El salario mínimo no alcanza para pagar el alquiler en ningún lugar de EE. UU

Con los US$7,25 por hora solo se puede pagar un alquiler de una habitación en el 7% de los condados.
El informe 'Out of Reach' documenta la brecha entre los salarios de los inquilinos y el costo de la vivienda de alquiler en EE. UU. Foto: NLIHC

La vivienda se encareció tanto en EE. UU. que un trabajador que percibe el salario mínimo no puede pagar el alquiler, según un nuevo informe de la National Low Income Housing Coalition.

No hay ningún estado, condado o ciudad del país en el que un trabajador a tiempo completo, que trabaje 40 horas a la semana, y que reciba el salario mínimo, pueda pagar un alquiler de dos habitaciones.

Un trabajador con salario mínimo a tiempo completo solo puede pagar un alquiler de una habitación en el 7% de los condados de EE. UU.: 218 condados de un total de más de 3.000 en todo el país.

El salario mínimo federal es de US$7,25 por hora.

¿Cuánto se necesita para pagar el alquiler?

Sin embargo, el informe muestra que un trabajador necesitaría ganar US$24,90 por hora para poder pagar una vivienda de dos habitaciones con un alquiler ajustado al precio del mercado (“Fair Market Rent”).

Y se necesitaría un “salario de vivienda” de US$20,40 para una habitación. Los alquileres ajustados al precio del mercado son estimaciones del gobierno sobre lo que una persona debería pagar por una vivienda sencilla en su zona.

El “salario de vivienda” es la cantidad que necesitaría ganar un trabajador para poder pagar una vivienda sin gastar más del 30% de sus ingresos en alquiler y servicios públicos.

Marcia L. Fudge, secretaria del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU. escribió en el prefacio del el informe que las cantidades son mucho más elevadas de lo que muchos estadounidenses pueden gastar en vivienda.

El mercado de la vivienda en EE. UU. es tan atractivo que los compradores están pagando hasta US$1 millón por encima del precio de venta

Los alquileres están fuera de alcance

A nivel nacional, el alquiler promedio ajustado al mercado es de US$1.061 al mes por una habitación y de US$1.295 al mes por una vivienda de dos habitaciones, según el informe.

Mientras tanto, el salario promedio por hora de los arrendatarios es de US$18,78, un ingreso que puede absorber apenas US$977 al mes en concepto de alquiler sin tener que sufrir por los costos de la vivienda.

Un hogar que vive con un salario mínimo puede permitirse incluso menos US$377 al mes, según el informe.

El inquilino promedio en 17 estados, incluyendo California, Florida y Nueva York, gana al menos US$5 por debajo del salario promedio de vivienda necesario para dos habitaciones del estado.

La mayor brecha se encuentra en Hawái, donde la diferencia entre lo que gana un inquilino promedio, y el salario de vivienda de dos habitaciones del estado es de US$20,13.

E incluso en varios estados, hay docenas de condados y municipios que no pasan la prueba, pese a que tienen salarios mínimos más altos que el salario mínimo federal.

Caso California

En California, donde el salario mínimo es de US$14 la hora, una persona necesita ganar US$39,03 por hora para pagar un apartamento de dos habitaciones. En el caso de una habitación la cifra disminuye a US$31,06.

Un trabajador con el salario mínimo tendría que trabajar 89 horas semanales para poder pagar el apartamento de una habitación y 112 horas para pagar el de dos habitaciones.

Virginia Occidental se encuentra entre los salarios más bajos de vivienda. Pero con un salario mínimo de US$8,75 por hora, los trabajadores todavía tendrían que ganar US$14,83 por hora para poder pagar un apartamento de dos habitaciones, y US$12,12 para una habitación.

El informe incluye un mapa interactivo que muestra cuánto hay que ganar en tu zona para poder pagar un alquiler.

El impacto de la pandemia

La pandemia agravó la situación de inestabilidad de la vivienda, y los gobiernos locales, estatales y federales pusieron en marcha protecciones para evitar una oleada de desalojos.

Se reservó una cantidad sin precedentes de ayudas federales de emergencia para el alquiler (US$46.000 millones). Su objetivo ha sido ayudar a los inquilinos en apuros y a sus frustrados arrendadores.

Pero muchos seguirán teniendo dificultades para pagar el alquiler en el futuro si no se aborda la cuestión de la asequibilidad de la vivienda a largo plazo, según el informe.

Según el informe, hay 7,5 millones de inquilinos con bajos ingresos que están “extremadamente” cargados de gastos, lo que significa que gastan más de la mitad de sus ingresos en la vivienda.

Esto puede poner a los inquilinos en riesgo de quedarse sin hogar. Más de 580.000 personas se quedaron sin hogar durante el punto máximo de la crisis del coronavirus el año pasado, según el HUD.

La asequibilidad de la vivienda es un reto mayor para los hogares afroamericanos y latinos, según el informe. Se indica que estos grupos son más propensos a sufrir una carga de costos de vivienda.

Durante la pandemia, los trabajadores afroamericanos y latinos registraron mayores tasas de desempleo, lo que hizo que estos grupos tuvieran más probabilidades de retrasarse en el pago de los alquileres.

Ayuda

La NLIHC pide al Congreso que cree un Fondo Nacional de Estabilización de la Vivienda permanente para proporcionar asistencia temporal a los hogares en riesgo de desalojo. Asimismo, para reforzar y hacer cumplir las protecciones de los inquilinos, con el fin de mantenerlos en una vivienda estable.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by NLIHC (@nlihc)

Leído en: CNN Business

No está de más leer:

Un pueblo de Italia que data de 1.200 se vende por US$2,9 millones

Un nuevo icono arquitectónico: la pasarela peatonal Onda Atlántica

Perú publica política nacional para revertir el déficit de vivienda