Millennials que huyeron de las ciudades recurren a la convivencia

Los millennials profesionales que huyeron de las grandes ciudades a los pueblos pequeños durante la pandemia del coronavirus están proporcionando un impulso inesperado a un tipo de propiedad inmobiliaria orientada a la vida comunitaria.

Muchos de los que se fueron buscaban aire fresco, más espacio y distancia de los grupos de infección, pero también les abrumaba la perspectiva de estar aislados. Así que han estado buscando compañía en espacios de convivencia remotos, donde los inquilinos alquilan habitaciones amuebladas en casas grandes compartidas.

Estas antiguas casas de vacaciones, granjas u hoteles convertidos ofrecen un espacio de oficina compartido y un lugar para dormir para aquellos que desean un alojamiento temporal.

Coconat es un espacio de convivencia y trabajo conjunto en una mansión reformada en un pueblo a las afueras de Berlín. FOTO: TILMAN VOGLER / COCONAT

Los millennials europeos han estado a la vanguardia de esta tendencia. Coconat, abreviatura de comunidad y trabajo concentrado en la naturaleza, se encuentra en un pueblo en las afueras de Berlín.

La propiedad de cinco acres, ubicada en una mansión reformada, incluye oficinas compartidas, una sauna, un estanque para nadar, un estudio de yoga y 20 habitaciones para huéspedes que reciben tres comidas al día y pagan menos alquiler que por un apartamento en Berlín.

“Todas las habitaciones están ocupadas y es sorprendente”, dijo la cofundadora Julianne Becker. “La gente realmente quiere salir de las ciudades”.

Coconat está tratando de lograr un equilibrio entre ser libre para socializar y evitar el riesgo de covid-19.

Se pide a los residentes que se distancien socialmente y usen máscaras. El personal ventila las habitaciones con regularidad. “El espacio no ha tenido ninguna infección”, dijo Becker, pero otros operadores de convivencia reconocen la posibilidad.

Coconat está tratando de permitir a los residentes la libertad de socializar sin ponerlos en riesgo de contraer el coronavirus. FOTO: TILMAN VOGLER / COCONAT

Ver estrellas por la noche

“Si estás considerando ir a una casa grande con otras personas, asumes que en algún momento, es posible que alguien se infecte”, dijo Eduardo Diego, quien dirige el espacio de convivencia y trabajo conjunto Sun and Co .en Javea, España.

Estas preocupaciones no detuvieron a Bettina Kamps, una berlinesa de unos 30 años, que se mudó a Coconat en noviembre. Dijo que ver estrellas por la noche y pasear por los bosques cercanos la ayudan a sobrellevar la ansiedad por la pandemia.

En Berlín, también extrañaba estar rodeada de otras personas. Vivía sola en un apartamento de una habitación, que también fue su oficina durante la pandemia. “Se volvió muy solitario”, dijo.

Kamps, que trabaja como gerente de proyectos para una editorial de libros de texto, inicialmente planeó quedarse en Coconat durante dos semanas. Dos meses después, subarrendó su apartamento en Berlín y no tiene planes de irse pronto.

La convivencia rural y de pueblo pequeño también está ganando popularidad en los EE. UU.

El verano pasado, cuando Google les dijo a los empleados que no tendrían que volver a la oficina antes de mediados de 2021, Sofia Taboada renunció a su apartamento tipo estudio en Brooklyn. Hoy en día, vive en un espacio de convivencia en Encinitas, un pueblo costero cerca de San Diego dirigido por Outsite.

En la ubicación de Outsite en Lake Tahoe, aproximadamente la mitad de las camas estaban ocupadas antes de la pandemia. Ahora está reservado en un 90%, dijo el fundador Emmanuel Guisset.

Una de las clientas recientes de Diego, Hannah Ludlow, pasó gran parte de 2020 en un apartamento en Manchester, Inglaterra, luchando contra la soledad del encierro con las clases de yoga Zoom.

En septiembre, el joven de 29 años pasó aproximadamente un mes en un espacio de convivencia en Tenerife. En noviembre, se mudó a Sun and Co. en Javea.

Ludlow ahora alquila su propio apartamento y está pensando en quedarse en Javea para siempre. “Me siento mucho mejor cuando estoy más afuera”, dijo.

Escriba a Konrad Putzier en [email protected]

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Los trámites de construcción preocupan más que el covid-19