Cómo la vacuna contra el covid-19 de Moderna impulsó el mercado inmobiliario de Boston

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A fines de 2021, Cathy Angelini, directora de ventas de St. Regis Residences Boston, un condominio de lujo en construcción, estaba encantada de tener exhibiciones consecutivas después de una larga sequía de ventas. No se imaginó que habría una rara coincidencia: Habría dos compradores, uno de Pfizer y otro de Moderna. 

Las cosas empezaron bien cuando un empleado de Pfizer acordó en el acto comprar un condominio en el piso 16 con vistas al puerto de Boston por US$4,85 millones, dijo. Dos horas más tarde, un ejecutivo de Moderna se dirigió a la misma unidad.

Cuando comentó sobre la coincidencia, Angelini dijo: «Él simplemente me miró, completamente serio y dijo: ‘Quiero la misma casa, pero necesito estar un piso más arriba que Pfizer’«. Él reservó la opción de compra de una unidad en el piso 17 por US$4,95 millones ese día.

El comprador de Angelini es solo uno de una serie de empleados de Moderna que han descendido al mercado inmobiliario del área de Boston desde que la exitosa vacuna contra el covid-19 de la compañía ayudó a impulsar a la empresa a su primer año rentable en 2021, más de una década después de su fundación en 2010.

Moderna triplicó con creces su plantilla en el área de Boston mientras se apresuraba a sacar millones de dosis de la vacuna. La empresa, que tenía aproximadamente 830 empleados a fines de 2019, agregó alrededor de 470 empleados durante 2020. 

Al año siguiente, anunció planes para duplicar su producción y espacio de laboratorio en Norwood para aumentar la producción de vacunas contra el covid-19 en un 50 %.

A finales de 2021, Moderna tenía 2700 empleados con un salario medio de los empleados de US$133.074, según muestran las finanzas de la empresa. Actualmente, Moderna tiene unos 3.200 trabajadores en el norte.

“Tenían urgencia y estaban dispuestos a compensar a las personas”, dijo Dave Melville, fundador y director ejecutivo de Bowdoin Group, una firma de búsqueda de ejecutivos del área de Boston enfocada en los sectores de salud y tecnología.

El efecto halo de Moderna

Los resultados financieros de la compañía, que en 2019 mostraron ingresos de solo US$60 millones con una pérdida de US$514 millones, se dispararon.

En 2021, el primer año completo en que vendió la vacuna, Moderna reportó casi US$18.500 millones en ingresos netos anuales de más de US$12.000 millones.

Sus acciones, que cotizaban alrededor de US$28 por acción en marzo de 2020, alcanzaron un máximo de US$497,49 en agosto de 2021, aproximadamente un 345 % más que su precio en enero de 2021.

El aumento de 2021 generó nuevos multimillonarios como el cofundador y presidente Noubar Afeyan y el director ejecutivo Stéphane Bancel. 

Bancel en mayo pasado dijo que planeaba donar las ganancias después de impuestos de sus opciones sobre acciones originales de Moderna. Al 20 de julio, la acción se cotizaba en alrededor de US$167 por acción.

Las crecientes fortunas financieras de Moderna y el creciente número de empleados coincidieron con un aumento en las compras de bienes raíces por parte de empleados nuevos y veteranos en el patio trasero de la empresa.

Lori Orchanian de Coldwell Banker Realty llama a este repunte en las transacciones en las ciudades cercanas a la sede de la compañía, ubicada en el vecindario de Kendall Square en Cambridge, «el efecto halo de Moderna».

Compradores que llegan y compran casa

Históricamente, las grandes empresas han tenido un impacto en los pueblos pequeños al llevar a los trabajadores al área.

Walmart, por ejemplo, atrajo a decenas de empleados a Bentonville, Ark., mientras que Amazon creó puestos de trabajo en almacenes de todo el mundo.

“El efecto directo en la vivienda no es solo alrededor de la sede, son los sub mercados que están a distancia”, dijo Sam Chandan, director del Centro de Investigación de Financiamiento de Bienes Raíces en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York.

Manny Sarkis, de Douglas Elliman, dijo que, a partir de mediados de 2021, vio una afluencia de compradores de Moderna de fuera del estado, muchos de los cuales estaban dispuestos a pagar una prima para comprar algo rápidamente.

“Estos no son compradores que van a buscar durante dos o tres meses”, dijo Sarkis. “Estos son compradores que vuelan para comprar una casa”.

Los ejecutivos de Moderna recién contratados y reubicados ayudaron a impulsar parte del efecto halo en el segmento de lujo del mercado. Incluyeron a Neal Dahiya, jefe de litigios de Moderna, quien se unió a la compañía en enero de 2021 después de ocho años en Bristol-Myers Squibb.

En junio de 2021, cerró una casa de US$3,45 millones en Cambridge, según muestran los registros.  Dahiya se negó a comentar. Un portavoz de Moderna dijo que Dahiya dejaría la empresa a partir del 22 de julio.

Allyson Nicholson, quien pasó 22 años en Amgen en Thousand Oaks, California, se unió a Moderna como vicepresidenta de diseño de la cadena de suministro en septiembre de 2021.

Dos meses después, ella y su esposo, Michael Nicholson, compraron una casa en Westwood por alrededor de US$2,5 millones. Nicholson no respondió a una solicitud de comentarios.

Tracey Franklin, directora de recursos humanos de Moderna, se unió a la empresa unos meses antes del comienzo de la pandemia procedente de Merck, con sede en Nueva Jersey.

Franklin y su esposo, William Franklin, pagaron alrededor de US$6 millones por una casa en Boston en abril de 2021, según muestran los registros. Franklin no respondió a una solicitud de comentarios.

Más empleados de Modernas que compraron

No fueron solo los empleados de Moderna recién reubicados los que gastaron mucho en excavaciones de lujo. En 2021 y 2022, algunos empleados de toda la vida compraron bienes raíces de lujo en Boston, Nueva York y partes de Cape Cod.

Eric Huang, director científico de Moderna Genomics, gastó casi US$3,9 millones en un condominio de Boston en junio de 2021, según muestran los registros.

Agregó un condominio de US$8,1 millones en Soori High Line en Nueva York en febrero de 2022. El Dr. Huang no respondió a las solicitudes de comentarios.

Melissa J. Moore, directora científica para asuntos científicos de Moderna, y su esposa, Janet Kosloff, pagaron US$4,95 millones por una propiedad frente al mar en Provincetown en octubre de 2021, según muestran los registros.

El científico moderno Paolo Martini y su socio, Jonathan Hawkins, un productor, también compraron en Provincetown. Pagaron alrededor de US$2,5 millones por una casa en la playa en abril de 2021 y compraron el cercano complejo de entretenimiento Crown & Anchor por aproximadamente US$7,3 millones en noviembre de 2021.

En Boston, Martini compró un condominio por casi US$1,9 millones en diciembre de 2021. Ni Moore ni Martini respondieron a las solicitudes de comentarios.

Empleados con presupuestos más modestos

Incluso los empleados cuyos presupuestos eran más modestos mejoraron su juego a medida que la fortuna de Moderna aumentó en 2021. Brian Dougherty y su pareja, ambos empleados de Moderna, comenzaron a buscar una casa en septiembre de 2020 con un presupuesto de US$1,9 millones.

Durante los meses siguientes de su búsqueda, dijo, su presupuesto «evolucionó» casi semanalmente. Cerraron una propiedad de US$4,3 millones en marzo de 2021.

“Hay mucha riqueza en la región que se está desbloqueando un poco”, dijo.

En respuesta a una solicitud de comentarios sobre las compras de bienes raíces de los empleados, un portavoz de Moderna dijo:

“Como un importante empleador en Massachusetts, y a medida que aumentamos nuestra presencia global, estamos orgullosos de seguir atrayendo a los mejores y más brillantes talentos en la industria biotecnológica y más allá”.

En junio de 2022, el precio medio de venta de bienes de lujo en el área metropolitana de Boston fue de US$2,2 millones, un 15,79 % más que en junio de 2021 y casi un 30 % más que en junio de 2020, según Redfin.

Angelini dijo que su comprador de Moderna en St. Regis Residences hizo un pago inicial del 20 % justo antes de la Navidad de 2021. “No creo que le preocupara el precio”, dijo. Después de asegurarse de que el condominio tuviera vistas al agua, dijo que él insistió: «Solo llévame más alto».

Con licencia de nuestro socio WSJ.
Este artículo lo tradujo del inglés Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

Lo que se necesita ahora para comprar una primera casa en EE. UU.

Oficinas vacías de Wall Street serán revividas como apartamentos

Los compradores adinerados se alejan del mercado inmobiliario de EE. UU.

Suscríbete a nuestro Newsletter