¿Por qué comprar muebles clásicos nuevos cuando se revenden al 50 %?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Mi esposo, recientemente, instaló su oficina en casa en un edificio privado separado, anteriormente conocido como nuestro garaje, para poder usar Zoom con fuerza y ​​desenfreno. Por lo que yo sabía, todo iba bien hasta que un día apareció en la casa en horario de trabajo.

«Hay algo de lo que me temo que vamos a tener que hablar», dijo sombríamente. «He estado temiendo esta conversación durante mucho tiempo».

Me compuse. Y luego dijo: “Quiero una nueva silla de escritorio.

Me quedé impactada. Después de todo, hemos estado casados ​​por más de 30 años, y durante gran parte de ese tiempo estuvo muy feliz con el sillón tapizado beige que solía estar en nuestra sala de estar, incluso ya un poco desgastado después de tres hijos y una sucesión de perros y gatos que se instalaron en él.

«Siempre dijiste que amabas esa silla», le dije.

“La gente cambia”, dijo. “Crecemos, a veces, de maneras misteriosas. Quiero una silla Aeron (Chair)…

Jadeé.

“—y cuesta US$1.645.

Tenía una configuración específica en mente. Después de visitar Design Within Reach (un minorista autorizado de la silla de oficina de plástico moldeado de Herman Miller), se enamoró de un modelo totalmente equipado con respaldo ajustable, brazos móviles, control de inclinación y ruedas diseñadas para deslizarse sin esfuerzo sobre la alfombra.

Modelos de segunda mano y antiguos

Muchas sillas Aeron usadas están disponibles a precios más bajos, como muchos otros diseños icónicos de muebles del siglo XX que siguen en producción décadas después de su presentación.

Los modelos de segunda mano ​​y antiguos que alguna vez fueron amados en el mercado secundario “por lo general tendrán un 50 % de descuento sobre el precio minorista”, dijo Noel Fahden Briceño, vicepresidente de comercialización en el mercado de muebles en línea Chairish.

Entonces, ¿por qué alguien compraría una nueva versión de un diseño original?

“Mis amigos me hacen la misma pregunta”, dijo Ben Watson, presidente de Herman Miller.

Compras ‘vintage’ si eres un verdadero estudiante de diseño y tiene el conocimiento para eliminar imitaciones o estafadores. Pero si desea especificar exactamente los muebles que desea, con un cuero, una tela o una chapa específicos, compre uno nuevo si su presupuesto lo permite”.

Los diseñadores de interiores dicen que cuando compran muebles para los clientes, eligen entre usados ​​y nuevos según cada caso.

“No soy fanática de las sillas Eames antiguas porque no me gusta la forma en que envejecen los mechones”, dijo Jessica Maros, diseñadora de interiores en Dallas.

Pero estoy obsesionada con los sofás de cuero Togo vintage diseñados por Michel Ducaroy para Ligne Roset. Incluso, puedes arrojar vino tinto sobre ese cuero y de alguna manera desarrolla una pátina que mejora cada vez más”.

Por supuesto, la pátina empapada en vino de un comprador es la pesadilla higiénica de otro.

“Lo que mucha gente no se da cuenta es que la pátina se desarrolla a partir de los aceites del cuerpo en cueros de anilina más antiguos. El color se vuelve más oscuro porque te sientas en el sofá”, dijo Simone Vingerhoets-Ziesmann, vicepresidenta ejecutiva de Ligne Roset USA.

En Ligne Roset USA, las nuevas versiones de los estilos Togo que debutaron en la década de 1970 cuestan entre US$2.905 y US$12.670, según el tamaño y la tela de elección.

El desgaste suele ser peor en las piezas tapizadas que en categorías como iluminación, mesas de café y obras de arte, que tienden a envejecer con gracia, dijo Shannon Eddings, diseñadora de interiores en Austin, Texas.

“La mayoría de nuestros diseños completos presentan al menos un artículo antiguo o viejo de esas categorías”.

¿Por qué debería comprar un mueble nuevo?

“¿Por qué le aconsejaría a alguien que no compre los nuevos?” Luca Fuso, director ejecutivo de la empresa italiana de muebles Cassina, me lo dijo.

No podría decir si estaba ofendido por la sugerencia o simplemente apasionado por su inventario. «Debido a que fabricamos los nuevos, no tenemos ningún motivo para recomendar artículos antiguos».

Los fabricantes dicen que, en algunos casos, los procesos de producción han mejorado en las décadas desde que se introdujo un diseño.

“Los acabados duran mucho más y los materiales son más confiables”, dijo Fuso, de Cassina, que desde 1965 posee los derechos para producir los icónicos sillones Le Corbusier con estructura cromada presentados en 1928.

Teniendo en cuenta todos los pros y los contras, ¿mi marido estaría contento con una silla Aeron de segunda mano?

Después de todo, la versión que probó en Design Within Reach fue un modelo remasterizado presentado con bombos y platillos en 2016, con un mejor soporte para la columna y apoyabrazos más ajustables.

“Necesito el apoyo de la columna”, me aseguró. “Bien,” dije. “Pero antes de decidirnos, vayamos a este liquidador de muebles de oficina que encontré junto a la autopista en Silicon Valley”.

“Estas sillas parecen nuevas”

Una hora más tarde, estábamos parados en Better Source, un almacén en San Mateo, California, lleno de filas de cubículos de oficina, aparadores y sillas de sala de conferencias.

Las sillas Aeron estaban alineadas junto a la entrada, decenas, como un vasto ejército de apoyo espinal.

Otros tres posibles compradores ya estaban sentados en las sillas, meciéndose hacia delante y hacia atrás, ajustando el ángulo de inclinación, probando el soporte de la columna. Los precios oscilaron entre US$565 y US$980.

“Estas sillas parecen nuevas”, le dije al vendedor Bob Callaway mientras mi esposo comenzaba a rodar en una.

“Desde que comenzó la pandemia, hemos recibido muchos pedidos de las empresas en 2019”, dijo el vendedor. “En algunos casos, son de oficinas donde la gente aún no ha vuelto a trabajar”.

La revolución del trabajo desde casa provocó un exceso de muebles de oficina. Donde antes Better Source recibía 10 llamadas a la semana de vendedores potenciales.

“Ahora recibimos 10 al día”, dijo Callaway. “A veces, como 400 sillas en un lote”. De hecho, el edificio en el que estábamos parados es una fracción del tamaño del almacén principal a 25 millas de distancia en Hayward, dijo.

“Mira esto”, dijo mi esposo emocionado. “Aquí hay uno que se parece al de Design Within Reach”. Efectivamente, era un modelo remasterizado. El costo: US$980.

Una hora más tarde, el viejo sillón beige estaba de vuelta en la sala. Los perros estaban encantados.

Vintage versus de fábrica

 

Foto: DESIGN PLUS AGENCY

La mesa de comedor Eero Saarinen, todavía en producción por Knoll, se introdujo en 1957. Cuesta US$2.899 de Design Plus Consignment Gallery y US $ 4,027 nueva de Knoll.

Foto: SOCIAL OBJECTS

El sofá George Nelson Marshmallow, que se fabricó entre 1956 y 1961, continúa produciéndose en la actualidad. Se vende por US$.3250 en el sitio de reventa Social Objects y por US$5.285 en Design Within Reach.

Foto: STDIBS

La silla 699 Superleggera de Gio Ponti con asiento de mimbre, en producción desde hace más de seis décadas, tiene un precio de US$2.197,82 dólares en Archiproducts. La tienda 1stDibs pide US$1.725,55.

The Wall Street Journal no es compensado por los minoristas enumerados en sus artículos como puntos de venta de productos. Los minoristas que figuran en la lista con frecuencia no son los únicos puntos de venta al por menor.
Con licencia de nuestro socio WSJ.
Este artículo lo tradujo del inglés Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

La vida de oficina de Asia se activa en Hong Kong y Singapur

Decoración en pastel danés: ¿Tendencia legítima o moda tonta?

Cómo la vacuna contra el covid-19 de Moderna impulsó el mercado inmobiliario de Boston

Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter