Las tendencias sobresalientes del mercado inmobiliario para 2021

El 71% de los encuestados por PwC asegura que, en los próximos cinco años, espera reposicionar sus activos en el mercado inmobiliario. Foto: Archivo

El covid-19 cambió la vida de las personas y sus necesidades en torno al tipo de inmueble que necesitan tanto para vivir como para trabajar. En consecuencia, el mercado inmobiliario se replanteó su rol, lo que le llevó a diseñar un futuro que potencia los criterios ESG.

El Enviromental, Social y Governance (Ambiental, Social y Gobernancia), que apuesta por el Net Zero y el reposicionamiento de los activos hasta el punto de conformar un mercado distinto al conocido hasta ahora, es parte de lo que se concluye en el informe ‘Emerging Trends in Real Estate Europa 2021’, publicado por PwC.

Durante 2021, la pandemia seguirá marcando el devenir del sector inmobiliario europeo. El 41% de los encuestados por PwC afirmó estar “muy preocupado” por esta situación. Por detrás, se encuentran la inestabilidad política internacional (29%), las cuestiones climáticas (22%), según el citado informe.

Atraer inversión a pesar de la incertidumbre. 

La capacidad de los gobiernos para minimizar los contagios y agilizar los procesos de vacunación serán dos elementos fundamentales para despejar la incertidumbre. También será determinante para que el sector y sus actores ganen seguridad.

La industria se declara “menos confiada” que en años anteriores en la evolución de la economía y en la rentabilidad de sus negocios. Un 44% de los encuestados cree que en 2021 verá caer la rentabilidad de sus inversiones.

El 44% de los actores del sector -en Europa- cree que la rentabilidad de sus inversiones caerá en 2021

Así, la precaución es la actitud dominante con la que afrontan el nuevo año un sector que, a pesar de todo, atrae a inversionistas. Además, es de los pocos capaces de generar rentabilidades interesantes en el actual contexto de tipos cero o número rojos.

Reposicionar los activos inmobiliarios

La aceleración de las tendencias que ya estaban al alza, como el teletrabajo o las compras electrónicas, sacuden el corazón de la industria inmobiliaria. Así, algunos segmentos tradicionales, se han visto afectados por la pandemia.

La situación los podría colocar en una posición de desusado en favor de otros relacionados con el desarrollo tecnológico, residencial y con ámbitos poco relevantes hasta ahora. De hecho, el 41% de los encuestados está preocupado por la obsolescencia de los activos para 2021. Casi la mitad cree que este problema empeorará en los próximos cinco años.

Y es que los cambios que se producen en el uso de los espacios van a provocar en los próximos cinco años una carrera por reposicionar los activos inmobiliarios. Hablamos de ir en busca de segmentos más “rentables, resilientes y flexibles” en los que la gestión es cada vez más importante.

Las variaciones en las preferencias de las personas han dado lugar a un cambio en la demanda del sector “dada la importancia que adquirió la vivienda en la vida diaria”.

“Ya no es solo un sitio donde dormir o disfrutar los fines de semana, también es un lugar donde compatibilizan la vida familiar y personal con la laboral“, señala José Manuel Pedregal, director de Soluciones de Financiación del Banco Sadabell.

En este sentido, el 71% de los encuestados asegura que, en los próximos cinco años, espera reposicionar sus activos.

Además, los principales actores en la industria destacan también por otros dos grandes temas que serán protagonistas en 2021:

El mayar interés de los inversores por sus mercados domésticos antes las restricciones de movilidad

El empuje definitivo de las cuestiones ESG en el sector

Las ciudades que interesan a los inversionistas

Dentro de ese contexto, no todas las ciudades del panorama europeo se comportarán igual ni atraerán de la misma manera a los inversores. Así, el ranquin por ciudades que establece PwC sitúa a Berlín como la metrópoli más preciada por los inversionistas.

La ciudad alemana tiene a su favor la estabilidad de su mercado de oficinas y al menor impacto inicial de la pandemia en la economía alemana.

Le siguen Londres y París, dos ciudades muy valoradas por la liquidez de su mercado. Junto a Frankfurt y Ámsterdam conforman el top cinco de 2021. Ciudades como Madrid se mantienen en entre las primeras 10. En el caso de Barcelona se sitúa en la posición 13 del ranquin.

Con información de: Europa Press

También deberías leer en República Inmobiliaria:

Garden City, la “pequeña gran ciudad” más aislada en EE. UU.

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter