene una longitud de 100 metros y se eleva sobre 140 metros de altura, en una zona que destaca por su belleza paisajística.

Respecto a su estructura, está compuesta por tres puentes ondulantes no aptos para personas que sufran vértigo.

Cabe destacar que, un puente más pequeño de suelo de vidrio une los dos apéndices laterales. Desde ahí, si uno mira hacia abajo, se tiene la misma sensación de estar volando.

China se ha convertido en una parada obligatoria para aquellos enamorados de la arquitectura imposible. Foto: Weibo

Inspirado en el ruyi

El puente Ruyi lo diseñó He Yunchang, experto en estructuras de acero que formó parte del equipo encargado del estadio principal de los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008.

Como ya se dijo antes, su diseño recuerda a la típica imagen del ADN, pero, en realidad, está inspirado en el ruyi: un cetro ornamental y ondulado de jade que en el folclore chino simboliza la buena suerte.

Aunque este puente es increíble, lejos está del tamaño del puente de cristal más largo del mundo, ubicado también en China, en la provincia de Guangdong. Tiene una longitud de 526,14 metros y está suspendido a una altitud de 201 metros.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

El Empire State cumple 90 años como emblema de Nueva York

3 de mayo: el Día del Albañil y su vínculo con la Santa Cruz

Lo último imprescindible para los ricos: árboles de trofeo

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter