Quién está cerca y del otro lado de la calle se convirtió en lo más importante

Antes del covid-19, Masood Qazi, no pasaba mucho tiempo en su vecindario de San José, California. Se fue a trabajar a Qualcomm, su esposa, Kumarasamy, se trasladó a su oficina en Amazon, y su hijo de 3 años y medio asistió a la guardería Los fines de semana, la familia realizaba excursiones por alguna calle en el Área de la Bahía.

Pero una vez que ambos padres comenzaron a trabajar desde casa y su hijo ya no estaba en la guardería, Qazi comenzó a prestar más atención a la molesta sensación de que no vivían en el lugar correcto. No habían hecho muchos amigos, a pesar de que llevaban allí seis años.

Durante el verano, la pareja comenzó a buscar en Bernal Heights, un vecindario en San Francisco que habían investigado que tenía una comunidad unida donde la gente organizaba fiestas callejeras y socialmente distanciadas. Empezaron a pasar el rato allí durante unas horas todos los fines de semana, llevando a su perro a pasear e ir a los parques.

«Nos sentimos cómodos allí», dice Qazi, de 36 años. Él y su esposa compraron una casa de tres dormitorios y dos baños en Bernal Heights por US$1.9 millones, a pesar de que su casa antigua era más grande, tenía un mejor patio y estaba más cerca de sus oficinas. “El Covid– 19 cambió nuestra concepción sobre la casa y el vecindario”, dice.

Conocer mejor al vecino

Desde la pandemia, los agentes inmobiliarios han notado un cambio en la forma en que las personas compran. Los vecinos se han convertido en un factor más importante, señalan. Las escuelas remotas significan que los vecindarios pueden estar llenos de niños que juegan. Eso es genial para familias con niños, pero tal vez no tanto para familias con nidos vacíos.

El ruido es aún más importante para las personas que han pasado a trabajar desde casa, especialmente si se trata de un proyecto en construcción o un gallo cantando. El café espontáneo con el compañero de trabajo en el cubículo contiguo ha sido reemplazado por una caminata afuera y una charla con el vecino.

Una encuesta reciente del mercado de mejoras para el hogar en línea, Betternet, dice que entre 2 mil 500 estadounidenses mostró que el 69% de ellos ha llegado a conocer mejor a sus vecinos durante la pandemia. El 65% se ha esforzado por ser más amigable de lo habitual.

El 57% dice que los vecinos han ayudado a llenar el vacío de visitar a amigos y familiares. El 54% dice que ha tenido al menos una reunión socialmente distanciada con vecinos. Por su parte, el 67% ha ofrecido algún tipo de ayuda a sus vecinos y el 62% dice haber recibido la misma oferta a cambio.

Sentirse parte de una comunidad

Qazi y Kumarasamy habían leído que Bernal Heights tenía una comunidad muy unida. Para tener una idea de eso, la pareja comenzó a pasar el rato allí durante unas horas todos los fines de semana.

Las ventas de viviendas existentes aumentaron un 4.3% de septiembre a octubre. Las ventas de octubre marcaron un aumento del 26.6% respecto al año anterior. Según una encuesta del Pew Research Center realizada en junio, alrededor de uno de cada cinco adultos en los EE. UU. cambió de residencia debido a la pandemia o conoce a alguien que lo hizo.

“Mucha gente no puede soportar el lugar donde vive ahora. Quieren sentirse parte de una comunidad, dice Helen Pederslie, agente de Realogics Sotheby’s International Realty.

Conocer un vecindario no es tan fácil como preguntarle a un agente. La Ley de Equidad de Vivienda, aprobada en 1968 como parte de la Ley de Derechos Civiles, prohíbe la discriminación en la vivienda por motivos de raza, religión y otros factores.

Eso significa que los agentes no pueden dar a los clientes ninguna información sobre la raza, religión, orientación sexual, discapacidad o estado familiar de los vecinos, según Kris Gomez, corredor de bienes raíces. Entonces, si los compradores quieren aprender acerca de los vecinos, la mejor manera es hablar con ellos.

«Se sorprendería de lo sinceros que pueden ser los vecinos», dice Dana Bull de Sagan Harborside Sotheby’s International Realty. Ella anima a sus clientes a escribir cartas y correos electrónicos a los vecinos para hacer preguntas antes de comprar algo.

También sugiere que se unan a los grupos de vecinos de Facebook, donde las publicaciones de los miembros ofrecen pistas sobre las preocupaciones de los vecinos, lo que pasa en la calle o que consulten la imagen de Google para ver si hay camas elásticas o piscinas en las casas cercanas, o cualquier otra cosa digna de mención.

“Siempre les damos los nombres de las personas con las que hablar”, dice Jennifer Burden, fundadora y corredora asociada de Legacy Real Estate.

Quién está al otro lado de la calle

Joe Platzner y Michelle Banks compraron una casa en Kirkland, Washington, en octubre por US$1.1 millones. Construida en 2017, la casa es parte de un desarrollo que incluye un granero común, espacio de almacenamiento, patios y una asociación de propietarios.

Taylor Bigley pasó un tiempo caminando y hablando con la gente del vecindario de Greenville, Carolina del Sur, donde estaba interesada en comprar una casa. Luego se enteró de que su supervisor vivía al otro lado de la calle de la casa que estaba mirando. Eso cerró el trato. Se ven todo el tiempo, tanto para conferencias de trabajo como los fines de semana con sus hijos.

“Depender de quién está cerca se convirtió en lo más importante de la pandemia”, dice la ejecutiva de marketing de 32 años, que compró su casa en septiembre. «Lo que importa es con quién vives, quién está al otro lado de la calle».

Fuente: The Wall Street Journal©, uso exclusivo para República Inmobiliaria.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Extranjeros rechazan Londres y París como mejores ciudades para trabajar

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter