¿Los robots reemplazarán alguna vez a los arquitectos?

Es intimidante ver que los trabajos en otras industrias están siendo reemplazados por la tecnología.
Algunos científicos predicen que, durante los próximos 50 años, gran parte del trabajo serpa reemplazado por la tecnología.

Arquitectura y automatización son dos conceptos que en la era moderna del diseño y los avances tecnológicos van de la mano, ¿o no? Por un lado, existe un ligero temor a que «los robots sustituyan a los arquitectos», haciendo que la profesión sea más automatizada y menos creativa.

Por otro lado, la tecnología logró que la práctica de la arquitectura sea más eficiente, en términos de proceso y costo. ¿Hasta dónde nos llevará la tecnología? ¿El trabajo de los arquitectos será reemplazado por la tecnología? La respuesta corta probablemente sea no.

Como arquitectos y diseñadores, es intimidante ver que los trabajos en otras industrias están siendo reemplazados lentamente por la tecnología. Las agencias de viajes cayeron derrotadas durante mucho tiempo por el auge de los sitios web de viajes e incluso los cocineros de comida rápida se enfrentan a la competencia de los robots.

Algunos científicos predicen que, durante los próximos 50 años, gran parte del trabajo que hacemos hoy se reemplazará por la tecnología.

Si bien varios software hacen que el trabajo diario de los arquitectos sea más preciso y las diferentes formas de robótica realizan tareas repetitivas en la construcción, hay una multitud de aspectos que los humanos aportan al diseño y que no pueden ser hechos ​​por las computadoras.

¿Cuánta probabilidad hay de una automatización?

Los datos de la Oficina de Estadísticas de EE. UU. muestran que la cantidad de personas que trabajan como arquitectos aumentó en las últimas tres décadas, y la cantidad de modeladores (una habilidad que ha visto una competencia creciente de los modelos BIM y las herramientas de AutoDesk) se ha mantenido estancada.

Incluso con los altibajos de la susceptibilidad económica que enfrenta la profesión, la demanda de trabajos de arquitectura aumenta. La tecnología aún tiene que encontrar una manera de reemplazar incluso a un pequeño porcentaje de los arquitectos en la actualidad.

La Universidad de Oxford también publicó un estudio sobre qué profesiones tienen más y menos probabilidades de automatizarse en el futuro. Afortunadamente, la arquitectura tiene menos del 2% de posibilidades de automatizarse en comparación con otras profesiones como tele mercadeo, alcantarillado y suscriptores de seguros, que enfrentan un 99% de posibilidades automatizarse en los próximos 10 años.

La razón por la que la arquitectura no se automatizará es por las habilidades humanas que requiere el trabajo, como reuniones con clientes, consultores y la intensa colaboración que implica cada proyecto.

Inteligencia emocional de los arquitectos

También está el aspecto sentimental, que las máquinas no pueden registrar.

Cuando un cliente está contento, cuando un contratista no está de acuerdo con una decisión o cuando hay una discusión sobre un pago, todo esto requiere un nivel de inteligencia emocional y la necesidad de pensar y reaccionar en tiempo real.

Si bien las herramientas digitales ayudan a los arquitectos, solo ayudan a resolver una pequeña pieza del rompecabezas, que involucra la profesión de arquitecto.

© Mike Lyrenmann

Lo que realmente establece el límite cuando se considera si un trabajo puede automatizarse es medir qué parte del proceso es repetitivo y autónomo, y cuánto requiere un enfoque dinámico y multidisciplinario.

Hasta que las computadoras puedan automatizar la creatividad y replicar el toque del arquitecto, nuestro trabajo seguirá siendo necesario.

No está de más leer:

¿Cuánto cuesta un apartamento en el rascacielos residencial más alto de Europa?

El teletrabajo aumenta la oferta de ciudades de EE. UU. que ofrecen incentivos

Cablebús: todo sobre la nueva movilidad en la Ciudad de México

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter