Tour virtual 360º: lo último para alquilar un inmueble
17 abril, 2020
Fundesa propone invertir en infraestructura vial para reactivar economía
20 abril, 2020

Xavier Andrade: “El efecto de la LIP en el empleo es inmediata”

Braulio Palacios

La iniciativa de Ley de Interés Preferencial (LIP) para el Acceso a la Vivienda se aprobó en tercera lectura en el Congreso en febrero pasado, pero aún sigue sin ser aprobada por los diputados.

Xavier Andrade, miembro de la junta directiva de la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda (Anacovi) sostiene que la LIP es una ley que tendría un impacto inmediato en la generación de empleo, una vez se apruebe y entre en vigencia.

Además, en un momento en donde ya se piensa cómo reactivar la economía en la era post COVID-19 (coronavirus), la iniciativa 4818 sobresale porque genera empleos, sin que el Estado destine mayores recursos públicos.

“El Congreso debería estar preocupado no sólo por la pandemia. También debe preocuparse que, una vez termine la pandemia, es necesario poner a trabajar al país”, señaló al recomendar la aprobación del proyecto de ley.

¿Cuál es su opinión sobre la LIP, una iniciativa que lleva años sin aprobarse en el Congreso?

– La Ley de Tasa de Interés Preferencial (LIP) fomenta que guatemaltecos puedan tener su vivienda. No es ningún secreto que las cifras de déficit habitacional son abismales. Aunque nuestra Constitución dice claramente que el Estado debe proveer y desarrollar mecanismos que permitan tener una vivienda propia, eso no ha sido cierto durante muchos años.

Es muy poco el esfuerzo que logra hacer el Estado para dotar a los guatemaltecos de una vivienda propia. Y se tienen otros, que la población los considera ineficaces. Yo veo positivo muy positivo este proyecto de ley porque genera transparencia en el uso de los recursos. Pide muy pocos recursos del Estado porque sale de los propios impuestos que genera la construcción de vivienda.

En los momentos actuales y en los siguientes meses Guatemala necesita mucha generación de empleo. Entonces, demandando pocos recursos del Estado, la LIP tiene la capacidad de producir mucho empleo.

¿Qué piensa sobre las enmiendas que se proponen para la LIP?

– Son siete enmiendas, todas la considero necesarias. Pero priorizaría primero la que incorpora un escalonamiento a la tasa de interés subsidiada. Esto es adecuado para que recargar al Estado innecesariamente con recursos que se pueden utilizar en otras áreas.

En otra enmienda, se habla de aumentar hasta 170 salarios mínimos. Aquí hablamos de una vivienda de 80 metros cuadrados, sin lujos. Me parece adecuado colocar un límite la cantidad el precio que puedan tener las viviendas que gocen de este beneficio.

También, se propone eliminar los certificados tributarios. Este era un problema que veía el Ministerio de Finanzas. Muchos consideran que no se requieren estos certificados tributarios.

Además, se elimina la necesidad de crear un Reglamento. La iniciativa de ley con las enmiendas no requiere un Reglamento. Es lo suficientemente clara y transparente para que los actores puedan cumplir con la misma.

“Las enmiendas perfeccionan en mucho la versión original del proyecto de ley”

La vivienda a nivel social toma relevancia en tiempos donde se habla “quedarse en casa”, ¿qué cree hubiera sucedido si ya estuviera vigente una LIP?

– En los países en donde se ha impulsado la vivienda a través de mecanismos como una Ley de Interés Preferencial lógicamente ha sido un benefactor social para las familias.

Ahora que nos vemos en la necesidad de estar en nuestras viviendas, no es lo mismo estar confinado en mi hogar que en un área estrechar. Habríamos estado un poco mejor preparados para este distanciamiento social.

Como no podemos ver hacia atrás, tenemos que ver hacia adelante. Hay beneficios sociales para una familia que pueda tener su techo propio y los beneficios económicos para las industrias de la construcción y conexas. Entre más tiempo nos tardemos en aprobar la LIP, más y más familias van a carecer de techo propio. Eso es algo que hemos visto en más de 40 años.

Tenemos muchos años de hablar sobre el déficit de vivienda habitacional. Todos nuestros políticos, congresistas de turno, hablan de la maravilla de tener vivienda propia pero a la hora de favorecer leyes que logren convertir en realidad el sueño de tener una vivienda, ahí se echan un poco para atrás. Siempre es un momento oportuno y necesario para aprobar leyes que logren dar a los guatemaltecos una vivienda propia.

“Está demostrado en 40 años que ese déficit habitacional, por sí solo, no va a a desaparecer”.

Siempre sale a relucir el “déficit” cuando se habla de vivienda, ¿la LIP sería una herramienta para contrarrestar el déficit de vivienda?

– Podría ser una de las más importantes en la historia del país. Si segmentamos un poco las necesidades de vivienda en los diferentes estratos económicos para analizar cómo podría afectar la LIP.

En primer lugar, están las personas que por su posición económica (segmento A y B+) es capaz de comprar una vivienda sin necesidad de financiamiento. Luego, está la persona (segmento B y C+) que puede obtener un crédito bancario (FHA o bancos).

Por último, está el segmento socio económico que, si bien tienen un ingreso, desafortunadamente, no le alcanza. Con una ayuda, que podría ser la LIP, la cuota podría bajar un 30%, por ejemplo, ellos comprarían su vivienda. Pero como no les alcanza, alquilan o viven con algún familiar.

“Si está ley no ha sido aprobada es porque no la han estudiado a profundidad para conocer sus beneficios”

La LIP puede tomar un gran segmento de la población que hoy en día carece de vivienda, que no está pidiendo que se la regalen. Están pidiendo que los impuestos que se pagan en los materiales, ISR, etcétera, que pagan al adquirir la vivienda, se les devuelva un subsidio a la tasa de interés.

El Central America Business Inteligence (CABI) ha realizado estudios que señala que se podría favorecer hasta un 50% de la población guatemalteca que ya tiene trabajo.

¿Por qué una iniciativa como la de la LIP es necesaria en un país como Guatemala?

– Lo que ha preocupado en su momento a muchos de nuestros legisladores y presidentes en Guatemala es la falta de recursos. Se han hecho estudios, como el caso de CABI, donde demuestran que lejos de ser una carga para el Estado, la LIP puede contribuir en el mediano plazo para generar recursos.

¿Cree que los “tiempos políticos” en el Congreso tenga el espacio para que la LIP concluya su proceso de aprobación?

– Yo no soy político, pero creo que el Congreso debería estar preocupado no sólo por la pandemia. También debe preocuparse que una vez termine la pandemia es necesario poner a trabajar al país. Sin trabajo, el problema es de dónde sacamos los recursos para todas esas familias guatemaltecas que lo necesitan.

El Estado tiene una cantidad ilimitada de posibilidades de endeudamiento por lo cual debe buscar leyes que incentiven la creación de empleos con urgencia, una vez se haya aprendido a trabajar en medio de la pandemia.

Aunque se tenga la vacuna, el problema no desaparece. Se perdieron muchos empleos en el país, debido al cierre temporal de algunas empresas. No cuestiono las decisiones del presidente (Alejandro Giammattei) de cerrar la economía para salvar vidas.

Lo que si puedo pensar es que necesitamos poner a trabajar al país. Y está ley, la LIP, no requiere de recursos del Estado pero sí generará empleos. Es por eso que sí creo que es factible, y también recomendable, que el Congreso apruebe esta ley.

¿La LIP ayudaría al sector construcción e inmobiliario a retomar el curso de crecimiento pronosticado para 2020?

– Tomaría un poco de tiempo su impacto. Tanto así como regresar a las previsiones originales del sector en el 2020, lo veo difícil. En primer lugar, no la están aprobando inmediatamente. Una vez aprobada, hay factores que toman tiempo.

Pero si usted piensa la cantidad de casas que se pueden vender con una LIP, hay que considerar que se pondrá al alcance de un 50% de la población la posibilidad de comprar una vivienda.

El efecto de la LIP en el empleo es inmediata. Un desarrollador tiene que construir la vivienda para poderla escriturar y así se logre una venta. Pero el efecto para la economía se da en el momento que se inicia a construir la vivienda.

Entonces, se crea un efecto inmediato con la generación de empleos durante el 2020, si se aprueba la LIP. Y muchas de esas viviendas construidas se podrían convertir en compraventas en los años siguientes.

También puedes leer en República Inmobiliaria: