tormenta ian florida estragos

Los compradores de viviendas acuden en masa a las ciudades de Florida devastadas por “Ian”

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Menos de un mes después de que el huracán Ian causara una devastación generalizada en el suroeste de Florida, los inversionistas y otros compradores están buscando acuerdos inmobiliarios en una región donde los precios de las viviendas se han disparado en los últimos años.

La demanda sigue siendo fuerte, tanto por parte de los habitantes locales como de los foráneos, según los agentes de bienes raíces residenciales en Naples, Florida, y otras áreas cercanas a la trayectoria de lan. Han recibido numerosas consultas de personas que todavía están interesadas en mudarse a Miami o que esperan recuperar propiedades en dificultades.

“Es más o menos lo de siempre”, dijo Kelly Baldwin, agente de Coldwell Banker en Longboat Key, Florida. “Nadie me ha contactado para parar la búsqueda de su casa”.

Rick Lemacree que los propietarios de propiedades dañadas en Florida aprovecharán la oportunidad para deshacerse de sus propiedades. Foto: Kristen Conti

Los costos asociados con la protección de una casa contra el viento y las inundaciones, junto con el aumento de las primas del seguro de vivienda y contra inundaciones, son suficientes para hacer que algunos residentes de Florida de vieja data se vayan.

Pero algunos inversionistas con mucho efectivo están expresando interés. Friley Saucier, asesor inmobiliario global de Premier Sotheby’s International Realty en Naples, trabaja con una persona que planea gastar hasta US$50 millones en bienes raíces en áreas que sufrieron daños por Ian.

“Me llamó después de la tormenta”, dijo. “Pasé una semana llamando a los agentes y a otras personas tratando de encontrar propiedades que están fuera del mercado porque estas casas todavía se están secando y remediando, por lo que aún no están en la lista”.

¿Mudarse a un área con riesgo climático?

Rick Lema, cuya residencia principal se encuentra en Narragansett, R.I., es propietario de una casa en un parque de casas móviles en Englewood, Florida, a medio camino entre Sarasota y Fort Myers, que resultó dañada por la tormenta.

Como comprador en efectivo, comenzó a conducir por los vecindarios locales el día después de la tormenta, antes de reparar su propia casa, en busca de casas en mal estado frente al mar y propiedades comerciales.

Lema había estado buscando inversiones anteriormente, pero sintió que “los precios eran ridículos”. Ahora, él cree que los propietarios de propiedades dañadas aprovecharán la oportunidad de deshacerse de sus propiedades. “Si antes de la tormenta pedían US$1 millón, les ofrezco US$750.000”, dijo.

Ciertamente, algunos compradores potenciales se lo están pensando dos veces después de los daños causados ​​por Ian, que se espera que oscilen entre US$40.000 millones y US$64.000 por inundaciones y vientos en propiedades residenciales y comerciales de Florida, según una estimación de la firma de datos CoreLogic.

Además, el 62 % de los residentes de EE. UU. que planean comprar o vender una casa el próximo año dudan en mudarse a un área con riesgo climático, según un informe reciente de la corredora Redfin.

Algunos con planes de establecerse en el área ahora lo están reconsiderando. Kurt Kuemmerle, de 60 años, carpintero que vive en Marmora, Nueva Jersey, es propietario de un terreno en Port Charlotte. Dijo que siempre pensó que construiría una casa allí para jubilarse con su pareja, Robin Konschak. Pero ahora planea vender el terreno.

“Nos dimos cuenta de que el suroeste de Florida es demasiado peligroso para vivir permanentemente”, dijo Konschak.

Próximo destino: Florida

Sin embargo, muchos otros no se desaniman. Connie Langenbahn, de 62 años, conductora de autobús escolar jubilada, y su esposo, Gregg Langenbahn, de 61, dejarán su hogar en Cincinnati en noviembre para convertirse en residentes permanentes del suroeste de Florida.

La pareja dijo que viviría con su hija en Sarasota, Florida, mientras compran una casa, un proceso que comenzaron hace dos años.

“El huracán asustó a mi esposo, pero el sueño de toda mi vida ha sido vivir en Florida y no me rendiré”, dijo Langenbahn.

Los dos esperan gastar no más de US$450.000 en una casa de tres habitaciones y dos baños. “Espero que los precios no suban más ahora porque la gente necesita casas”, dijo.

Algunos analistas inmobiliarios creen que lo harán, al menos a corto plazo.

Lo más probable es que veamos un aumento en los precios casi de inmediato, impulsado principalmente por una fuerte demanda continua y una escasez de inventario inducida por la tormenta (Ian)”, dijo Ken H. Johnson, economista de vivienda de la Escuela de Negocios de la Universidad Atlántica de Florida.

Si bien los precios pueden ser erráticos durante los primeros meses, la demanda de vivir a lo largo de la costa con un clima cálido y una economía favorable a los negocios parece haber llevado a una rápida recuperación económica después de los últimos huracanes”, dijo el Johnson.

¿Alza en los precios?

Pocas áreas en los EE. UU. han visto subir los precios tanto.

Según la Junta de Agentes Inmobiliarios del Área de Naples (NABOR, en inglés), el precio medio de venta de una vivienda unifamiliar aumentó un 24,9 % entre agosto de 2021 y agosto de 2022, el último mes del que hay estadísticas disponibles, a US$725.000.

Los precios de los condominios aumentaron un 34 % durante el mismo período.

Un estudio publicado el 11 de octubre por Johnson y Eli Beracha, Ph.D., de la Universidad Internacional de Florida, encontró que el área metropolitana de Cape Coral-Fort Myers era el mercado inmobiliario más sobre valuado del país en agosto, antes del huracán Ian.

Según su análisis, los compradores pagando un promedio del 70 % sobre la tendencia de precios a largo plazo del área.

“Debido a la devastación, no habrá muchas casas para vender por un tiempo”, dijo Kristen Conti, corredora propietaria de Peacock Premier Properties en Englewood, Florida.

La falta de oferta, combinada con la demanda de casas por parte de ambos usuarios finales e inversionistas, hará que los precios de las viviendas aumenten durante 12 a 18 meses, dijo.

Con licencia de nuestro socio WSJ.
Este artículo lo tradujo del inglés Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

El caso Castañeda & Martusciello: Fraudes inmobiliarios con mansiones de la élite venezolana en EE. UU.

Los constructores ofrecen casas a granel con descuento para inversores

Los alquileres caen por primera vez en dos años después de alcanzar récords

Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter