Venezuela: hay 99% de desempleo en el sector construcción

El sector construcción de Venezuela vive una situación muy preocupante. Foto: archivo / Reuters

La oferta y demanda inmobiliaria y los precios de la construcción bajan a niveles nunca antes vistos en Venezuela. En 16 estados no hay una obra del Estado, es decir, no hay inversión. “La inversión privada desaparece. Hay una tasa de desempleo del 99 % en el sector construcción, en toda la nación“, advierte Alberto Maldonado, presidente de Fetratáchira.

En Venezuela existían en las federaciones 2.5 millones de afiliados, ahora escasamente hay 60 mil. Se estima que se han perdido 1,7 millones de empleos en la industria de la construcción. Al igual que en otros países de la región latinoamericana, el sector construcción es un efecto multiplicador a la hora de la generación de empleo.

“Cuando se habla de la industria de la construcción -dijo Maldonado-, se tiene que entender que cada trabajador genera tres o cuatro puestos de empleos indirectos, automáticamente se reactiva todo el aparato productivo. Es uno de los sectores que revitalizan la economía, en cualquier país“.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by CVConstrucción (@cvconstruccion)

Cifras en Venezuela que preocupan

En Venezuela, si el 99 % del desempleo está en la industria de la construcción, un efecto dominó hace que la tasa de desempleo de la nación se ubique entre un 49 y 52%, en todas las áreas.

Muchos trabajadores de la Administración pública renunciaron a sus puestos para irse a echar pico y pala en los campos. La razón es que “allí están pagando bien”. Por ejemplo, en el área metropolitana pagan entre US$10 y US$15 al día.

La construcción está sumergida en el drama de no poderse impulsar. Primero, porque es más fácil comprar que hacer. Segundo, el Estado tiene más de tres años sin invertir en la reactivación de la industria de la construcción”, explicó Maldonado.

Caso Táchira 

En el estado Táchira, se paga 156 mil pesos al ayudante y 196 mil pesos para el oficial, y esto involucra al cabillero, plomero, albañil, carpintero, electricista. Aparte se pagan prestaciones sociales, una semana por mes. Además de la dotación y la póliza para poder cubrir los costos funerarios que se generen, si alguno de sus familiares fallece.

“Estas son las tres cláusulas que en estos momentos se están aplicando en toda la nación para proteger a los trabajadores de la construcción, en el 1% de empleo que hay”, explicó el representante de Fetratáchira al indicar que casi 2,5 millones de trabajadores desaparecieron de la industria de la construcción.

Apenas cinco obras

En Táchira, hay solo cuatro o cinco obras. De cinco mil o seis mil trabajadores que se tenían activos, en este momento solo hay  60.

Una de las obras está en La Concordia, donde se construye un edificio para oficinas comerciales. En la Zona Industrial se construyen dos galpones. En el Barrio Obrero se trabaja en una estructura metálica para un edificio de oficinas comerciales. Y en los Pirineos se trabaja un urbanismo para empezar a vender parcelas.

Según Maldonado, todas las obras son privadas. “No existe posibilidad de que sea el Estado, porque está quebrado.  No tiene recursos para reactivar la industria de la construcción. Se necesita mucho dinero para poder reactivar, por lo menos, la recuperación de la vialidad de todo el estado, rescatar algunas obras de infraestructura que dejaron abandonadas y que se tienen que terminar. Se necesita demasiado dinero”, precisó.

Bajos sueldos 

El presidente de Fetratáchira indicó que hoy día 7,5 millones de trabajadores de la Administración pública ganan 2 millones de bolívares, escasamente US$1 en estos momentos, que los ubica como los más pobres del mundo.

Estamos frente a una pandemia que generó el gobierno, de hambre y miseria, hacia la clase trabajadora. Toda la industria petrolera está destruida, desmantelada, igual las empresas básicas, y no hay posibilidad de recuperarlas”, sentenció Maldonado.

Se tienen 4,5 millones de jubilados y pensionados cobrando menos de US$1. “Se pueden imaginar el nivel de hambre que hoy vive la clase trabajadora en Venezuela, no solo la de la industria de la construcción, sino la de la Administración pública. Es decir, se trata de una emergencia humana”, concluyó Maldonado.

Con información de: Diario La Nación

También deberías leer en República Inmobiliaria:

Latinoamérica: cómo el covid-19 afectó la movilidad en 7 países

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter