¿Cómo cambiarían la forma de vivir, trabajar y socializar las «ciudades 15 minutos»?

La 'ciudad de 15 minutos' puede reducir la desigualdad porque queremos que el territorio sea policéntrico.

El concepto de las «ciudades de 15 minutos» estipula que todas nuestras necesidades básicas deben satisfacerse a menos de 15 minutos, a pie o en bicicleta, desde nuestro hogar.

Cuando el covid-19 llegó, provocó inmediatamente el cierre de escuelas y oficinas, vació el transporte público y, en algunos casos, restringió a los residentes a un estrecho perímetro alrededor de sus casas.

Sin embargo, son las mismas restricciones las que han proporcionado a los planificadores urbanos una oportunidad de oro para repensar cómo podemos reorganizar nuestras ciudades de una manera más ecológica y sostenible.

La idea, la concibió originalmente Carlos Moreno, experto en urbanismo y profesor de la Universidad Pantheon-Sorbonne de París 1, y si bien, no surgió a propósito con la pandemia, los confinamientos le han dado una segunda vida.

De hecho, es posible que su reciente popularidad en pandemia se debió, en parte, por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que hizo de la «ciudad de 15 minutos» el centro de su exitosa campaña de reelección.

¿Qué es una «ciudad de 15 minutos»?

«La ciudad de 15 minutos es una ciudad en la que la cercanía de los servicios facilita la vida y sirve a los ciudadanos», explicó el profesor Carlos Moreno a Euronews Next.

«Lo que queremos es que en una ciudad no haya que desplazarse mucho. (No más de 15 minutos) ya sea para ir a trabajar, para hacer la compra, para acceder a la sanidad, para disfrutar de la cultura o para relajarse».

En lugar de ciudades con distritos diferenciados para vivir, socializar y trabajar, el concepto concibe el centro urbano como un tapiz de barrios donde coexisten las tres funciones.

Según Moreno, el drástico cambio hacia el trabajo a distancia demostró que la «ciudad de 15 minutos» no solo es factible, sino que podría ser decisiva para regenerar los barrios urbanos.

«No hablo de trabajar a distancia desde tu casa, con el ordenador en el regazo, gatos, perros, niños, sino de descentralizar el trabajo», dijo Moreno.

«Hay muchos trabajos que se pueden hacer a distancia. Desplazarse una hora para estar detrás de un ordenador en la oficina no tiene mucho sentido. Estar cerca de casa significa que podemos crear nuevos espacios«.

Un edificio, múltiples usos

La creación de nuevos espacios es otro elemento clave de la «ciudad de 15 minutos».

Según el profesor Moreno, para ofrecer el máximo de servicios y actividades a nivel local, debemos reimaginar cómo podemos utilizar mejor las infraestructuras existentes.

«En una ciudad como París, un edificio está en uso el 30 % o el 40 % del tiempo. Eso significa que durante el 60 % o el 70 % del día, el edificio está vacío más tiempo del que está en uso«, dijo.

«Pero, aun así, está en muy buenas condiciones. Así que queremos aprovechar mucho más un edificio para que pueda albergar actividades distintas de aquellas para las que fue concebido originalmente«.

En el concepto de Moreno, los edificios en desuso podrían convertirse en espacios de coworking o trabajo colectivo. Las cafeterías podrían acoger clases de idiomas por las tardes y los edificios públicos podrían acoger conciertos los fines de semana.

¿La «ciudad de 15 minutos» agravará las desigualdades urbanas?

Aunque el concepto de «ciudad de 15 minutos» es cada vez más popular en todo el mundo, no todo el mundo está de acuerdo con la idea de los barrios hiperlocales y accesibles.

Los críticos sugieren que podría conducir a un tipo de tribalismo y exacerbar las disparidades urbanas existentes entre los distritos.

Frente a esto, Moreno señala que en ciudades como París, la desigualdad entre los que viven en la periferia y las comunidades más ricas que pueblan el centro urbano es ya un hecho.

«Hoy las ciudades son muy desiguales. Hoy las ciudades están muy fragmentadas, muy segregadas», explicó Moreno.

«Empujamos a un montón de gente hacia los suburbios, donde los precios de la vivienda son más bajos. No podemos seguir construyendo cada vez más lejos y construir tres o cuatro nuevas estaciones de tren y decirle a la gente ‘tienes la posibilidad de venir'», agregó.

Moreno cree que la «ciudad de 15 minutos» puede ayudar a la cohesión social en las ciudades.

«La ‘ciudad de 15 minutos’ reducirá la desigualdad porque queremos que el territorio sea policéntrico. Queremos mejorar la calidad de vida en los barrios desfavorecidos mediante la implantación de espacios de coworking, la creación de zonas verdes con parques, la instalación de empresas, actividades culturales, deportivas y carriles bici de calidad».

Una ciudad policéntrica, según Moreno, es aquella en la que cada persona puede ir a donde quiera, pero no necesita desplazarse una hora para satisfacer una necesidad como puede hacer actualmente.

«Los que viven en el centro tienen esta opción, pero los que viven en el extrarradio no», añadió Moreno. «Así que, al tener un territorio policéntrico, podemos regenerar la cohesión urbana con múltiples servicios y eventualmente reduciremos esta segregación».

Con información: es.euronews.com

No está de más leer:

Las 10 casas más caras en venta en Canadá – República Inmobiliaria

Lo que puedes rentar con US$10.000 al mes en los EE. UU.

Festival del Cerrito del Carmen: Un fin de semana de sana recreación y convivencia

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter