La vida de oficina de Asia se activa en Hong Kong y Singapur

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Si bien las principales ciudades de EE. UU. todavía luchan por atraer a los empleados a sus escritorios, los trabajadores están llenando los pisos de las oficinas nuevamente en los centros financieros asiáticos como Hong Kong y Singapur.

Los pequeños apartamentos de Hong Kong, que a menudo albergan a varias generaciones, y el transporte eficiente ayudan a impulsar el renacimiento de las oficinas, dijo Simon Smith, director senior de investigación de la empresa inmobiliaria Savills.

Las oficinas también ofrecen aire acondicionado gratis durante los calurosos meses de verano, refrigerios y entretenimiento cercano después de horas laborales.

La situación es similar en Singapur, que aflojó las restricciones relacionadas con el covid-19 en abril y dejó de exigir a las personas que mostraran un comprobante de vacunación al ingresar al espacio de la oficina.

Eso permitió a las empresas traer más trabajadores de regreso a la oficina, y muchos estaban felices de ir porque los tiempos de viaje en transporte público confiable suelen ser de menos de una hora.

Las cifras de toda la ciudad de Singapur no están disponibles, pero alrededor del 70 % de los trabajadores han regresado a la oficina en el edificio One Raffles Quay, según una estimación de ARA Trust Management (Suntec) Ltd.

Oficinas repletas

Los alquileres de oficinas en la región central de Singapur aumentaron un 2,4 % en el segundo trimestre con respecto al trimestre anterior, según datos del gobierno.

“Hay un aumento en la confianza empresarial y los ocupantes buscan asegurar los alquileres dado que el ciclo de renta de oficinas se ha afianzado”, dijo Lam Chern Woon, jefe de investigación y consultoría de Edmund Tie, con sede en Singapur.

En una encuesta de más de 150 empresas en Asia publicada esta primavera, la empresa inmobiliaria CBRE descubrió que más de una cuarta parte no permitiría el trabajo remoto.

Alrededor del 60 % dijo que planeaba permitir que los empleados trabajen a distancia, pero dentro de ese grupo, la mitad dijo que esperaba que el personal trabajara la mayor parte o todo el tiempo en la oficina.

Las calles de las ciudades de los centros asiáticos vuelven a estar repletas de gente en las oficinas.

En un día laborable reciente en el distrito Wanchai de Hong Kong, los trabajadores se alinearon en filas de tres o más para tomar un almuerzo barato de arroz con dos guarniciones. Todas las mesas se ocuparon en el cercano restaurante Feather & Bone.

Kung Man-chun, que trabaja como analista político, hace un viaje corto todos los días a Central, el principal distrito de oficinas de Hong Kong y la base regional de muchas empresas financieras globales y chinas.

Después de un largo período de trabajo obligatorio desde casa en el punto álgido de la pandemia, Kung, de 28 años, dijo que aprovechó la oportunidad de volver a la oficina.

“Es bueno tener la paz y la tranquilidad del hogar”, dijo. “Pero después de tanto tiempo mirando la pared de mi apartamento, sentí que me estaba volviendo loco”.

Sensación de doble vía en Hong Kong

Las preocupaciones en Asia sobre el covid-19 están disminuyendo a pesar de la persistencia de subvariantes de ómicron altamente infecciosas.

Japón está registrando más casos nuevos cada día que en cualquier otro momento de la pandemia, no obstante, el gobierno no ha impuesto un estado de emergencia ni ha instado a las personas a trabajar desde casa, como lo hizo en oleadas pandémicas anteriores.

Hong Kong. Foto: Nitin Sharma/Pexels

Eso contrasta con la ciudad de Nueva York, San Francisco y otras áreas metropolitanas de EE. UU., donde los largos viajes al trabajo, la delincuencia callejera, los recientes aumentos repentinos de covid-19 y la preferencia de muchos empleados estadounidenses por el trabajo remoto han mantenido los retornos de oficina en niveles bajos.

Kastle Systems, que opera sistemas de seguridad en edificios de oficinas de EE. UU., dice que la ocupación de oficinas aún está por debajo del 50 % dos años y medio después de la pandemia.

Hong Kong tiene otros desafíos, incluida la represión de China en los últimos años contra las fuerzas prodemocráticas y la salida de residentes extranjeros. No obstante, Savills estimó recientemente que el espacio de oficinas prémium de la ciudad era una vez más el más costoso del mundo, superando a Londres.

Es más probable que las empresas globales establezcan reglas de trabajo flexible al estilo estadounidense o londinense en sus oficinas asiáticas, y el resultado es una sensación de doble vía en Hong Kong, dijo Kung, el trabajador de Hong Kong.

Su área, Central, tiene más sucursales de empresas occidentales y tiene menos aglomeraciones que Wanchai, donde predominan las empresas locales.

Japoneses menos productivos en casa

Tokio se encuentra en algún lugar entre los EE. UU. y Hong Kong en el turno de regreso a la oficina.

Según el instituto de investigación de Nippon Life Insurance Co. y X-Locations Inc., una empresa que analiza los datos de ubicación de teléfonos móviles, la tasa de personas que acuden a trabajar a los edificios de oficinas de Tokio se ha mantenido estable este año en torno al 60 % del nivel prepandemia.

Algunas empresas japonesas están adoptando políticas al estilo estadounidense que permiten a los trabajadores laborar desde casa a tiempo completo.

En junio, Toshiba Corp. les dijo a los empleados que planeaba continuar permitiendo el trabajo remoto incluso después de que termine la pandemia, citando una encuesta que mostraba que estaban a favor de la política.

Makoto Sakuma, que estudia las tendencias laborales en el instituto de investigación de Nippon Life, dijo que la cifra del 60 % probablemente aumentará cuando, o si, la pandemia se alivia de forma permanente.

Señaló que algunos estudios sugieren que los trabajadores de oficina japoneses son menos productivos en el hogar. En parte, porque la cultura corporativa de la nación valora «leer el aire» o la comunicación no verbal sobre lo que piensan los colegas.

Con licencia de nuestro socio WSJ.
Este artículo lo tradujo del inglés Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

Decoración en pastel danés: ¿Tendencia legítima o moda tonta?

Cómo la vacuna contra el covid-19 de Moderna impulsó el mercado inmobiliario de Boston

Lo que puedes rentar con US$10.000 al mes en los EE. UU.

Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter