Costa Rica: tendencias del mercado inmobiliario para el cierre 2021 y 2022

Se espera que el mercado inmobiliario costarricense continúe como un "mercado en crecimiento".
San José, Costa Rica

Los efectos de la pandemia han generado grandes cambios en el sector inmobiliario, y sus efectos han impactado en la economía la manera de comprar una vivienda, de trabajar, y en la que las empresas deben evolucionar para atender las nuevas necesidades o tendencias del sector, en el cual se desarrollan.

Un sector que no escapa de lo anterior es el inmobiliario, donde los nichos como los nómadas digitales y jubilación verde han tomado mucha fuerza. Además, el consumidor cambió y busca desarrollos sostenibles, que incluyan tecnología.

También, los compradores también son más conscientes a la hora de comprar, ya que la fluidez financiera no es la misma que en años anteriores.

Gaudelio Zúñiga, gerente general de Ecoquintas, empresa costarricense dedicada al desarrollo de proyectos inmobiliarios, señaló que mercado de Costa Rica seguirá siendo un mercado en crecimiento.

“Si vemos la tendencia en los últimos 5 años, se tiene un producto de calidad. Y el Gobierno ha hecho esfuerzos en incentivar la inversión extranjera y muchos de estos esfuerzos han dado sus frutos”, comentó.

Según Zúñiga, a nivel país espera que en corto plazo haya una recuperación de la crisis económica. “Ya costarricenses vuelvan a recuperar su liquidez financiera para invertir”, agregó.

Tendencias Inmobiliarias

En relación con las tendencias, Zúñiga apunta que las principales tendencias del mercado para lo que resta del 2021 y durante el 2022 serán cinco muy puntuales.

La primera que señala Zúñiga es que los inversionistas van a buscar proyectos inmobiliarios con más zonas verdes, senderos, montañas lugares abiertos, pet friendly y con todas las facilidades dentro del mismo proyecto.

Otra es relacionada con la inversión extranjera, donde Costa Rica se posiciona a nivel mundial en temas de jubilación verde, nómadas digitales y para vivir.

“En el caso particular de los nómadas digitales, estos buscan mini ciudades turísticas para trabajar con tranquilidad lejos de casa, un lugar que cuenta con conexión a internet para continuar trabajando y rodeado de los servicios básicos y actividades para hacer en sus tiempos libres”, mencionó Zúñiga.

Para los clientes de jubilación verde, ellos a futuro prefieren lugares donde accedan a la naturaleza, disfrutar de su tiempo libre, alejados del ruido de la ciudad, relajarse y con los servicios necesarios para sus diligencias.

Tecnología y sostenibilidad

En cuanto al tema de tecnología, el gerente general de Ecoquitas considera que los proyectos nacionales deben de sufrir una transformación tecnológica y digital. “Para a atraer a la población que cuenta con la posibilidad de trabajar desde su casa o es un nómada digital”, dijo.

En relación con los proyectos, estos deben ser sostenibles y ecológicos, con espacios para producir hortalizas orgánicas y con menor huella negativa en el ambiente.

“Finalmente, la relación calidad versus precio, esto siempre debe mantenerse para lograr seguir siendo un nicho de mercado atractivo para los inversionistas”, comentó Zúñiga.

Freno al impulso de compra

En otro aspecto del mercado inmobiliario, surge la inquietud sobre si el consumidor costarricense cambió a partir de la pandemia.

Según Zúñiga, la respuesta es afirmativa, debido a que este cambio completamente, ya que invierte de manera más consciente. “Las personas han frenado su impulso de compra”, explicó.

En Ecoquintas, han visto que muchos de los clientes invierten en su futuro. Piensan en estar preparados para alguna otra emergencia que nuevamente azote el mundo y el sentido de compra, según Zúniga.

No está de más leer:

EE. UU. necesita “desesperadamente” un millón más de obreros de la construcción

EE. UU.: la vivienda propia aumenta más rápido entre los latinos

Fondos de inversión diversifican cartera ante nuevo panorama inmobiliario