Self storage, una tendencia que sigue firme en el mundo

La actividad del storage se hizo conocida fuera de los EE. UU. gracias a series de televisión donde se subastan los bienes que sus dueños han abandonado en los depósitos o porque no pagan su alquiler.

La creciente demanda se basa en que las personas se mudan por trabajo, por estudios, jubilación, porque tienen cada vez más cosas y no caben en la casa o porque se achican y le sobran pertenencias y necesitan un lugar seguro y acondicionado para depositar esos bienes.

Los storages son ahora parte de la economía, del modo de vida norteamericano y generan ingresos anuales por US$39.500 millones. Durante el último medio siglo, el sector ha demostrado ser una de las inversiones más seguras y de mayor rendimiento en el sector inmobiliario.

A prueba de reccesiones

Por su bajo costo de mantenimiento y alto rendimiento, en los últimos años la actividad de self storages (auto almacenamiento) se está expandiendo al resto del mundo a medida que más países comienzan a desarrollar su economía como ocurrió en EE. UU. en el último medio siglo.

Marcos Victorica, economista y CEO de Best American Storage, comenta entre los tipos de inversores se encuentran aquellos que compran de manera directa, pequeños inversores, brokers inmobiliarios o asesores financieros para la cartera de sus clientes.

“El tipo de comprador es amplio, ya que es una inversión segura, rentable y de bajo riesgo. El 20 % de las personas que invirtieron con nosotros en la industria, volvieron a hacerlo recientemente. Esto muestra su satisfacción”, resaltó.

Se estima que 30 millones de estadounidenses son usuarios de self storage y los 58 mil edificios de almacenamiento que existen, tienen un 90% de ocupación promedio en todo EE. UU. Hay más edificios de storage que todos los restaurantes de Mc’Donalds y Starbucks juntos, un producto de consumo masivo.

El sector ha sido calificado recientemente por Wall Street como “industria a prueba de recesiones”, lo que en la actualidad y debido a la alta volatilidad de los mercados internacionales la vuelve una inversión atractiva, afirmó el emprendedor argentino creador del concepto de Condo Storage.

De EE. UU. al mundo

 En el año 2018, el 90% del inventario total de self storage se encontraba en los EE. UU, lo que lo convierte en el mayor mercado del mundo.

La Federación de la Asociación Europea de Self-Storage calcula que existen unos 2 mil 600 instalaciones en toda Europa. La tendencia también está avanzando en América latina, con mayor penetración en México y Brasil.

Latinoamérica se convirtió en una región de crecimiento dinámico en el mundo con una economía de US$ 4.8 billones, 600 millones de ciudadanos involucrados y una clase media en crecimiento.

La demanda por espacio de almacenamiento es muy estable, el usuario cuando se siente conforme con el servicio lo toma como una cuota mensual, estando dispuestos a aceptar ligeros aumentos en el precio con tal de no trasladar sus posesiones a otro lugar.

En Guatemala, existen varias empresas que se dedican al almacenamiento, alquilando espacios de guardado, tanto para uso personal como empresarial.

El self storage se coloca en el horizonte como en una comodidad más para las familias, y abonar su costo será tan común como pagar el abono de wifi, con la ventaja de poder reducir espacios en el hogar que representan una inversión improductiva.

Con información de: Mercado

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Construcción en Costa Rica aguarda obras públicas para salir del bache