Las 10 tendencias en diseño de interiores que nunca pasarán de moda

Desde el japandi hasta el boho, el industrial o el cottage, seguro que encuentras el que más va contigo.

AD Magazine recopiló un resumen de 10 estilos populares de decoración de casas, desde el minimalismo más sobrio hasta el colorido boho-eclecticismo.

Si te has mudado a un nuevo piso o quizás buscas hacer una reforma y buscas el estilo adecuado para su nuevo aspecto, quizás puedas encontrar inspiración en estas 10 tendencias de decoración.

1. Estilo escandinavo o scandi

Funcionales, rectilíneos y limpios, así es como los daneses, suecos, noruegos y finlandeses aman sus muebles. Y ahora, en todo el mundo, hay cada vez más aficionados al estilo escandinavo, o scandi.

Se trata de un movimiento de diseño que pone en primer plano el amor por la naturaleza. Para ello, el diseño nórdico utiliza casi exclusivamente materiales naturales, como maderas locales y ratán, así como lino, algodón y cuero.

Desde hace unos años, dos nuevas tendencias de interiorismo complementan el look scandi.

El hygge danés se centra en la calidez y la seguridad, mientras que el lagom sueco busca mantener un cierto estilo de vida conscientemente ecológico que incluye la conservación de los recursos.

Pero ya sea el hygge, el lagom o simplemente el estilo escandinavo, las tendencias clásicas del norte son prácticas, acogedoras y también pueden combinarse muy bien con otros estilos de diseño de interiores.

2. Estilo Japandi

Como su nombre indica, la tendencia Japandi es una combinación de elementos de diseño japoneses y escandinavos.

Japandi fusiona dos culturas que, a pesar de su gran distancia, comparten una fuerte conexión con la naturaleza.

El Japandi se hace hincapié en los naturales, como la piedra, el papel y la madera. La diferencia con el aspecto escandinavo puro es que en una casa, especialmente cuando se trata de madera, a veces se prefieren las variedades más oscuras.

En general, la influencia japonesa permite un uso más amplio de tonos como el negro, el verde oscuro, el terracota y el berenjena.

Otra adaptación es la introducción de los principios del Feng Shui, que tienen su origen en China, pero que los japoneses suelen incorporar en la decoración de sus casas.

3. Estilo Boho Chic

Ya sea en cafés, chiringuitos o bodas, el look boho es omnipresente y se ha ido abriendo paso en nuestros hogares cada vez más en los últimos años.

Abreviatura de bohemio, la palabra se originó en la Francia de principios del siglo XIX, hacía referencia a su estilo de vida poco convencional. Los artistas rebeldes adoptaron este estilo informal a finales del siglo XIX, y sus herederos estéticos serían los hippies de los años 60 y 70, que adoptaron muchos de los elementos típicos del look.

Hoy en día, boho y ecléctico se refieren a un estilo de diseño de interiores versátil en el que casi todo vale. Los muebles nuevos pueden mezclarse con hallazgos de mercadillo vintage.

En cuanto a la decoración, se centran en los materiales naturales no tratados, como la madera y el ratán, y en tejidos acogedores como el algodón, el mohair y el lino, a menudo en beige, marrón y oliva.

Los acentos de color pueden ser amarillos y azules brillantes, atrevidos motivos étnicos, flecos salvajes y deslumbrantes bordados.

El batik, el macramé y otras sencillas técnicas artesanales permiten crear proyectos de bricolaje como hamacas, tapices o cestas colgantes.

4. Estilo Mediterráneo

Un estilo que se enfoca en lo relajado, rústico y acogedor del Mediterráneo. Lugares bastante menos soleados y con la serenidad, que proporciona la vida junto al mar.

La clave es emplear colores claros, como el blanco y el beige, y tonos tierra, como el verde oliva y el terracota, así como el ocre, a los que se pueden añadir frescos toques de amarillo cálido, naranja y azul celeste.

Los materiales más populares son el barro, la rafia y el lino, la madera de olivo o de pino local. Tanto para el suelo como para las paredes, son especialmente adecuados los mosaicos de colores o las baldosas de arcilla hechas a mano.

5. Estilo Cottage

Con muebles y accesorios de estilo rústico, puedes darle a tu casa un aspecto de cabaña británica aunque vivas en la ciudad. Las vigas de madera y los ladrillos proporcionan una base útil para este look.

Los muebles que tienen algo de historia también van bien: Las pequeñas manchas y los rastros del pasado están permitidos e incluso son deseables para lograr un aspecto rural.

También encajan los hallazgos de mercadillo o de segunda mano en madera maciza, en su estado original o pintados posteriormente en blanco, y las reliquias ornamentadas como marcos de cuadros, manteles e incluso el jarrón de la abuela.

