La guerra de scooters llega a la bolsa de valores

Las bicicletas eléctricas y los scooters pueden resultar ser mejores para el planeta que para su portafolio. La compañía de “Micromobility” Helbiz hace su debut comercial en Nasdaq, una novedad en el mercado de valores de EE. UU.

Al igual que sus pares más conocidos, Bird y Lime, Helbiz ofrece a los consumidores viajes en vehículos eléctricos de dos ruedas a través de una aplicación para teléfonos inteligentes. Helbiz es el líder del mercado en Italia, con planes de expandirse en los EE. UU.

El evento más importante para los inversores será cuando Bird salga a bolsa a finales de este año. El líder del mercado estadounidense anunció un acuerdo con una empresa de adquisiciones con fines especiales en mayo que le otorgó un valor empresarial de US$2.300 millones.

Lime, que cuenta con el respaldo del gigante de los transportes privados Uber, aún no ha seguido su ejemplo, pero la tentación de aprovechar el efectivo de SPAC debe ser fuerte. Todos esos patinetes no son baratos.

Al igual que el transporte compartido, la micromovilidad promete llenar los vacíos del transporte urbano al ofrecer una forma alternativa habilitada por software para viajar distancias cortas.

Una diferencia para los inversores entre las empresas de “movilidad” y las microempresas es que, mientras que Uber y Lyft facilitan principalmente las transacciones entre pares, Bird y Lime se centran en la propiedad de flotas de vehículos. Otra diferencia es que la micromovilidad tiene un argumento más sólido para ayudar al medioambiente.

Mi opinión es que veremos más y más desánimo por el automóvil, y no solo por el motor de combustión interna. Para viajes cortos, no tiene sentido utilizar vehículos que sean tan excesivos para las necesidades del consumidor en términos de peso y asientos”, dice Kristina Church, directora de soluciones sostenibles de Lombard Odier Investment Managers.

El problema de los scooters rotos que ensucian las ciudades ha enturbiado el terreno de juego, pero las empresas de micromovilidad lo están solucionando con diseños patentados reforzados. Bird comenzó comprando scooters estándar que solo duraron de tres a cuatro meses bajo la tensión de las calles. Ahora, una vida de entre 18 y 24 meses es típica, dice el director ejecutivo Travis VanderZanden.

El argumento financiero para comprar acciones también depende en parte de la vida útil de los vehículos. El crecimiento de las ganancias será una función tanto del aumento del número de usuarios como de la reducción de los gastos operativos, incluidos los elevados cargos por depreciación. Cuanto más duran los patinetes, menores son los costes.

Esta dinámica ofrece a empresas como Bird un camino hacia la rentabilidad que no está abierto a Uber y Lyft, cuyo modelo de negocio de “capital ligero” es fácil de crecer, pero difícil de escalar de forma rentable. Mientras que cada grupo de conductores es más caro de contratar para las empresas de transporte privado que el anterior, los scooters deberían ser más baratos con cada generación sucesiva.

Nada de lo cual quiere decir que hay grandes ganancias en el negocio de la micromovilidad. Los pasajeros muestran poca lealtad a la marca, lo que lleva a una feroz competencia entre los operadores rivales. Muchas empresas se han cerrado o fusionado, incluidos nombres como Skip, Scoot y Jump.

El futuro del sector podría depender de una estrecha cooperación con los gobiernos locales y los sistemas de transporte, lo que probablemente limitará las ganancias. Bird no espera ganancias ajustadas positivas antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización antes de 2023.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Helbiz (@helbizofficial)

La pandemia afectó duramente al tráfico de las empresas que ofrecen servicios compartidos, y Bird y Lime no fueron la excepción.

Las ventas de scooters se recuperaron temprano a nivel minorista, al igual que las ventas de automóviles, ya que los nuevos consumidores conscientes de los gérmenes ansiaban la movilidad individual. Pero la recuperación en la movilidad compartida sigue siendo solo parcial, según los datos de pagos de EE. UU. rastreados por Bloomberg Second Measure.

Los patines pueden ser algo peligrosos de conducir. Las existencias de scooters que ahora salen al mercado pueden no ser tan diferentes.

Con licencia de nuestro socio WSJ.

Este artículo fue traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

Los precios récord de la madera generan ganancia inesperada para los aserraderos

El césped no es solo una porción de tierra: puede decir mucho sobre su dueño

Startups apuestan por arrendamientos flexibles de apartamentos

Suscríbete a nuestro Newsletter