SunVessel, la solución de movilidad personal ‘Made in Miami’

La ciudad tiene trayectos muy cortos para ir en automóvil, pero muy largos para caminar.
La base de SunVessel se pensó para integrarse con el mobiliario del hogar. Foto: LinkedIn

Miami se convirtió en el campo de numerosos proyectos de experimentación y expansión de la tecnología. Una innovación que se desarrolla en el campo de la movilidad personal es SunVessel.

El transporte es una de las obsesiones más comunes en la ciudad estadounidense. Su alcalde Francis Suárez explora la posibilidad de usar sus túneles como solución a los puentes que dividen el centro histórico de la ciudad de Brickell, su distrito financiero.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by SunVessel (@ridesunvessel)

Además de contar con bus, un monorraíl urbano, tren y varias autopistas y vías, la necesidad de conectar entre los diferentes servicios, sobre todo para trayectos cortos, más personales, dejan sitio para la innovación.

Y esa es la circunstancia que quiere conquistar Sebastián Gómez Puerto con SunVessel. Así denomina a su empresa emergente, que combina transporte personal, con integración en el hogar y, potencialmente, oficinas.

Un aparente monopatín compacto, con autonomía de casi 30 kilómetros, y una velocidad que se queda en el límite para poder usarlo por la acera en lugar de la calzada.

Gómez Puerto no es nuevo en el mundo del hardware para hacer la vida más amable. Hace cuatro años ya demostró su trabajo en la startup CafeX, un brazo robótico que compite con los mejores baristas de San Francisco.

Sun Vessel, la solución de movilidad personal Made in Miami, con su base Luna Port.

Miami con menos dependencia a los autos

Hace apenas dos años Gómez Puerto decidió que Miami era el mejor lugar para su siguiente creación. Con una ciudad en plena eclosión y con mucho por crear, se dio cuenta de que los trayectos a pie son demasiado largos con un clima demasiado húmedo y cálido.

“Muy cortos para ir en carro, muy largos para caminar”, dice para explicar cómo empezó todo.

“Desde las primeras conversaciones percibimos que el gobierno local está muy abierto a ideas nuevas. Quieren tener menos dependencia de los autos”, subraya Gómez Puerto.

Con SunVessel, cuyo nombre se inspira en Amon Ra, el dios egipcio y su auto, propone lo que en apariencia es un patinete estilo Segway, pero diseñado por un equipo propio.

La visión del CEO es distinta a lo habitual en este sector. No es un gadget de usar y tirar, sino un compañero personal. Su base, Luna Port, se pensó para integrarse con el mobiliario del hogar, así que no estorba sino que embellece.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by SunVessel (@ridesunvessel)

Diseñado por Pininfarina

El fundador tiene claro que el diseño es uno de los pilares diferenciales de SunVessel. “Escogimos la marca más icónica de diseño de movilidad. Ellos vieron la oportunidad y en plena pandemia desarrollamos el concepto”, detalla Gómez Puerto.

En principio, cada unidad tendrá un precio cercano a los US$1.800. Un rango que deja claro que no es un juguete y tampoco un capricho, sino un aparato pensado para durar y formar parte del día a día.

Sebastián Gómez Puerto y David Fast con el Sun Vessel y su base Luna Port.

SunVessel acaba de anunciar la apertura de la ronda de capital semilla para comenzar a producir más unidades y desplegarlas en el mercado. Cuenta con un aliado de excepción, Gleb Chuvpilo, compañero durante el fellowship de OnDeck el pasado mes de mayo.

Chuvpilo es un reconocido inversor al frente de Thundermark, un fondo dedicado a invertir en tendencias de futuro, tanto del trabajo, como de innovación que mejor la vida de manera práctica.

Me fascina la relación entre el hombre y las máquinas. La manera de SunVessel de integrarse con la vida urbana, el hogar y la productividad me parece excepcional. Está aportado un superpoder a los humanos y es una gran oportunidad para cambiar la movilidad pública”, indica el inversor durante un encuentro en su oficina de Miami.

No está de más leer:

‘Fibonacci House’: se imprimió en solo 11 días y ahora se alquila en Airbnb

¿Qué tanto el covid-19 afectó la construcción en Latinoamérica?

5 principales alzas y bajas de los materiales de construcción en junio