Para un estilo muy británico, hazte con un juego de té, preferiblemente con motivos florales, o un sofá Chesterfield.

La decoración también puede incluir cómodos cojines de lino y nuevas fundas para los muebles. Incluso un sofá desgastado puede ser retapizado para que encaje en una casa de estilo campestre.

6. Mid Century y los sesenta

Pocas décadas han producido tantos clásicos del diseño como los años 50 y 60. No es de extrañar, pues, que el estilo de mediados de siglo siga siendo tan popular hoy en día.

Este estilo prioriza materiales naturales de alta calidad, como la madera y el cuero, se unen a formas exuberantes y orgánicas, que se apoyan en una sencilla estructura metálica.

Estas características se encuentran no sólo en las sillas, sino también en las mesas con forma de riñón y en los aparadores, que siguen siendo muy demandados.

También son típicos del chic de los años 60 los tejidos opulentos y con textura, como el terciopelo, la pana y el bouclé en verde abeto, azul marino intenso y morado.

La combinación de elementos de mediados de siglo con acentos brillantes de latón o cromo completará perfectamente un estilo que puede ser glamuroso y acogedor a la vez.

7. Estilo Industrial

El más desenfadado de todos los estilos de diseño de interiores es el industrial, una tendencia surgida de la necesidad en la década de 1960 y que aún prospera con todas sus imperfecciones.

Las paredes de ladrillo, las tuberías y las estructuras de acero se dejan al descubierto para contribuir deliberadamente a un efecto más dramático.

La madera con pátina, el cuero desgastado y el hormigón crean un aspecto relajado y vivido que por lo general tiene un toque masculino.

Para no renunciar a la comodidad, se pueden añadir pieles y cojines de terciopelo de colores en tonos oscuros de óxido, verde o azul.

Se puede dar un toque de color al colocar plantas de interior fáciles de cuidar, como los cactus, y cristalería de colores, una alfombra persa antigua o carteles antiguos de hojalata.

8. Estilo Bauhaus

Cuando uno piensa en el mobiliario de estilo Bauhaus, lo primero que le viene a la cabeza son los sillones de acero tubular y cuero negro. Y, efectivamente, la silla Barcelona de Mies van der Rohe es de los diseños más famosos de la época de la Bauhaus e imprescindibles a día de hoy.

Sin embargo, la elección de los colores para amueblar con el aspecto moderno de la Bauhaus no tiene por qué limitarse al negro, el blanco y el gris, y también puede ampliarse a los primarios, siempre que no se mezclen demasiados colores y se tenga siempre en cuenta el credo «menos es más».

Para los seguidores de la Bauhaus, la forma siempre sigue a la función, por lo que deben evitarse las florituras innecesarias. Una gran ventaja de este estilo directo y sencillo es su atractivo atemporal. Incluso después de un siglo, sigue pareciendo moderno.

9. Minimalismo

¿Frío e impersonal? El estilo de decoración minimalista tiene que enfrentarse a muchos prejuicios, y sólo unos pocos se ajustan a la realidad.

Al fin y al cabo, prescindir de adornos superfluos en casa no significa deshacerse de objetos o recuerdos apreciados, sino cuestionar nuestras pautas de consumo y, en el mejor de los casos, reducir el número de cosas que compramos y consumimos.

Así pues, el minimalismo no consiste sólo en eliminar toda la decoración en favor de superficies y paredes limpias, sino también en dejar de lado los objetos que sean verdaderamente prescindibles.

10. Clásico y tradicional

Para los amantes de lo clásico, la calidad y durabilidad son algunas virtudes innegociables. Como su propio nombre indica, el mobiliario clásico y tradicional no sigue las tendencias actuales y es, por tanto, atemporal, ajeno a las modas y tendencias en diseño de interiores.

Normalmente, los techos claros y las paredes pintadas en tonos crema y arena sirven de base para los muebles oscuros y ornamentados de madera maciza de cerezo, nogal o castaño.

Los cuencos de cristal o los jarrones con flores frescas alegran las mesas de distintos tamaños, que pueden proceder de un anticuario de confianza.

Para el tapizado de sillones y cojines a juego con las cortinas y los sofás, son ideales los tejidos pesados de brocado o terciopelo en colores apagados como el burdeos, el marrón o el verde.

Los llamativos estampados de cuadros o rayas también son bienvenidos en las habitaciones amuebladas de forma clásica y completan una imagen general bastante elegante.

Con información de: AD Germany

No está de más leer:

Los muebles más absurdos, feos y poco prácticos del mundo

Qué tipo de iluminación debes emplear para cada habitación de la casa

7 claves infalibles para que tu casa transmita calma y tranquilidad

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter