Las reuniones virtuales facilitan conexión con diseñadores de interiores

Molly Lansing no se llevó bien con un diseñador local que contrató para su casa en Hailey, Idaho. De todos los diseñadores posibles, por lo que llamó a otro, ubicado a 3 mil 798 kilómetros de distancia. Era Courtney Sempliner, una diseñadora de interiores con sede en Port Washington, NY.

Lansing sintió que Sempliner podría darle a su casa de 1997 de cinco habitaciones recién comprada un aspecto fresco. “Queríamos un ambiente de Hamptons-Meet-Scandinavian”, dijo.

Molly y Kurt Lansing con sus hijas, Magnolia y Louisa, en su casa de Hailey, Idaho. Foto: FOTOS: TODD MEIER / WSJ

Lansing, que vive con su esposo, Kurt Lansing, y sus dos hijas pequeñas, optó por materiales duraderos y muebles aerodinámicos. En ese sentido, se dirigió a Sempliner en busca de consejos sobre dónde derrochar y dónde recortar gastos.

“Funcionó muy bien”, dijo Lansing, quien asistió a la universidad con Sempliner y siguió su carrera de cerca.

Los propietarios de viviendas que viven lejos de los centros de diseño urbano, o los diseñadores de interiores, se están tomando el tiempo y el esfuerzo extra para salvar la brecha de la distancia.

Renovación en un lado / hecho en otro

El comedor de la casa de los Lansing fue decorada por Courtney Sempliner, una diseñadora de interiores con sede en Port Washington, NY. Foto: TODD MEIER / WSJ

La casa de los Lansing está construida en la ladera y tiene vistas a la montaña. El comedor de la casa lo decoró Sempliner.

“No quieren vivir sin estilo. Están dispuestos a hacer la inversión necesaria para contratar a alguien con una visión global“, dice Carrie Livingston, quien trabajó con clientes como Ralph Lauren y Gwyneth Paltrow.

Los diseñadores, que tienden a las relaciones tradicionales en persona, todavía trabajan con sus clientes. Construyen una relación al agregar videollamadas y enviar muestras de tela. La mayoría no se reúne cara a cara hasta la fase de instalación. Todos los gastos de viaje se agregan a la factura final.

Una casa en Columbus, Ohio, decorada por Carrie Livingston, una diseñadora con sede en Los Ángeles. Foto: RYAN KURTZ / WSJ

De alguna manera, el covid-19 ha hecho que incluso los diseñadores más buscados sean más solicitados a través de las fronteras estatales.

Joie LaFrentz contrató a Julia Buckingham con sede en Scottsdale para actualizar su casa victoriana en Decorah, Iowa.

LaFrentz pasó meses buscando a alguien que convirtiera su casa de 836,1 m² en accesible para una familia joven y en crecimiento. Al principio, recurrió a diseñadores en la cercana Des Moines, pero no satisfacían sus necesidades.

Joie LaFrentz contrató a la diseñadora Julia Buckingham con sede en Scottsdale para actualizar su casa victoriana en Decorah, Iowa. Foto: SIMONE LUECK / WSJ

Compró su casa de cinco dormitorios y cuatro baños por US$650 mil en 2011 y completó la renovación y el diseño en 2015. Recientemente, transformó la cochera de 1896 en su propiedad en una habitación familiar. LaFrentz se negó a dar los costos de las renovaciones.

Trabajando en Iowa desde Arizona

La casa de finales de la década de 1890 tardó tres años en renovarse. SIMONE LUECK / WSJ

Con Buckingham también viajando desde Chicago durante todo el proceso, la casa victoriana, todavía tiene detalles antiguos.

La propiedad también tiene una cochera, recientemente renovada en una habitación familiar adicional. El comedor formal incluye muebles empotrados originales de madera de cerezo. El baño principal incluye una tina de cobre niquelado, una lámpara de araña de eslabones de cadena y un piso de mármol con detalles de latón.

La cocina de Joie LaFrentz posee una encimera de nogal. Buckingham trabajó con ella para actualizar su casa. La profesional conservó las características originales de la casa de LaFrentz, incluida la restauración de sus ventanas históricas. Pero también iluminó los espacios formales para hacerlos más accesibles a la familia de seis.

“Necesitábamos un lugar para criar a cuatro niños que no fuera estirado ni pretencioso”, dice LaFrentz.

Buckingham dice que está recibiendo más solicitudes de viviendas en las zonas rurales del país, incluido el Medio Oeste. Muchos de sus clientes son figuras del deporte que buscan crear hogares sofisticados. A menudo, conocen su trabajo y están dispuestos a pagar para llevarla en avión durante todo el proceso, agrega. 

Diseñadora de Nueva York actualiza casa en Florida

Evelyn Politzer recurrió a la arquitecta y diseñadora Elizabeth Steimberg para que la ayudara a modernizar su hogar en Pinecrest, Florida.

Politzer buscó a alguien que atenuara el estilo mediterráneo de la casa deshaciéndose del hierro, los pisos de mármol y las paredes oscuras. Las dos hablaron por teléfono y se enviaron bocetos por correo electrónico.

Evelyn Politzer, a la izquierda, trabajó con la arquitecta y diseñadora de Nueva York Elizabeth Steimberg para actualizar su casa en Florida. Foto: MARY BETH KOETH / WSJ

“Todo era brumoso y pesado”, recuerda Steimberg sobre la casa. La diseñadora elevó la altura del techo en toda la casa y abrió las áreas de estar cerradas para cambiar la apariencia. “Como diseñador, lo estaba iluminando”.

Politzer, una conocida de Steimberg (se conocieron en su juventud cuando vivían en Sudamérica) trabajó de cerca con la diseñadora debido a las piezas de arte que quería incorporar.

Trabajaron en conjunto para mostrar el arte de Politzer en toda la casa. Politzer, una artista plástica, buscó el consejo de la diseñadora sobre cómo llenar la casa con materiales sostenibles.

El punto focal, con la bendición de Steimberg, es un artefacto de iluminación multicolor que se tejió para la sala de estar de doble altura.

“Me senté durante unos dos meses para tejerlo a mano”, dijo Politzer, quien pagó US$450 mil por la renovación de su casa de US$2,63 millones.

Casa en Filadelfia, diseñadora en Texas

El amor por la mezcla de patrones atrajo a Tamar Preminger, una cardióloga pediátrica que se mudó a Filadelfia, a la diseñadora Amity Worrel, que tiene su sede en Austin, Texas.

Preminger sintió que el estilo de la diseñadora imitaba al suyo y quedó impresionada por la experiencia de Worrel trabajando con los diseñadores Jeffrey Bilhuber y Tom Scheerer, en Nueva York. Ella se negó a compartir los costos.

Durante el proceso de un año, Preminger se sorprendió de lo fácil que fue para la diseñadora captar detalles a través de las fotos que envió.

“Poder elegir colores de pintura a distancia es algo asombroso”, dijo Preminger. “Hicimos clic”, agregó. 

Para Worrel, la casa de Filadelfia, con pisos de pino originales, seis chimeneas y una bodega en el sótano, fue un cambio de las casas de nueva construcción cerca de Austin, donde viven muchos de sus clientes locales.

Es muy divertido trabajar en una lengua vernácula diferente en una ciudad diferente”, señaló.

¿El resultado? Una cocina de color verde bosque, papel tapiz floral audaz en los baños y un refugio de vidrio en el solárium del segundo piso con sillones de muselina color crema tapizados de manera idéntica.

Con licencia de nuestro socio WSJ.

Este artículo fue traducido del inglés por Noris Argotte.

Te recomendamos leer este artículo exclusivo de WSJ en República Inmobiliaria:

El nuevo propósito de las puertas subastadas del hotel Chelsea

Suscríbete a nuestro Newsletter