Simulador de huracanes pondrá a prueba la resistencia de las viviendas

La Universidad Internacional de Florida planea simular algunas de las tormentas más catastróficas del mundo de cara a prepararse para climas extremos.

Cuando la Universidad Internacional de Florida (FIU, en inglés) enciende el «Muro del Viento» en su hangar de aviones convertido en laboratorio de ingeniería, los 12 enormes ventiladores recrean la fuerza que tienen los huracanes. En cuestión de segundos, las paredes y el techo de una maqueta del tamaño de una casa, pueden ser arrancados y arrojados a un campo cubierto por una red.

Esa prueba, y otras, indican a los ingenieros del Instituto de Eventos Extremos de la Universidad cómo diseñar y construir estructuras que resistan los vientos de más de 250 km/h que acompañan a una tormenta de categoría 5.

Pero ahora, cuando el cambio climático amenaza con empeorar las tormentas, los científicos están planeando construir un nuevo laboratorio de huracanes para probar lo que algunos llaman extraoficialmente un categoría 6.

«Quiero investigar y hacer pruebas en el rango de 273 o 305 km/h. Mucha de la investigación se realiza a velocidades de viento más bajas, pero necesito cambiar a velocidades de viento extremas porque hacía ahí es a donde va la naturaleza», dice Richard Olson, director del instituto.

Con una subvención de unos US$12,6 millones de la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF), la universidad planea diseñar un laboratorio en el que se puedan probar potentes vientos de 321 km/h, y añadir equipos que puedan inundar casas modelo de tamaño real con marejadas de seis metros.

«Tendremos una instalación que podrá simular ese rango. Va a dar a EE. UU. y al mundo una nueva capacidad», dice Arindam Gan Chowdhury, ingeniero civil de la FIU y principal investigador del proyecto.

Unas mejores pruebas podrían salvar más hogares

La nueva instalación de la FIU se llamará NICHE, abreviatura de National Full-Scale Testing Infrastructure for Community Hardening in Extreme Wind, Surge, and Wave Events. En su traducción al español: Infraestructura Nacional a Escala Real para la Prueba de Endurecimiento Comunitario en Eventos de Vientos, Marejadas y Olas Extremas.

Tendrá 12 metros de altura, dice Chowdhury, el doble de la altura de la casa del Muro del Viento, para probar edificios de dos pisos.

Las casas tamaño real para comprobar la devastación del huracanes. Foto: FIU

«Sabremos qué sobrevive y qué no sobrevive», dice Chowdhury. «Imagina que estamos en el 2050 y las pruebas de esta instalación nos dicen que ‘a 321 km/h este tipo de estructuras pueden resistir esos vientos, pero estas no’. Con una previsión de tormenta que se acerque a ese nivel de viento, podremos saber qué funciona».

Otras ocho universidades y una empresa privada colaboran con la FIU en el prototipo. El NICHE combinará observaciones en persona en los lugares de la catástrofe, simulaciones por ordenador y experimentos como los de la FIU para mejorar la comprensión de cómo diseñar los edificios.

Casas más fuertes para tormentas más fuertes  

En algún momento, habrá una mayor necesidad de innovación y de un cambio radical en la forma de construir. Si bien «radical», suena a extremo, no significa construir un búnker. Es más bien, paredes reforzadas con hormigón, techos de hormigón y revestimientos que protegen las ventanas de los escombros que vuelan.

Sin embargo, convertir esa ciencia en mejoras domésticas sobre el terreno será otro reto, dice Tracy Kijewski-Correa, ingeniera de estructuras de la Universidad de Notre Dame y co-investigadora principal de NICHE.

Kijewski-Correa quiere ver como las comunidades propensas a los huracanes se mueven más rápido para actualizar sus casas, adoptando medidas basadas en el mercado como los incentivos fiscales.

En el mejor de los casos, dice, los códigos de construcción ayudan a las personas a sobrevivir a las tormentas, pero las casas siguen sufriendo costosos daños estructurales.

La aplicación de mejoras puede ayudar a salvar vidas y medios de subsistencia antes los huracanes. «Si no queremos sufrir estas pérdidas en un clima cambiante, tenemos que dejar de conformarnos con la supervivencia», afirma.

Con información de: nationalgeographic.com

No está de más leer:

A un año del colapso del edificio Champlain de Surfside: Dolor y muchas preguntas

¡Hay que verlos!: 6 de los edificios más extraños del mundo

Crece con fuerza el interés por comprar una vivienda sostenible, según Aedas Homes

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter