mudarse lugares caros casas grandes

Eligen mudarse más lejos para salir de lugares “concurridos” y “caros” a una casa “grande” y “bonita”

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

El auge del trabajo remoto y el aumento del costo de la vivienda en las principales áreas metropolitanas están llevando a los estadounidenses a mudarse mucho más lejos cuando compran una casa.

Los compradores que adquirieron casas en el año que finalizó en junio se mudaron un promedio de 50 millas más lejos de sus residencias anteriores, según una encuesta de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, en inglés).

Esa distancia es la más alta registrada en datos anuales que se remontan a 2005 y sigue a cinco años consecutivos en los que la distancia media recorrida fue constante en 15 millas, dijo NAR.

La distancia para mudarse probablemente se disparó porque muchos empleadores solidificaron sus requisitos en la oficina, dando a algunos trabajadores remotos la certeza de poder alejarse más de sus oficinas, dijo Jessica Lautz, vicepresidenta de investigación de NAR.

A mediados de 2021, “las personas tenían la libertad y la capacidad con las bajas tasas de interés para decir: ‘Voy a hacer este movimiento ahora’”, dijo Lautz.

Stanton y Donna Zeff habían planeado mudarse a Florida cuando Zeff se jubilara dentro de unos seis años. En cambio, decidieron dar el paso antes porque el Zeff ahora puede trabajar de forma remota como administrador de programas.

“Puedo hacer mi trabajo fuera de la oficina tan bien como en la oficina”, dijo.

Vendieron su casa cerca de Dallas en enero y, recientemente, compraron una casa de cuatro habitaciones en Davenport, Florida, que incluye una suite para la madre de Zeff pueda mudarse con ellos.

Dana y Madison Christoffersen mudaron a su familia de California a Idaho por el menor costo de vida. Foto: L. Warbington/East Bay Portraits

Aprovecharon auge de los precios

Las comunidades más pequeñas fueron especialmente populares entre los compradores: el 48 % de las compras de viviendas se realizaron en pueblos pequeños y áreas rurales. Se trata de un récord en datos que se remonta a 2003 y un aumento del 32 % del año anterior, mostró la encuesta NAR.

Los suburbios son tradicionalmente los destinos más populares para los compradores de viviendas, pero la proporción de compras de viviendas suburbanas se redujo al 39 % desde el 51 % del año anterior, según NAR. Solo el 10 % de las compras fueron áreas urbanas, frente al 13 % del año anterior.

NAR encuestó a unas 4.850 personas que compraron viviendas principales durante el período de 12 meses.  La encuesta refleja un período de 12 meses en el que el mercado de la vivienda se vio afectado por el aumento de las tasas de interés.

La pandemia del covid-19 provocó el mayor auge de la vivienda en años, ya que las personas aprovecharon las tasas hipotecarias históricamente bajas y buscaron más espacio para trabajar desde casa.

Los precios de las viviendas se dispararon a máximos históricos. Ahora que las tasas hipotecarias se han más que duplicado, las compras de viviendas han disminuido y los compradores se han centrado más en la asequibilidad.

La distancia típica recorrida aumentó más para los compradores que repiten que para los que compran por primera vez en el año que terminó en junio, dijo Lautz.

La mayoría de los compradores habituales se han beneficiado en los últimos años del aumento de los precios de las viviendas, lo que les ha permitido vender sus viviendas con beneficios e invertir las ganancias en su próxima compra.

Casa grande y bonita

Dana y Madison Christoffersen, que vivían con sus dos hijos en Livermore, California, vendieron su casa en abril por US$1,25 millones.

Seis meses después, compraron una casa más grande recién construida en Nampa, Idaho, por US$585.000.

Christoffersen consiguió un nuevo trabajo en la industria de la construcción y sus padres, que vivían en California, también se mudaron a Idaho. La familia quería un ritmo de vida más lento y un costo de vida más bajo, dijo.

“Estamos muy entusiasmados con esto”, dijo Christoffersen. “Podríamos permitirnos una casa grande y bonita en Idaho”.

Salir de lugares “concurridos” y “caros”

Para otros compradores, la oportunidad de trabajar a distancia significaba que podían salir de lugares más concurridos y caros, como el Área de la Bahía, Los Ángeles y la ciudad de Nueva York.

Las áreas metropolitanas reportaron las mayores pérdidas netas de compradores de viviendas entre marzo de 2020 y febrero de 2022, según Freddie Mac.

Frances y Erik Larios se fueron de San José, California, al área de Boise, Idaho, con su hija en enero de 2020 debido a la reubicación laboral Frances.

Pero durante la pandemia, extrañaron a sus familias en California. La pareja, que ahora puede trabajar de forma remota, vendió su casa de Idaho en junio y compró una casa en Fresno, California, en julio.

“Hacer ese plan para permanecer al menos durante los próximos 10 años en el Valle Central y disfrutar de un tiempo con nuestra familia y amigos es emocionante para nosotros”, dijo Frances.

El área metropolitana con la mayor migración neta de compradores de vivienda entre marzo de 2020 y febrero de 2022 es Riverside, California, a unas 50 millas de Los Ángeles, según Freddie Mac. North Port, Fla., a unas 80 millas de Tampa, también atrajo a muchos compradores de viviendas.

Ir a mercados inmobiliarios más baratos

La tendencia de irse hacia mercados inmobiliarios más baratos parece estar a punto de continuar, dijo Ben Ayers, economista senior de Nationwide Insurance.

Incluso si los precios de las viviendas bajan de los niveles actuales, no cree que, lamentablemente, vayan a volver a los niveles de asequibilidad a los que “nos hemos acostumbrado en los últimos cinco o seis años”, dijo.

La conveniencia para la familia fue otro factor que llevó a las personas a mudarse a mayores distancias.

Andy y Janice Meeker, ambos jubilados, decidieron el año pasado mudarse de California a Indiana. La pareja quería estar más cerca de sus hijos y explorar una parte diferente del país, entre otras razones.

Vendieron una casa de cuatro dormitorios en Thousand Oaks, California, en junio por US$1,6 millones y compraron una casa de cinco dormitorios recién construida cerca de Indianápolis en agosto por US$1,09 millones.

“Realmente nos gusta dónde aterrizamos”, dijo Meeker. “Poco a poco vamos conociendo gente en la iglesia y en la comunidad”.

Con licencia de nuestro socio WSJ.
Este artículo lo tradujo del inglés Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

El aumento de las tasas de interés amenaza con exponer los valores inflados de los edificios de oficinas

Los constructores dicen que están listos para la desaceleración de la vivienda

Los compradores de viviendas acuden en masa a las ciudades de Florida devastadas por “Ian”

Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter