Bélgica imprime en 3D la primera casa de dos alturas de Europa
17 julio, 2020
Pradera para Llevar: Compras en línea y entrega sin bajarse del auto
21 julio, 2020

¿El teletrabajo formará parte del futuro inmobiliario y la construcción?

Redacción República Inmobiliaria

El teletrabajo para unas empresas -también llamado trabajo remoto- es una modalidad que, si bien ya tenía auge antes del covid-19, ahora se ha hecho todos los esfuerzos necesarios para fortalecer la modalidad y que permanezca tras la emergencia mundial.

Ana Quirós, presidente del Green Building Council Costa Rica (GBCCR), indicó que la pandemia vino a funcionar como un acelerador en este proceso de adaptación del teletrabajo. “Esto debe aprovecharse para generar espacios adecuados para el trabajo, lo cual sería un gran aporte en la meta de tener ciudades sostenibles”.

“Aquí se plantea el reto de cómo vamos a acondicionar esos espacios para que las personas puedan hacer su trabajo de manera sana y eficiente. Hay un desafío para todos los diseñadores y constructores, de crear y transformar los espacios para el teletrabajo, especialmente el que se realiza en las casas“, dijo.

En Japón ya existen desarrollos inmobiliarios donde las características que poseen van enfocadas a esto. Lo que se busca es el aprovechamiento máximo de la luz y ventilación natural e introducción de tecnologías que permiten aislar ruidos externos e internos, entre otros. “Ese es el rumbo que debemos seguir”, en opinión de Quirós.

Trabajo en casa

El teletrabajo llegó para quedarse así lo dicen una encuesta. Carlos Quirós, CEO de EY Centroamérica, comentó que en su empresa se encuestaron a 1300 de sus colaboradores, la cual reveló que el 97% de ellos quisiera seguir con el trabajo a distancia.

“De este porcentaje, un 40% estaría dispuesto a teletrabajar la totalidad de la jornada. Un 30% lo haría tres veces a la semana y un 27% lo haría dos veces a la semana. Solo un 3% de los encuestados dijo que no quiere seguir en teletrabajo“, explicó.

Hay varios beneficios por los que desean continuar con el teletrabajo. Por ejemplo, el traslado de la casa al trabajo y viceversa, les quitaba mucho tiempo de calidad con sus familias. Otra razón es la libertad en el manejo de los horarios. Algunas personas se sienten más cómodas trabajando a ciertas horas y son más productivas”, agregó.

Por otro lado, para las empresas también existen beneficios, como el recorte de algunos costos relacionados a mantener espacios. Otros datos interesantes que arrojó la encuesta fueron los espacios que prefieren los colaboradores para desempeñarse en el teletrabajo.

En primer lugar, se encuentran las oficinas dentro de las casas con un 36%. La habitación personal ocupa el segundo lugar con un 33% y el tercer puesto pertenece al comedor con un 12%. Además, el 49% de los encuestados indicó que no comparten con nadie el espacio de teletrabajo, el 23% lo comparte con una persona y el 13% lo hace con dos personas.

“Sin duda estos nos ayudarán a trazar la hoja de ruta hacia las mejoras y cambios que demanda la sociedad mundial sobre todo ahora frente a la realidad de las pandeminas que enfrentan las ciudades sostenibles”, finalizó Quirós.

Cara y cruz

El confinamiento y las restricciones a la movilidad como consecuencia del covid-19 ha llevado a empresas de todo tipo de tamaños y sectores de actividad a apostar por el trabajo en remoto para poder seguir operando. El Banco de España analizó en un informe cómo evoluciona el teletrabajo y en qué tipo de sectores esta alternativa tiene mayor recorrido.

“En una fase de desescalada, el teletrabajo puede ayudar a un retorno progresivo a los puestos de trabajo que haga compatible la actividad con el mantenimiento de la distancia de seguridad y limitar la posibilidad de rebrotes”, sostiene el estudio del supervisor financiero español.

Según el documento, el 80% de las empresas que forman la muestra ha aumentado el teletrabajo durante el confinamiento. Sin embargo, no todos los sectores de la economía tienen las mismas posibilidades para apostar por esta alternativa. No todas las tareas pueden realizarse desde el domicilio.

En este contexto, las actividades inmobiliarias y la construcción son la cara y la cruz del teletrabajo. Mientras en el sector inmobiliario es uno de los sectores donde tiene más recorrido, el de construcción se encuentra en la parte baja de la tabla y tiene un margen más corto de adopción.

Las actividades protagonistas del ranking son, por este orden, información y comunicaciones, las actividades inmobiliarias, las financieras y vinculadas a los seguros y la educación. En todas ellas más del 60% de los ocupados actuales podrían estar bajo la modalidad de teletrabajo, según el Banco de España.

En cambio, al final de la tabla se encuentran los sectores de agricultura, ganadería y pesca, las actividades de lo hogares y la construcción. El teletrabajo es una alternativa viable para menos del 13% del universo de trabajadores. Con esta tendencia, se aclara más el panorama sobre en que medida los sectores inmobiliario y construcción adoptarán el teletrabajo.

Con información de: amprensa, idealista

También puedes leer en República Inmobiliaria:

¿Cuándo conviene un tour virtual para comprar o rentar una propiedad?