Los desacuerdos de pareja en una renovación: ¿Necesitas un diseñador de interiores o un consejero matrimonial?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Mi esposo James y yo estamos decorando nuestra nueva casa de vacaciones en las Montañas Rocosas de Colorado y hemos abarcado más de lo que podemos… principalmente porque he sido una co diseñadora grosera. Años de escribir sobre diseño de interiores me han convertido en la «Joan Rivers de la decoración del hogar», sin la comedia.

Él quiere madera, cuero y metal negro. Si yo no consigo tapicería blanca, muchos cojines y estampados tan delicados como las pinnulas de un helecho culantrillo, moriré.

Cuando James me envía la imagen de una silla o una luz para considerar, a menudo es más masculino de lo que puedo soportar, le envió un mensaje de texto demasiado brusco sobre por qué lo detesto. Mi comportamiento no está bien, especialmente porque mi cónyuge es una de las almas más bondadosas del mundo.

No soy la única persona cuyo estilo choca con el de su pareja tan dolorosamente como la cachemira rosa y la tela escocesa de tartán.

“Los desacuerdos entre parejas sobre proyectos residenciales es la principal razón por la que nuestro estudio decidió hace tres años dedicarse a más proyectos comerciales y de hospitalidad”, señala la diseñadora de Texas, Jean Liu, diseñadora de Dallas.

“Tal vez tuvimos mala suerte, pero nos dimos cuenta de lo mal equipados que estamos para manejar los conflictos maritales”.

En una sala de estar, un socio quería un tratamiento de pared supergráfico al estilo de los años 70. El otro no estaba seguro. La solución: papel tapiz extraíble. Foto: Pablo Enriquez

Consejero de relaciones en lugar de diseñador de interiores

A un diseñador de interiores no le vendría a mal profundizar en las estrategias para la resolución de conflictos de pareja.

En una encuesta de 2021 realizada por Houzz, el 11 % de las parejas entre los 75.470 encuestados en EE. UU. declararon que les resultaba difícil trabajar con su cónyuge en una renovación.

En el informe ‘Houzz U.K. 2022 Renovations and Relationships Survey’, el 16 % de los 1250 encuestados dijeron que consideraron separarse durante el proceso de renovación.

Cuando se trata de espacios compartidos, hay mucho en juego, en parte porque su hogar es «una expresión de quién es usted y su personalidad», dijo el terapeuta familiar Terrence Real, autor de «Nosotros: superando el ‘tú’ y el ‘yo’ para construir una relación más amorosa».

El diseñador Kevin Klein descubrió que cuando se trabaja con parejas, los desacuerdos son tan inevitables como los retrasos en los envíos. En consecuencia, durante las consultas iniciales, Klein pregunta a los clientes cómo manejarán cualquier impasse que pueda surgir.

«Siempre me miran bizcos, como ‘¿De qué estás hablando?’. Pero ese momento inevitablemente llega seis meses después, cuando hacemos de consejeros de relaciones en lugar de diseñar«.

Cuando llegas a casa después de un largo día, no quieres abordar estas decisiones de diseño. No es sexi

Los desarrolladores de bienes raíces Ilana y David Duel le dan crédito a Klein por guiarlos armoniosamente a través de su propia renovación.

“Es muy difícil tomar decisiones entre marido y mujer”, dijo Ilana. “Puedes pasar horas y horas solo en el azulejo”.

Ella quería una casa completamente blanca con pisos de madera clara, mientras que Duel y Klein buscaban mantener el carácter español de la residencia de la década de 1930.

“Si decide contratar a un diseñador, sepa que es mucho mejor diseñando que usted”, enfatiza Duel.

Estrategias para mantener la cordura en medio de los desacuerdos

Ya sea que contrate a un experto o lo haga solo, Klein recomienda establecer «horarios de oficina». “Cuando llegas a casa después de un largo día, no quieres abordar estas decisiones de diseño. No es sexi, no se siente bien”, comenta.

Dedicar períodos específicos de tiempo al proceso, períodos en los que ambos están bien descansados, es una mejor manera de escuchar el punto de vista de la otra persona.

Otra estrategia para mantener la cordura: Elija una decoración que sea fácilmente intercambiable. Cuando un cliente de la diseñadora Rydhima Brar, buscó un papel tapiz con gráfico de espadachines inspirado en la década de 1970, su otra mitad no lo encontró shagadélico.

¿Cuál fue la ofrenda de paz? Papel tapiz removible que podrían cambiar si todavía se resistía en la línea. Al final, a él le gustó.

Las imágenes, en estas situaciones, valen más que mil negociaciones agotadoras. “La mayoría de la gente no tiene el vocabulario para definir su estilo”, dijo la diseñadora Rozit Arditi.

El diseñador Gray Walker a menudo les pide a las parejas de clientes que coloquen imágenes de cosas que les gustan en los tableros de Pinterest. Es una petición fácil, y luego busquen un consenso con la ayuda de esas ayudas visuales.

“Descubrí que escuchar a ambas partes y darle a cada persona un poco de lo que quiere es el camino a seguir sin conflictos”, dijo.

En este comedor de Brooklyn, la diseñadora Rozit Arditi cerró la brecha entre el amor de una esposa por los neutros y el deseo de color de un esposo. Foto: Claire Esparros

«Simplemente encajó»

Para la sala de estar de la casa de estilo renacentista georgiana de la década de 1930 de sus clientes, Walker navegó por estéticas enfrentadas, reconociendo cada una de ellas.

Instaló un biombo chino y una alfombra Oushak desgastada por el tiempo para él, un obsesivo antiguo y un bergère tapizado en piel sintética, así como un sofá minimalista de terciopelo rojo ladrillo para ella, fanática de todo lo moderno.

Buscar un término medio puede conducir a un dinamismo inesperado. Cuando conoció a su pareja, el diseñador Vern Yip gravitó hacia las líneas limpias y las antigüedades asiáticas. Su pareja “trajo muchas antigüedades europeas a la escena, que nunca quise y siempre me sentí un poco claustrofóbico”, dijo Yip.

La mitad feliz que encontraron estaba lejos de ser la mitad del camino. “Tenía esta mesa de comedor que tenía un montón de tallados. Estaba muy bien hecha, pero era muy estilo antiguo europeo. Y lo combinamos con sillas Brno, cuero negro y cromo, y simplemente encajó, ¿sabes? Se dieron espacio el uno al otro”.

Si uno gana y el otro pierde, ambos pierden

“Puedes intimidar a tu manera y obtener lo que quieres a corto plazo. Pero pagarás esa solución a la larga, con el resentimiento de tu pareja”, explica el terapista Terrence Real.

“Si lo enmarcas como una lucha de poder en la que uno de ustedes gana y el otro pierde, ambos pierden”, agrega.

No quería que mi esposo y yo perdiéramos, así que (en su mayoría) dejé de ser una tirana. Cedí a dos de los deseos de James, un par de sillas de cuero y nogal y taburetes de bar de cuero con capitoné.

¿Y sabes qué? Se ven muy bien junto a mi sofá bouclé blanco y los sillones de barril estilo Deco que elegí en terciopelo canela, y creo que todos están destinados a vivir felices para siempre.

El diseñador de interiores Gray Walker apaciguó ambas mitades de una pareja en desacuerdo al incluir antigüedades para él y piezas tapizadas con líneas modernas para ella. Foto: Dustin Peck
Con licencia de nuestro socio WSJ.
Este artículo lo tradujo del inglés Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

Los hoteles adoptan el «resorttainment» para impulsar el negocio

¿Por qué comprar muebles clásicos nuevos cuando se revenden al 50 %?

La vida de oficina de Asia se activa en Hong Kong y Singapur

Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter