El impacto de los materiales de construcción en la eficiencia energética de los edificios

La construcción es uno de los sectores con mayor potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y frenar el cambio climático, como recoge el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Según la Comisión Europea, los edificios e inmuebles son responsables del 40% del consumo energético de la Unión Europea (UE) y el 36% de las emisiones de CO2, generadas principalmente por la construcción, el uso, la renovación y la demolición. Mejorar la eficiencia energética de las viviendas y los edificios es una de las medidas imprescindibles para alcanzar el objetivo de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para el año 2030.

Hoy en día, los arquitectos y constructores pueden elegir entre una amplia variedad de materiales energéticamente eficientes para diseñar y construir edificios que garanticen el máximo confort término en el interior y, al mismo tiempo, permitan un ahorro energético y una reducción del impacto medioambiental. Las alternativas al cemento, el hormigón, el aluminio y el resto de materiales tradicionales en las edificaciones, principales responsables de las emisiones de la construcción, ya son una realidad.

Todo ello gracias a empresas de materiales de construcción y eficiencia energética como Arelux, que se encargan de diseñar productos innovadores que se adapten a las nuevas necesidades del sector de la construcción.

Materiales de construcción que contribuyen a la eficiencia energética

Aislantes térmicos y acústicos reflexivos

El aislamiento térmico es uno de los aspectos más importantes para mejorar la eficiencia energética y ahorrar energía eléctrica en una construcción. Los nuevos aislantes térmicos y acústicos reflexivos van dejando de lado a los productos que se han utilizado tradicionalmente para conseguir edificaciones con un alto rendimiento térmico, como es el caso de la espuma de poliuretano. Este tipo de materiales, que se pueden instalar tanto en obras de nueva construcción como reformas, minimizan las pérdidas de aire caliente en invierno, conservándolo en el interior, y las ganancias de aire frío en verano. Esto produce un mayor confort térmico y un importante ahorro energético y económico, ya que reduce la cantidad de energía necesaria para la calefacción y refrigeración.  De esta forma, los aislantes térmicos y acústicos reflexivos son una de las formas más prácticas y rentables de mejorar la eficiencia energética de un edificio.

Pintura aislante térmica

La ciencia está revolucionando el sector de la construcción con materiales innovadores como la pintura aislante térmica, que se ha convertido en una de las principales soluciones para mejorar el aislamiento de las viviendas. Gracias a las propiedades de la pintura aislante térmica, que está compuesta por microesferas cerámicas desarrolladas mediante nanotecnología, los proyectos de arquitectura y construcción pueden ahorrar hasta un 40% de energía. Esto se debe a que crea una cámara de aire que produce una rotura de puentes térmicos (cualquier parte del cerramiento del edificio donde la resistencia térmica cambia significantemente), que son los causantes de la pérdida de calor y la aparición de humedades por condensación. Como resultado, origina un efecto de aislamiento, promoviendo una temperatura más confortable durante todo el año, y evita las humedades y moho.

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter