Cómo renovar espacios interiores con un presupuesto limitado

Actualizar un espacio no significa gastar todos tus ahorros, y gastar menos no significa un trabajo de baja calidad.
El diseño espacial de una habitación debe contar una historia, tu historia, de cómo circulas por el espacio y cuáles son tus preferencias. Imagen: © Alexandre Disaro

Quizás una de las frases más comunes que vas a escuchar cuando se hable de renovaciones interiores es “lo que se planea gastar, duplícalo, y duplica también el tiempo”. Las renovaciones, sin importar el tamaño, pueden llevar mucho tiempo y ser costosas, en especial cuando surgen cambios inesperados en el último minuto.

Sin embargo, a menudo nos encontramos con situaciones en las que el diseño interior ya no es eficiente o sentimos que el diseño interior está un poco desactualizado y es hora de un cambio.

Darle una actualización al espacio no significa gastar todos tus ahorros, y gastar menos no significa un trabajo de baja calidad. Desde hacer el trabajo de construcción uno mismo, hasta dar a los muebles funciones nuevas. Hay diferentes formas en que puedes renovar los espacios interiores residenciales y comerciales sin gastar mucho dinero.

“Hazlo tú mismo”

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Msh déco (@mshdeco)

Optar por un enfoque de “hazlo tú mismo” podría ser una de las formas más fáciles y divertidas de ahorrar dinero en renovaciones interiores. Si bien la contratación de expertos garantiza un acabado ideal en términos de calidad y tiempo, sus tarifas se pueden ahorrar o invertir en otras partes del proyecto.

Una vez que decidas optar por este enfoque, acondiciona tu espacio de trabajo en un ambiente de la casa, pide prestadas herramientas para evitar gastar en algo que no utilizarás con frecuencia.

Piense en lo local y revisa los materiales disponibles en tu zona, como madera, tejas, piedras, ladrillos o bambú. Las opciones económicas a menudo se encuentran no muy lejos de casa, así que pregunta e investiga antes de comenzar el proyecto.

Remover

Puede que no siempre parezca tan obvio, pero una habitación rodeada por una gran cantidad de muebles y accesorios da una sensación abrumadora en los interiores. Esto indica que es hora de despejar el espacio y quitar muebles o piezas de decoración que no agregan valor.

Lo mismo podría aplicarse a las paredes, elimina aquellas no hagan una función de carga, siempre que sea posible. Asegúrate de qué tipo de muro retiras, aquí sí o sí, pide ayuda de un experto para evitar un desastre estructural.

Quitar paredes que precisará remover pintura existente y optar por un aspecto industrial puede ahorrar mucho dinero. Sin embargo, tenga en cuenta que las paredes expuestas se utilizan mejor en el interior en lugar de exteriores o fachadas.

Repintar

Una nueva capa de pintura es una de las formas más económicas y efectivas de cambiar el aspecto de los interiores. Las primeras superficies que se deben considerar repintar son las paredes y los techos.

Cambiar el color de los gabinetes, las puertas o los marcos de las ventanas también puede cambiar en gran medida la identidad visual del espacio.

En cuanto a los muebles, volver a pintar las sillas puede costar mucho menos que comprar unas nuevas, especialmente si todavía están en buen estado y diseño atemporal.

Otro elemento de diseño que se puede volver a pintar es la pastina de los pisos. Además, las encimeras de la cocina se pueden remodelar por completo pintando la superficie con imprimación y luego secando con esponjas para crear un acabado falso de granito o mármol. Luego, se cubre con una capa superior para protegerlas del calor y los químicos de limpieza.

Aunque renovar las encimeras puede no ser barato, lo más probable es que cueste menos que pedir una encimera de mármol nueva.

Reciclar

Uno de los consejos más importantes para renovar dentro de un presupuesto limitado es trabajar con lo que se tiene. Sin embargo, hay ocasiones en las que comprar un objeto nuevo cuesta mucho menos que renovar, asegúrate de investigar lo que está disponible en el mercado y sus precios.

En segundo lugar, no tires nada todavía: cada artículo tiene el potencial de renacer en algo nuevo, por lo que la mejor manera de ahorrar dinero es trabajar con lo que tienes. Si no tienes muebles que se puedan reutilizar, puede encontrar muchos artículos con potencial en tiendas de segunda mano o ventas de garaje.

También puede adoptar el principio de “la forma sigue a la función” modificando el diseño de un mueble y dándole una función nueva basada en su apariencia.

Reemplazar

El bajo presupuesto a menudo indica “repintar en lugar de reemplazar”, pero en algunos casos, el reemplazo es el camino a seguir.

Antes de comenzar, investiga y compara sobre los diferentes tipos de materiales o acabados disponibles. Considera materiales “sombra” como el aluminio para el acero inoxidable, el vidrio para el acrílico, y la madera de fresno blanca teñida de rojo para el roble rojo.

Las tomas de corriente a menudo se ignoran cuando se trata de renovaciones. Sin embargo, estos pequeños accesorios pueden tener un gran impacto en la forma en que el espacio se une visualmente. De manera similar, las perillas de puertas y gabinetes pueden parecer un detalle de diseño menor, pero son capaces de marcar una gran diferencia de diseño una vez que se cambian.

Reorganizar

Reorganiza el diseño de los muebles pensando en elevaciones, no solo en planos. El diseño espacial de una habitación debe contar una historia, tu historia, de cómo circulas por el espacio y cuáles son tus preferencias.

En lugar de comprar cortinas opacas, cambia la orientación de tu cama, de espaldas a una ventana del este.

Otro consejo importante es: no reubicar ningún aparato sanitario a menos que sea necesario. Cualquier trabajo de plomería o electricidad requerirá la ayuda de un profesional, algo que podría ser costoso. Piense en estos accesorios como equipamientos inamovibles y trabaje alrededor de ellos.

Agregar

Las renovaciones también podrían incluir la realización de adiciones al espacio en los interiores. En las cocinas, agregar un salpicadero detrás del fregadero y las encimeras puede cambiar la identidad y la sensación del espacio.

Si bien hay muchas opciones de mosaicos asequibles, hay muchas opciones de placa para salpicaduras económicas disponibles para elegir, como mosaicos, mosaicos de vinilo para despegar y pegar, papel tapiz impermeable, paneles de madera barnizados, vidrios polarizados y ladrillos.

Puedes agregar muros hechos de materiales livianos y de bajo costo como bambú, madera contrachapada, cubos de vidrio huecos, materiales que son fáciles de trabajar y montar.

Y finalmente, en lugar de quitar el piso existente y reemplazarlo con material nuevo, cubre las superficies con una solución de piso despegable, un material práctico, asequible y duradero que no requiere el uso de pastina o herramientas especiales.

No está de más leer:

La hazaña de la ingeniería moderna que significó desplazar el Indiana Bell Building en 1930

7 consejos imperdibles al comprar una propiedad para rentar

Esto se necesita para alquilar un piso o un apartamento en Barcelona

Suscríbete a nuestro Newsletter